Los frutos del mormonismo: El Clan Kingston y la Eugenesia Mormona

| Courtesy The Williams family Ñ Utahns who are the focus of the TLC program "My Five Wives."

Artículo traducido por el Señor Pesquisas para el sitio Libres de Fe.

Fragmento del ensayo: “HERENCIA FATAL: LA EUGENESIA MORMONA”

por Linda Walker

Mi primo Lucky y yo estábamos buscando tréboles de cuatro hojas en la hierba. El sol de verano calentaba nuestras espaldas. Esta visita de fin de semana con mis primos era un final perfecto para el año escolar. Pronto la hermana de Lucky, Julie, se unió a nuestra búsqueda de tréboles mágicos.

Pasaron muchos veranos y Lucky, Julie y yo crecimos, nos casamos, y formamos familias. Entonces, cuando todavía era un hombre joven, Lucky murió de nefritis, la fatal herencia familiar. Cada miembro de la familia llevaba, a su manera, la falla de los riñones de Lucky. Su padre le donó uno de sus riñones sanos, prolongando así la corta edad adulta de Lucky con su esposa e hijos pequeños. El miedo comenzó a desbordarme por el futuro, y por mi propio hijo. Lucky fue el primero en morir en mi generación.

Recordé los estudios que nos realizaron a mi hermano y a mí, cuando éramos niños, en la Universidad de Utah (UofU) cuando los médicos nos nombraron una familia especial e importante. En la década de los ‘50, los médicos investigadores pensaban que éramos una de las pocas familias en el mundo con esta forma de nefritis, conocida como síndrome de Alport (1). Ya para 1980, esta teoría había cambiado dramáticamente cuando muchas otras familias de Utah recibieron el mismo diagnóstico. Nuestro destino ancestral significaba que podríamos dar a luz a hijos que morirían en la madurez o a hijas que llevarían el rasgo a la próxima generación. Estos defectos pueden ser potencialmente mortales, como la nefritis y la espina bífida, o simplemente debilitante, como el asma. Nuestros

Inmigrantes mormones del comienzo del siglo XIX

Inmigrantes mormones del comienzo del siglo XIX

partos estarían cargado de desesperación y culpabilidad para mí y para muchos miembros de la familia. Hemos participado en estudios, pero nunca recibimos asesoramiento en relación con los resultados de esta investigación. Nunca supe si yo cargaba esta enfermedad mortal o si las medidas preventivas podrían detener su marcha insidiosa. Esta falta de información me molestaba cuando era niña, cuando como respuesta a mi ferviente, “¿Por qué?” sólo recibí silencio. Sus “no sabemos”, parecían deplorablemente inadecuados. Me prometí a mí misma averiguar la verdad cuando creciera.

Cuando Lucky murió mi resolución infantil regresó y comencé a buscar respuestas en mi historia familiar. Mi bisabuelo, al igual que decenas de inmigrantes ingleses deseosos de escapar de una vida de pobreza, escuchó cuando los misioneros mormones le ofrecieron un pasaje a los Estados Unidos a cambio de que se bautizara mormón. Pronto se unió a los mormones en Sion, la nueva tierra prometida, cambiando una vida de minero por una esperanza religiosa.

Unos años más tarde la hermana de Lucky, Julie, murió de múltiple esclerosis, también dejando atrás a una familia de niños pequeños. La misma familia, segundo hijo, el mismo período de vida, una enfermedad mortal diferente; ¿había una conexión? Mis tíos habían sobrevivido a dos de sus cinco hijos, y dos más podían tener nefritis. ¿Qué estaba pasando en mi familia pionera de Utah? Claramente estaban habiendo demasiadas muertes. ¿Podría mi intuición infantil del que “los labios de los adultos y de los médicos estaban sellados”, a mis preguntas, implicaba secretos familiares; secretos que llevaron a parientes a la tumba antes de revelarlos? ¿O era verdad que nadie sabía las respuestas, porque no podían ser conocidas, porque nadie quería saber?

