Historia del “anti cafeísmo”

CNN publicó un artículo hace un par de años contando la interesante historia de los varios mitos ante café que han aparecido desde su “descubrimiento” por parte de los europeos. Después de leer esto, uno se da cuenta que la palabra de sabiduría tiene más que ver con las interpretaciones erróneas de los hombres y no de alguna revelación divina.

Los efectos del café en la salud: ¿Dónde quedamos?

Por Sandee LaMotte, CNN

Es uno de los cambios más frecuentes de la historia de la medicina: Primero, el café es bueno para uno, luego es malo, luego… Ya entienden.

En el 2015 el veredicto es: dos pulgares arriba, con estudio tras estudio detallando los méritos de tomar tres a cinco tazas de café negro en un día en reducir los riesgos de todo, desde la melanoma hasta la enfermedad del corazón, la múltiple esclerosis, el diabetes del tipo 2, el Párkinson, la enfermedad del hígado, el cáncer de próstata, el Alzheimer, el dolor de espalda y más.

La clave para que el café sea bueno para la salud es evitar los paquetes de café llenos de cremas, azúcar y saborizantes. Y hay que tener en cuenta que una taza de café se refiere a 8 onzas (236 ml), así que un “grande” del Starbucks cuenta como dos tazas…

Y la gente con problemas de insomnio o diabetes no controlada deben hablar con su doctor antes de agregar cafeína a sus dietas, lo mismo que las mujeres embarazadas, ya que hay cierta preocupación del efecto de la cafeína en el crecimiento fetal. Y algunas investigaciones recientes parecen decir que nuestros genes pueden ser responsables por cómo reaccionamos al café, explicando porqué algunos necesitamos muchas tazas para recibir un estímulo mientras que otros con una sola taza terminan temblando.

Pero, como sabrán, las noticias sobre el café no siempre fueron positivas. Y el argumento sobre sus méritos en la salud data de siglos atrás. Veamos una cronología breve.

Noticia de tapa en los 1500: El café induce al sexo ilegal

La leyenda dice que el café fue descubierto por Kaldi, un pastor etíope, después de que encontró a sus cabras comiendo hojas verdes brillantes y bayas rojas, y de probarlas. Pero fueron los árabes quienes abrieron las primeras cafeterías, y ahí el café recibió su primera nota negativa.

Se decía que los clientes de estas cafeterías tendían a apostar más y a participar en “situaciones sexuales criminalmente no ortodoxas”, según el autor Ralph Hattox. Ya en 1511, el alcalde de Meca las cerró. Él citó razones médicas y religiosas, y dijo que el café era un intoxicante y por lo tanto prohibido por la ley islámica, aunque estudiosos como Mark Pendergrast creen que era más una reacción a los comentarios negativos sobre su liderazgo. La prohibición no duró mucho, dice Pendergrast, agregando que el café se hizo tan importante en Turquía que “una falta de suficiente café le proveía a las mujeres razón para divorciarse”.

Noticia de tapa en los 1600: El café causa impotencia

A medida que la popularidad del café creció y se expandió por todo el continente, la comunidad médica comenzó a exaltar sus beneficios. Era especialmente popular en Inglaterra como una cura para el alcoholismo, uno de los problemas médicos más grandes de la época; después de todo, el agua no era saludable, así que la mayoría de los hombres, mujeres y niños bebían alcohol.

Propagandas locales, como una de 1652 de Pasqua Rosée, el dueño de una cafetería, popularizaron la condición saludable del café, diciendo que la bebida ayudaba en la digestión, prevenía y curaba la gota y el escorbuto, ayudaba con la toz, el dolor de cabeza y de estómago, y hasta prevenía los abortos naturales.

Pero en Londres las mujeres estaban preocupadas de que los hombres se estaban volviendo impotentes, y en 1674 la Petición de las mujeres contra el café pedía que se cerraran las cafeterías, diciendo, en parte, “Encontramos, últimamente, un decaimiento sensible del verdadero vigor inglés… Los hombres nunca llevaron pantalones más grandes, ni llevaron menos cosas en ellos…”

Noticia de tapa en los 1700: El café ayuda a trabajar por más tiempo

Ya para 1730, el té había reemplazado al café en Londres como la bebida diaria de elección. La preferencia continuó en las colonias hasta 1773, cuando el famoso Partido del té de Boston hizo que fuera poco patriótico beber té. Las cafeterías aparecieron por todas partes, y se decía que las maravillosas cualidades estimulantes de la bebida ayudaban a los colonos a trabajar por más horas.

Noticia de tapa en los 1800: El café causa ceguera

A mediados de los 1800, América estaba en guerra contra sí misma, y uno de los efectos fue que el suministro de café disminuyó dramáticamente. Aquí es que aparecieron las bebidas substitutas del café de grano tostado, tales como el “Caramel Coffee”, de Kellogg’s y el “Postum”, de C. W. Post. Las propagandas de Post eran particularmente brutales, promocionando su bebida diciendo que el café era tan malo como la morfina, la cocaína, la nicotina y la strictina, y que podía causar ceguera.

Noticia de tapa de 1916: El café previene el crecimiento

Mientras que las mejoras en las cafeteras, filtros y procesos avanzaron rápidamente durante los 1900, también las preocupaciones médicas sobre las consecuencias en la salud del café.

La revista Good Housekeeping publicó artículos diciendo que el café prevenía el crecimiento, y las preocupaciones del efecto del café continuaron creciendo, culpándolo de nerviosismo, palpitaciones, indigestión e insomnio.

