Hate Mail

te-lees-antes-de-enviar-los-mensajes_____________________________________________

¡Para qué publicar hate mail? ¿Para hacer quedar mal a la gente? ¿Para vengarme?

No. Como verán, no publico nombres de personas, aunque algunos de estos comentarios fueron hechos en sitios públicos donde pueden encontrarlos fácilmente si tratan. Para mí, los hate mail son una manera de descargar mi frustración al tratar de tener una conversación racional con alguien que no piensa racionalmente. Si alguien fuera a decirme “yo creo en la iglesia y punto. Nada de lo que digan me va a hacer cambiar de opinión”, entonces no le voy a discutir, porque el hecho de que cree en la iglesia no es una opinion. Para ellos es algo real. Pero cuando alguien viene y empieza a insultarme desde la primera oración, entonces me parece que hay un problema.

Y este es el problema: El apóstol mormón Dallin Oaks dijo en un discurso que a los mormones los reconocerán por sus frutos. Los mormones continuamente me hacen saber que ellos tienen la verdad y que por lo tanto tienen una especie de superioridad moral. Y sin embargo, por alguna razón tienen la necesidad de decirme que soy un necio, que tengo el corazón duro, que soy gay (aunque no creo que hubiera nada malo con serlo, si lo fuera), que soy un seguidor de satanás, que odio a Dios, etc., etc., etc. Y todo porque me atreví a demostrar los problemas lógicos e históricos con la iglesia SUD. Cuando traigo a su atención que los insultos son innecesarios, algunos parafrasean a Nefi cuando dijo

Y sucedió que les dije que yo sabía que había hablado palabras duras contra los inicuos, según la verdad; y a los justos he justificado, y testificado que ellos habrían de ser enaltecidos en el postrer día; por tanto, los culpables hallan la verdad dura, porque los hiere hasta el centro.

En sus mentes, está bien insultarme porque soy, en sus palabras, un inicuo y me merezco toda la negatividad que me dirigen. Lo interesante es que no ven la contradicción con las palabras del maestro al que ellos dicen seguir:

NO juzguéis, para que no seáis juzgados.

Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados; y con la medida con que medís, os volverán á medir.

Sin más, algunos de los hate mails que he recibido hasta ahora:

Insultos varios

Jaime N. me advierte

A Jorge le falló la diplomacia

Metiéndose con los hijos

Luisao: Un ejemplo de caridad

Irony Edition: Anairda y “Davi”

Fanaticismo: Herber y David, un solo corazón

Herber me tiene ubicado

Percy tiene la idea fija

José W. nos ama demasiado

Regina: Cuando uno no sabe como argumentar, inventa

Daniel tiene problemas de personalidad

Pablo Lagos es una persona muy extraña

El señor Jorge Hernández se descontrola