Por primera vez, las historias de fe sobre el heroísmo de mi bisabuelo al desafiar al gobierno federal cuando prohibieron la poligamia me interesaron. Leyendas familiares cuentan que era un valiente luchador por la libertad religiosa y que fue injustamente encarcelado por seguir su estilo de vida polígamo después de ser considerado ilegal por la ley federal y estatal. Anteriormente yo había prestado poca atención a la historia mormona, rechazando ese sistema de creencias más que nada por las diferencias políticas con el liderazgo mormón sobre los derechos civiles y las cuestiones de paz en la década de 1960. Este bisabuelo se casó con dos hermanas, lo que significaba que los veintidós hijos eran primos dobles, o tan similares en su genética como un hermano y una hermana. Comencé a pensar que la poligamia podría ser una práctica matrimonial genéticamente débil. No sólo había demasiado pocos padres, haciendo más fácil que los defectos se agruparan en las muchas personas interrelacionados, sino que también hizo que las sucesivas generaciones de niños de estas ciudades mormonas rurales aisladas también se casaran con parientes. En todo el mundo, la mayoría de la práctica polígama es exogámica, es decir, las parejas tienen hijos fuera del grupo familiar. El tener hijos dentro del grupo, o poligamia endogámica, como hicieron los mormones, es prácticamente inexistente. ¿Estos defectos se habían agrupado en mi familia tal como yo lo sospechaba?

Al hablar de problemas de salud en una reunión con algunos de las esposas de mis primos, nos sorprendimos al descubrir que tres de cada cuatro de nosotras, todos descendientes de la poligamia, habíamos dado a luz un hijo con un pie zambo. Afortunadamente, esta deformidad genética se puede corregir con atención adecuada, y también es un defecto común, pero no es tan común. Una matriarca mormona muy franca, quien asistió a la misma reunión dominical por cincuenta años, comentó acerca de la salud de los descendientes polígamos comparados con los descendientes monógamos, “Lo ves en los obituarios. Tanta gente joven” (2).

Otra mujer reveló su frustración y enojo por la muerte de su hermano, un hermano que murió a causa de epilepsia no diagnosticada. Una muerte innecesaria. “Mis padres nunca lo aceptaron. Primero, tuvo un accidente de coche durante un ataque epiléptico, pero no podían admitir que él no era perfecto. Mientras nadaba tuvo otro ataque y se ahogó. Somos hijos de jerarquía. La tendencia es no admitir cuando algo está mal, ya que supuestamente somos perfectos” (3).

La “jerarquía” son las primeras familias “elite” del mormonismo, y estas familias comenzaron la poligamia en los Estados Unidos. Casi todas las familias fundadoras mormonas estaban relacionadas, por lo que los primeros polígamos participaron de relaciones con diferentes grados de parentesco cuando comenzó el experimento “divino”. Los doce apóstoles del mormonismo aumentaron esta relación familiar al casarse con otros familiares hasta que en 1877, al final del reinado de Brigham Young como Profeta y Rey Mormón, la jerarquía polígama estaba 100% interrelacionada (4). D. Michael Quinn, ex profesor de la Universidad Brigham Young, afirma que “La práctica de la poligamia mormona permitió que los hombres se casaran con las hijas, sobrinas, primas, nietas y ex esposas de otras Autoridades Generales” (5). ¿Esta práctica afectó a mi familia y a otras familias pioneras mormonas de manera negativa, posiblemente incluso en otros aspectos trascendentales? El folclore Mormón afirma lo contrario.

La genética es el estudio de cómo los rasgos pasan de padres a hijos. La epidemiología es el estudio de la difusión, prevención y control de la enfermedad en una comunidad o grupo de personas. Algunas personas piensan erróneamente que las enfermedades genéticas incluyen sólo los defectos de nacimiento, pero esto está lejos de la verdad. Las enfermedades genéticas pueden ocurrir a cualquier edad, incluyendo el nacimiento, el inicio de la pubertad, la edad adulta temprana, o la edad media. Las enfermedades hereditarias son muy variadas: desde problemas con el metabolismo de las proteínas a problemas del tejido conectivo, a fallos en los órganos vitales; algunos de estos problemas son los más caros de gestionar financieramente tanto para el público como para la familia individual. Estas enfermedades todavía son las más difíciles, lentas y emocionalmente traumáticas para todos los involucrados en el cuidado de alguien que no va a mejorar, sino que va a empeorar y morir.