Nota de tapa de 1927: El café causa malas notas en la escuela

En la revista Science Magazine, el 2 de septiembre de 1927, se le preguntó a 80.000 estudiantes de la primaria y de los grados bajos del secundario sobre sus hábitos de tomar café. Los investigadores encontraron el “asombroso” descubrimiento de que la mayoría tomaban más de una taza de café al día, lo cual se comparó con los resultados escolares con resultados negativos.

Nota de tapa de los 70 y 80: El café es serio como un ataque al corazón

Un estudio de 1973 en el New England Journal of Medicine de más de 12.000 pacientes encontró que tomar de una a cinco tazas de café al día aumentaban el riesgo de ataques al corazón en un 60 %, mientras que tomar seis o más tazas aumentaba el riesgo al 120 %.

Otro estudio del New England Journal of Medicine de 1978 encontró un aumento temporal de la presión sanguínea después de tres tazas de café. Los autores recomendaron más investigaciones de la cafeína y la hipertensión.

Un estudio de hace 38 años del John Hopkins Medical School de más de 1.000 estudiantes médicos descubrió en 1985 que quienes beben cinco o más tazas de café al día sufrían 2,8 veces más de problemas del corazón comparado con quienes no bebían café. Pero el estudio sólo preguntaba preguntas cada cinco años, y no aislaba a quienes fumaban o tenían otros hábitos dañinos que tendían a acompañar a quienes bebían café, tales como el consumo de donas y otras masas.

Nota de tapa del 2000: El café se hace meta

Ahora comienza la etapa del meta análisis, donde los investigadores comparan cientos de estudios y aplican principios científicos para encontrar los que habían hecho un mejor trabajo de hacer pruebas controladas aleatorias y que controlaban factores extras, tales como el fumar, la obesidad, la falta de ejercicio y otros problemas relacionados con el estilo de vida. Esto significa que un estudio, el cual podía no haber utilizado ciertos estándares esenciales, no iba a mover la balanza del resultado final de manera inapropiada. Tomando en consideración los estudios hechos por años dan como resultado que el café es, por lo general, bueno.

Nota de tapa del 2001: El café aumenta el riesgo de cáncer del tracto urinario

Pero primero, algo negativo: Un estudio del 2001 encontró un 20 % de aumento en el riesgo de cáncer del tracto urinario entre los bebedores de café, pero no entre quienes toman té. Ese descubrimiento fue repetido en el 2015 en un meta análisis. Por lo que si este es un riesgo en su historia familiar, tal vez le convenga cambiar el café por el té.

Nota de tapa del 2007: El café disminuye el riesgo de cáncer de hígado

Algunos de estos análisis encontraron beneficios preventivos contra el cáncer al beber café, tal como uno que demostró que tomar dos tazas de café negro al día puede reducir el riesgo de cáncer de hígado por un 43 %. Estos descubrimientos fueron repetidos en el 2013 en otros dos estudios.

Noticia de tapa del 2010: El café y la enfermedad del pulmón van juntos como el café y fumar

Un meta análisis encontró una correlación entre el consumo de café y la enfermedad al pulmón, pero el estudio encontró que es imposible eliminar por completo el efecto del cigarrillo.

Nota de tapa del 2011: El café reduce el riesgo de ataques al corazón y de cáncer de próstata

Un meta análisis de 11 estudios sobre el vínculo entre el riesgo de ataques al corazón y el consumo de café entre 1966 y el 2011, con casi medio millón de participantes, no encontró ninguna conexión negativa. De hecho, hubo un pequeño beneficio en la consumición moderada, la cual es considerada entre tres y cinco tazas de café negro al día. Otro meta análisis de estudios entre el 2001 y el 2011 encontró que cuatro o más tazas al día tenían un efecto preventivo contra el riesgo de ataque al corazón.

Con respecto al cáncer de próstata, este estudio del 2011 rastreó a casi 59.000 hombres de 1986 hasta el 2006 y encontró que tomar café está asociado con una disminución del riesgo de formas letales de la enfermedad.

Nota de tapa del 2012: El café disminuye el riesgo de fallos del corazón

Más meta análisis de estudios sobre las fallas al corazón encontraron que cuatro tazas al día ofrecen el menor riesgo de fallo al corazón, y uno tiene que tomar 10 tazas al día para llegar a una asociación riesgoza.

Nota de tapa del 2013: El café disminuye el riesgo de enfermedad del corazón y ayuda a tener una vida más larga

Para las enfermedades del corazón generales, un meta análisis de 36 estudios con más de 1,2 millones de participantes encontró que tomar café moderadamente parece estar asociado con un menor riesgo de enfermedades del corazón; además, no hay un mayor riesgo entre quienes toman más de cinco tazas al día.

¿Y qué de los efectos del café en el riesgo general de muerte? Un análisis de 20 estudios, y otro que incluyó 17 estudios, los cuales incluyen a más de un millón de personas, encontró que el tomar café reduce un poco el riesgo de mortalidad.

Nota de tapa del 2015: El café es prácticamente una comida para la salud

Como signo de los tiempos, el Departamento de agricultura de los EE. UU. ahora confirma que el café puede ser incorporado a un estilo de vida saludable”, especialmente si toma entre tres y cinco tazas al día (un máximo de 400 mg de cafeína), y evita las cremas grasosas y el azúcar. Uno puede leer los análisis con datos de todo, desde diabetes hasta enfermedades crónicas, aquí.

(Visited 197 times, 1 visits today)
http://tinyurl.com/ku9datg
1+

Be the first to comment on "Historia del “anti cafeísmo”"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*


Optionally add an image (JPEG only)