Wilford Woodruff y su sueño de serpientes explosivas

El 16 de agosto, la revista de la iglesia LDS Living publicó un reporte de un “bizarro sueño de serpientes y muerte” que tuvo el presidente de la Iglesia Wilford Woodruff. Buscando una fuente primaria para este sueño, encontré varias referencias curiosas, la más antigua de las cuales es un capítulo de un libro llamado “Hojas de mi diario”, de 1882.

El artículo de LDS Living dice,

Mientras viajaba por Arkansas, el Presidente Woodruff y los élderes que estaban viajando con él decidieron visitar a una familia mormona que vivía en el área. Pero, antes de llegar, el presidente Woodruff tuvo el siguiente sueño, el cual demostró ser profético.

Durante la noche tuve el siguiente sueño:

Pensé que un ángel vino y nos dijo que se el Señor nos había mandado seguir un cierto camino, el cual nos señaló, y que nos llevara a donde fuera. Después de que caminamos por un tiempo llegamos a la puerta de una casa, la cual coincidía con un muro que iba de norte a sur, por lo que no podíamos ir alrededor. Abrí la puerta y vi que el cuarto estaba lleno de grandes serpientes, y me encogí al ver eso. Mi compañero dijo que no entraría en el cuarto por miedo de las serpientes, pero yo le dije que pasaría por el cuarto, aunque me mataran, porque el Señor lo había mandado. Al entrar en el cuarto, las serpientes se enroscaron y se levantaron sus cabezas un medio metro del piso para saltar hacia mí. Había una mucho más grande que el resto en el medio del cuarto, la cual levantó su cabeza casi tan alto como la mía y saltó en mi dirección. En ese instante, sentí que nada más que el poder de Dios podría salvarme, y me quedé quieto. Justo antes de llegar a mí, la serpiente se cayó a mis pies muerta; todas las demás también murieron, se hincharon y se abrieron, se encendieron en llamas y fueron consumidas ante mis ojos, y pasamos por el cuarto sin ser dañados, y le dimos gracias a Dios por salvarnos.

Me desperté en la mañana y reflexioné sobre el sueño. Comimos el desayuno y partimos en nuestra jornada el domingo a la mañana, para visitar al sr. Akeman. Le conté a mi compañero mi sueño y le dije que veríamos algo extraño. Estabamos ansiosos de encontrarnos con el sr. Akeman, suponiendo que era un miembro de la Iglesia. Cuando llegamos a su casa, nos recibió muy fríamente, y pronto nos enteramos de que había apostatado. Él mencionó graves acusaciones contra el Libro de Mormón y las autoridades de la Iglesia.

Le envió palabra a todas las colonias en el río por veinte millas que dos predicadores “mormones” estaban en el lugar. Una turba pronto se levantó y nos enviaron una advertencia de que partiéramos inmediatamente o seríamos cubiertos de brea y plumas, montados en un carril y ahorcados. Pronto vi dónde estaban las serpientes. Mi compañero quería partir, pero yo le dije que no, que me quedaría y vería a mi sueño cumplirse.

Había un viejo caballero y una dama llamados Hubbel, quienes habían leído el Libro de Mormón y creído. Padre Hubbel vino a vernos y nos invitó a su hogar mientras permanecíamos en el lugar. Lo hicimos, y trabajamos para él por unas tres semanas con nuestras hachas, limpiando el terreno y esperando ver la salvación de Dios.

El Señor, por medio del Espíritu Santo, me mandó que fuera y advirtiera al sr. Akeman que se arrepintiera de su maldad. Lo hice, y cada vez él me censuró, y la última vez me ordenó que me fuera de su casa. Cuando me fui, él me siguió, y estaba muy enojado. Cuando se me acercó, a unos cuarenta metros de su casa, cayó muerto a mis pies, se puso negro y se hinchó, tal como la serpiente de mi sueño.

Su familia, así como nosotros, sentimos que era el juicio de Dios sobre él. Prediqué en su funeral. Muchos en la turba murieron súbitamente. Permanecimos unas dos semanas más después de la muerte de Akeman y predicamos, bautizamos al sr. Hubbel y a su esposa, y entonces continuamos en nuestro camino.

Escena de una historia gráfica sobre el sueño de Woodruff en http://tinyurl.com/yaslxazo

Esta historia, tal como las historias sobre los asesinos de José Smith que mencioné en un podcast, tienen todas las características de una leyenda. El único testigo que mencionó o escribió del hecho es el mismo Woodruff, y a pesar de que puede ser un milagro afirmador de fe para muchos (de hecho, el libro de Woodruff en el que aparece esta historia es llamada “Series afirmadoras de la fe”), personas no solamente de otras denominaciones cristianas, sino de otras religiones completamente diferentes, han dicho tener visiones similares que afirman su fe en esas otras creencias, por lo que es imposible sin un poco más de información, testigos, etc., de que esta historia haya sucedido tal como fue relatada. De todos modos, es una historia fascinante, típica de las historias de folklore de esa época.

 

(Visited 69 times, 1 visits today)
http://tinyurl.com/y9zl5fhq

Be the first to comment on "Wilford Woodruff y su sueño de serpientes explosivas"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Optionally add an image (JPEG only)