enfermedades geneticasLos mormones, famosos por mantener registros genealógicos, guardan información de nacimientos, matrimonios y de muertes en las bibliotecas de la iglesia y ahora en el Internet (6). Como la poligamia siguió siendo una práctica oculta e ilegal, registros familiares fueron ocultados. Los registros de los matrimonios sellados en el Templo de Nauvoo antes del éxodo general a Utah en la década de 1840 pueden ser los más importantes de todos; sin embargo, están en una caja fuerte, no disponible para los investigadores. Durante este primer período, la poligamia fue practicada en secreto por los líderes mormones, hombres que secretamente predicaron y extendieron la poligamia, mientras engañaron públicamente a la población mormona en general acerca de la práctica. Estas esposas a veces eran conocidas, a veces no. Por ejemplo, Quinn escribe, “más de veinte Autoridades Generales estaban casados ​​con esposas menos conocidas” (7). Estos “hijos menos conocidos” en familias que apoyaban la poligamia podrían permanecer en la ignorancia de su parentesco genético. Y el Departamento de Genealogía de la iglesia insta a los genealogistas a seguir sólo su línea directa; en este caso, sólo a la esposa polígama que es su madre y no a las otras esposas de su padre (8). Ésta es una información inadecuada para los efectos de establecer la verdadera incidencia de consanguinidad dentro de una familia o comunidad.

Los genealogistas, y especialmente los epidemiólogos, deben ser escrupulosos en la identificación de todas las esposas e hijos de un hombre polígamo. Las ramas de la familia del hombre polígamo que son dejadas fuera de la genealogía cambian la incidencia de antepasados ​​comunes y potencialmente enmascaran el verdadero riesgo de enfermedad y su incidencia en la comunidad. Poco a poco me di cuenta que la práctica de la poligamia, sobre todo en el mormonismo, podría ser una receta de enfermedades genéticas. Las personas con mayor riesgo probable vivían y se casaron dentro de las mismas comunidades pequeñas fundaron que sus antepasados. Esto parece aplicarse a mi propia parentela, porque los que dejamos el mormonismo y nos casamos con gente de afuera, tenemos menos herencia genética perjudicial que los familiares que se casaron dentro de la reserva ancestral de genética mormona.

Los padres que comparten un ancestro común son consanguíneos. La consanguinidad causa que grupos agregados de genes deletéreos se concentren en las familias, lo que a continuación se expresan como trastornos recesivos raros como la nefritis, la fibrosis quística, artesia biliar, el albinismo, la baja estatura (9) y muchos otros. La consanguinidad también causa que trastornos recesivos raros se hagan dominantes. La consanguinidad es una razón por la cual las familias tienen hijos de un solo sexo: todos hijos, o todas hijas.

Heber J. Grant y familia

Heber J. Grant y familia

El profeta mormón Heber J. Grant decididó seguir casándose hasta encontrar a una mujer que le diera hijos vivos. No consideró que esta falta de hijos varones podría ser su herencia genética, no sus múltiples esposas. Los conocimientos científicos actuales indican que la falta de hijos de Grant fue resultado de su propio defecto genético, ya que sólo los hombres llevan el cromosoma masculino Y para tener hijos.

Otro problema de la poligamia es que los hombres siguen teniendo hijo a veces hasta los ochenta años al tomar nuevas esposas. Cuando las personas envejecen, las posibilidades de que los niños hereden genes mutantes aumenta. Fácilmente aceptado como un problema entre las madres mayores de treinta y cinco años, rara vez se discute como un problema cuando los padres tienen más de treinta y cinco años, y mucho menos ochenta.

La esterilidad es otra consecuencia de la consanguinidad y la evidencia de muchas esposas polígamas estériles es abrumadora. La adopción de niños entre los mismos miembros de la familia a veces oculta la esterilidad. Esta es una estrategia de supervivencia humana ideada para hacer frente a un dilema que devasta a una mujer que aprende, desde pequeña, que su único valor es el número de hijos que pueda tener para el Reino de Dios. Sin embargo, esta práctica puede ocultar un parentesco genético real y puede agravar aún más los problemas genéticos.

Recientemente, otro primo fue padre de un niño nacido con espina bífida, parálisis heredada, una anomalía relacionada con nefritis. También se casó con una mujer descendiente de poligamia. Este niño pertenece a una rama de la familia que participó en el estudio de nefritis de la UofU. Esta rama, que ahora vive en Arizona, ya no es parte de los estudios familiares en curso. Dejar que una rama de esta familia ya no participe de los estudios puede resultar en un reporte de incidencia de la enfermedad inferior a lo que realmente es. Al parecer, mi grupo de parientes está sufriendo de grupos de genes recesivos raros. Y no es un solo defecto, sino que son muchos.

Líderes mormones encarcelados por rehusarse a practicar la poligamia

Líderes mormones encarcelados por rehusarse a practicar la poligamia

La poligamia hoy se compone de primeros descendientes de la poligamia mormona, y estas familias ahora están interrelacionadas por un factor que es imposible en la monogamia. Existen pruebas de que esta reserva genética fomenta una catástrofe genética y humana. Los mormones ahora pueden ver por qué los ciudadanos estadounidenses aprobaron leyes destinadas a detener la poligamia, leyes ignoradas continuamente en Utah, un estado controlado por la Iglesia mormona. Además, la Iglesia Mormona se presenta como la iglesia de los valores familiares por excelencia, publicitando a través de caras campañas de televisión. Son rápidos en decirles a los periodistas que ya no practican la poligamia y excomulgan a los miembros que continúan haciéndolo. Esta negación es hueca teniendo en cuenta el expediente. No ofrecen ningún apoyo, ninguna ruta de salida, y no hay programas para las personas atrapadas en la poligamia que tratan de escapar de estas comunidades polígamas cerradas (10).

Los descubrimientos y la investigación dentro de mi parentela me alarmaron tanto que estudié a otros descendientes de la poligamia para ver si sus familias también sufrían de enfermedades incapacitantes. Estoy convencida de que ése es el caso. Pero por más malo que sea el pasado, la evidencia creciente es mucho peor. En 1991 me enteré de la Iglesia de Cristo de los Últimos Días (también conocida como la “Iglesia de los Kingston” y “La Sociedad Cooperativa del Condado de Davis”), una rama mormona polígama, y me decidí a entrevistar a gente dentro de este grupo prácticamente impenetrable. Un líder en 1980, John Ortell Kingston, se casó con trece esposas y fue padre de más de sesenta y cinco niños, muchos de ellos deformados. Sus esposas incluyeron a cinco sobrinas. Un ex miembro afirma que “algunos bebés nacen como masas de protoplasma”, y que “los hermanos se casan con sus hermanas en un esfuerzo por construir un sacerdocio real” (11). Intenté publicar esta información, pero los editores de los periódicos sugirieron que era increíble. Ojalá hubieran tenido razón.

En 1998, una niña de 16 años de edad rengueó siete millas hasta un teléfono público y llamó a la policía. Cubierta en moretones y verdugones y con la nariz rota, al principio se mostró reacia a hablar con las autoridades. Eventualmente les dijo a los investigadores que su padre la llevó a un área remota y la azotó con su cinturón por huir de un matrimonio forzado con su tío en el que sería su esposa número 15. Sacada de la escuela, como tantos niños de familias polígamas, les dijo a los trabajadores sociales que quería terminar la secundaria (12).

Cuando finalmente fueron expuestos en las noticias, los hechos de la vida dentro de este recinto religioso fue un shock para los mormones, para los habitantes de Utah, y para la nación y el mundo. Medio hermanos y hermanos completos se “casan” en ceremonias religiosas. Miembros que escaparon reportan que algunos patriarcas creen que es su deber dar a sus hijas sus primeras lecciones de matrimonio, lo que es una racionalización religiosa para practicar incesto (13). Enterrados en silencio en las granjas familiares, sin previo aviso de nacimientos o de muertes, las muertes de los niños a menudo permanecen indocumentadas en los clanes polígamos. Los funcionarios de Utah se esforzaron por explicar por qué no habían hecho nada y lo que proponían hacer en el futuro. Desafortunadamente la respuesta es clara a medida que se avergüenzan a sí mismos inventando nuevas maneras de decir que continuarán no haciendo nada y esperando a que los medios de comunicación cambien de tema.

Además de las tragedias médicas, han surgido otros problemas sociales y jurídicos. Actualmente, miles de niños nacen en estos patriarcados autoritarios cerrados. Adoctrinados desde el nacimiento que son mejores que otros y exaltados, carecen de educación externa y no entienden nada sobre la democracia. No sólo creen que el gobierno es corrupto, sino que con frecuencia usan esa racionalización para participar en esquemas de fraude para estafar al público. Ya en 1985 John Ortell Kingston, en un acuerdo extrajudicial, acordó pagar $250,000 al Departamento de Servicios de Recuperación de Utah por manutención de menores. Cuatro esposas y al menos 29 niños recogieron cientos de miles de dólares en asistencia pública. Otras sentencias fueron dictadas por más de $100.000 contra otros diez miembros del clan Kingston. El Servicios de Recuperación piensa que esto es una fracción del dinero en juego (15).

East Side Market, negocio donde los miembros del clan Kingston pueden cambiar sus bonos por mercancías

East Side Market, negocio donde los miembros del clan Kingston pueden cambiar sus bonos por mercancías

El clan de los Kingston es un fraude disfrazado de religión. Un esquema de fraude organizado para promover la riqueza de los Kingston a expensas de todos los hombres, mujeres y niños que no son de la misma sangre. Hasta hace muy poco, los líderes Kingston ni siquiera les pagaban salarios a sus miembros en cautiverio, sino que les daban bonos por trabajar en las empresas del culto. Los miembros entonces utilizaban esos bonos para comprar bienes en las tiendas pertenecientes al clan. Según se dice, el patrimonio neto del culto es de más de $300 millones. Obviamente es difícil salir de un culto que mantiene todo el dinero, las propiedades y se queda con los niños de los miembros si intentan salir. Los tribunales de Utah y las agencias de servicios sociales amenazan o eliminan los derechos paternales de las mujeres que quieren salirse de la poligamia y luego les dan los niños a otras familias polígamas (16). Lo que emerge de este registro es un sistema que protege a los hombres y viola los derechos de las mujeres que quieren vivir en libertad, todo lo cual es apoyado por la Iglesia Mormona.

En 1998 y 1999, el Salt Lake Tribune reveló muchos crímenes cometidos en la poligamia. Usando recursos para un artículo de exposé, ésta fue la primera vez que se informó de esta pesadilla de derechos humanos y civiles en detalle desde la década de 1850. Artículos noticieros que describen el incesto dentro de la poligamia moderna sugiere que estas comunidades de personas olvidadas sufren horriblemente (17). Aunque el presente artículo se centra principalmente en el impacto genético de la poligamia, hay que resaltar que las razones detrás de la poligamia son aterradoras e incomprendidas.

Estos grupos son supremacistas blancos, y la endogamia es una doctrina esencial para mantener la línea sanguínea pura (18). Convencidos de que están criando una raza superior blanca pura; culpan a las madres si los bebés nacen deformes, y predican que estas mujeres son inicuas o impuras. Estas ideas falsas fomentan este legado genético. La poligamia temprana estaba plagada de ideas y prácticas incestuosas y eugenésicas. Brigham Young, el segundo líder mormón, predicó: “Se acerca el tiempo en que el Señor va a levantar una nación santa … un sacerdocio real sobre la tierra, y se ha introducido la pluralidad de esposas para ese propósito expreso” (19).

Todos llevamos algunos genes que son letales. La mayoría de las poblaciones tienen hijos con gente fuera de su familia, así que estos genes letales raramente coinciden y causan enfermedades graves. Pero en casos como los de los polígamos, donde los genes familiares se cruzan, los niños heredan enfermedades incapacitantes. La vida del niño es destruida. . .

Durante los primeros cincuenta años del mormonismo, una jerarquía altamente endogámica se hizo aún más endogámica a través de prácticas matrimoniales ilegales. El historiador B. H. Roberts señala una actitud eugenésica en la poligamia:

Fue en el nombre de una especie de eugenesia divinamente ordenada que los Santos de los Últimos Días aceptaron la revelación que incluye la pluralidad de esposas. La poligamia hubiera dado la oportunidad de producir, de esa paternidad y maternidad consagrada, el tipo de hombre mejorado que el mundo necesita para revelar las mayores posibilidades de la raza, que el día del súper hombre vendrá, y con él vendrá también la redención y la mejora de la raza (20).

 

Puede leer el resto del ensayo en inglés aquí.

Notas

  1. McKusick, Victor A., Mendelian Inheritance in Man, Seventh Edition, the John Hopkins University Press, Baltimore and London, 1986. This is Kindred P listed under classification 10420 and 30105.
  2. Entrevista, Otoño de 1991.
  3. Comunicación personal, Otoño 1991.
  4. Quinn, D. Michael, Organizational Development and Social Origins of The Mormon Hierarchy, 1832-1932,Master Thesis, Department of History, University of Utah, August 1973, Table 8, page 69.
  5. Ibid.
  6. Quinn, op cit., pág. 63.
  7. Ancestral File Number Search (AFN): José Smith Jr. (AFN:9KGL-W2) fundador y profeta con 24 esposas nombradas; otros investigadoras consideran que tenía 84; Brigham Young, 2º profeta, (AFN: 3ZD8-KC) se mencionan 38 esposas; Heber Chase Kimball (AFN: 41K9-D8), 47 esposas.
  8. Entre los años 2009 y 2011 trabajé en una escuela en Bountiful, Utah, donde asistían varios miembros de la familia Kingston. A pesar de que la mitad de los estudiantes eran físicamente normales, los dos menores estaban muy por debajo de la altura promedio para los chicos de su edad (Nota del Señor Pesquisas).
  9. Salladay, Robert, “Mormons now target California”, San Francisco Examiner, 7 de abril, 1999, página L1
  10. Tanner, Gerald y Sandra, carta privada escrita por un desertor del culto Kingston, Fall 1991.
  11. Burton, Greg, “Father Is arrested for Beating Daughter Who Fled Marriage; 16-year-old says she was 15th wife of father’s polygamous brother; Father Charged With Beating Daughter, 16”, Salt Lake Tribune, Salt Lake City, Utah, 3 de junio, 1998, pág. B1
  12. Entrevistas con sobrevivientes de la poligamia y el incesto. Ver http://www.childpro.org
  13. Fahys, Judy, “Prosecuting Polygamists Not a Priority; But Leavitt says the state will not tolerate civil-rights abuses; Leavitt Says Polygamy Might Be Constitutional”, 24 de julio, 1998, pág., A1.

Rivera, Ray, “Hatch Joins Leavitt In Game of Twister Over Polygamy Issue; Polygamy Issue Has Politicians In Verbal Tangles”, 29 de Agosto, 1998, pág. A1.

  1. Wells, Ken, “A Utah Polygamy Clan is Rich, but Women Draw Welfare Benefits”, Wall Street Journal, 12 de febrero, 1985, pág. 1.
  2. Jorgensen, Chris, “Polygamists Can Adopt Children, Rules Split Court”, Salt Lake Tribune, 27 de marzo, 1991, pág, B1. La Corte Suprema de Utah dictaminó el martes que una familia polígama de Utah no puede ser excluida
    de adoptar niños sólo porque practican el matrimonio plural.
  3. http://www.childpro.org
  4. Rivera, Ray, “Church Makes Incest Doctrinal -Inbreeding key to doctrine of keeping bloodline pure”, Salt Lake Tribune, domingo, 25 de abril, 1999.

Mi último año enseñando en Bountiful, una de las hijas del clan Kingston me dijo que cuando su mamá se enteró que yo iba a ser su maestro de inglés (soy latino, de Argentina, y de complexión oscura y pelo negro), fue a la oficina a reclamar que sus hijos tuvieran un maestro diferente. Como yo era la única opción, tuvo que resignarse. Esta misma chica me dijo que ella era fan de un boys band de Corea, y que si su mamá se enteraba que ella tenía una foto de este grupo en su mochila, se iba a enfurecer (Nota del Señor Pesquisas).

  1. Faux, Steven, “Genetic Self Interest and Mormon Polygyny”, Sunstone, Salt Lake City, Utah, July-August, pág. 38.
  2. Roberts, B. H., A Comprehensive History of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints: Century 1, 6 volumes, Salt Lake City, Deseret News Press, 1930, 5:297.

 

 

(Visited 3,484 times, 1 visits today)
Generating...
2+

1 Comment on "Los frutos del mormonismo: El Clan Kingston y la Eugenesia Mormona"

  1. Sandra armendia | 19/05/2016 at 11:46 pm | Reply

    La ciencia destapa que smith se equivoco y más aún brigam yung al profetizar algo tan peligroso como el sacerdocio real.

    1+

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Optionally add an image (JPEG only)