Ep. 268: El terrible peligro de los bailes y las cartas: Una crítica del libro Doctrina de Salvación

Lea la primera parte del ensayo cliqueando aquí.

Manuel y Cynthia discuten el libro Doctrina de salvación. Las notas de Manuel están en azul.

Doctrina de Salvación, volume 3

de Joseph Fielding Smith, compilado por Bruce R. McConkie

LOS PELIGROS DE LOS SALONES PÚBLICOS DE BAILE. Creo que es necesario que los miembros tengan diversiones, pero deben ser de la clase correcta. No creo que el Señor tenga por objeto ni desea que andemos con semblantes tristes y miradas mojigatas e insinceras. Creo que Él espera que nosotros seamos personas felices y de semblante alegre, pero no espera que nos entreguemos a una conducta bulliciosa e impropia ni que vayamos en pos de las cosas vanas y locas que divierten y entretienen al mundo. Nos ha mandado todo lo contrario para nuestro propio bien y nuestro bienestar eterno.

Lamento el hecho de que estos bailes modernos, algunos de los cuales se originaron en sitios deshonrosos, hayan venido entre nosotros.

[Esta parte es muy curiosa, porque aquí dice “lamento el hecho…”, mientras que en inglés dice, “Deploro el hecho…” No solo lo lamenta, lo “deplora”. Y no dice que estos bailes vengan de lugares “deshonrosos”, sino más bien de lugares “unsavory”, dice, lo cual significa más bien “desagradables”. Aunque los dos términos so lamentables cuando uno se da cuenta que claramente está hablando de la música de jazz, el heavy metal de su época, una música originada en los clubes afroamericanos en los Estados Unidos. Qué lamentable que una música negra que hoy los mormones consideran una música inocente y hasta aburrida por ser tan blanda era algo tan escandaloso para este hombre. Y no, no estoy inventándole intenciones, porque la reacción contra la música negra en todas las épocas fue extremadamente negativa, desde el jazz y el soul hasta hoy en día el rap, el cual si bien tiene letras bastante violentas, en su mayoría no lo es, sino que es una música muy explícitamente de protesta. Si uno deja de escandalizarse por los elementos externos de esa música, como los bailes demasiado energéticos del jazz hasta las malas palabras y las imágenes violentas del rap, y se enfoca en lo que realmente están tratando de expresar, uno va a darse cuenta que hay un dolor expresado en esta música que permite una especie de catálisis al artista que pocos otros medios le permiten].

Me pesan en extremo los bailes públicos, los cuales, en mi opinión, por lo que toca a sus resultados nocivos, tales como la destrucción de buenas costumbres morales y la virtud, van casi a la par de la cantina. Esta maldad va creciendo y se está arraigando en las estacas de Sion, en las comunidades de los Santos de los Últimos Días.

Existe actualmente un exceso en cuanto a los bailes, uno o dos bailes por semana en algunas comunidades, cosa que no es buena, pese a lo inocente que el baile pueda ser. En estos salones de bailes públicos que funcionan para ganar dinero, sus dueños en algunos sitios, sin consideración al carácter o reputación del individuo, permiten que cualquiera entre, sin poner reparo, si paga el precio de entrada. Esta es una costumbre abominable, y los miembros de la Iglesia no deben tolerarla en las comunidades que pueden controlar.

[Y si él fuera el dueño de uno de estos bailes, ¿cómo analizaría si alguien no es digno de entrar a su club? ¿La ropa que usa? ¿El peinado? ¿Si tiene una recomendación para el templo? Lo que está diciendo no tiene sentido, pero es algo vago y bastante ridículo que hace que sus oyentes tengan una reacción visceral que los llevará a evitar estos bailes, “pese a lo inocente” que puedan ser, solo porque a él le molesta que los jóvenes la pasen demasiado bien].

Este se ve reputable. Déjenlo pasar

LA VIDA MODERNA ALIENTA EL RECREO INDEBIDO. El mundo se está dejando llevar por la corriente. Yo no creo, no puedo sentir, al leer las señales de los tiempos y al meditar en las cosas que me llegan para darles mi consideración, que este mundo va mejorando; no lo creo ni por un momento. Creo que nos estamos dejando llevar por la corriente. Hoy se toleran muchas cosas que hace veinte años no se habrían tolerado ni por un momento.

[Y esta parte me parece que revela el problema de Smith: Le molesta que los jóvenes hoy hagan cosas que a él no le parecen bien, “porque cuando yo era joven las cosas eran diferentes”, sin darse cuenta que cuando él era joven se permitían cosas que veinte años atrás no se habrían permitido, y así sucesivamente al punto que llegamos a una época donde la esclavitud era aceptada y celebrada y las mujeres no podían usar vestidos encima de los talones. Curiosamente, el voto a las mujeres no se permitió hasta 16 años antes de que se diera este discurso, por lo que una de las cosas que no se habrían permitido veinte años atrás era que las mujeres pudieran participar en uno de los derechos más básicos en la vida de cualquier ciudadano].

Han surgido nuevos problemas con los cuales ahora tenemos que luchar, de los cuales ni siquiera soñábamos en los días de mi juventud. Tenemos en el mundo iniquidades que hoy estamos combatiendo, tales como el cine, los paseos en automóviles y los medios rápidos de transporte de un lugar a otro como medios de buscar los placeres durante las horas del día así como de la noche.

[Y por fin nos da ejemplos específicos de las grandes maldades de la era moderna: El cine y los medios de transporte. ¡El horror!]

El cine debería ser del mayor valor en la educación e instrucción del pueblo, y podría enseñarnos historia, geografía y ciencia con las mayores ventajas, si se presentaran debidamente; pero es todo lo contrario, se halla principalmente en manos de hombres sin escrúpulos que presentan al público un diluvio de cosas despreciables que despiertan sus pasiones y estimulan la parte más ruin del hombre.

[¿Tengo que realmente explicar cómo eran las películas de 1936 para que se deje en claro la histeria infundada que este hombre está tratando de incitar?]

LA IGLESIA CONDENA OFICIALMENTE LOS JUEGOS DE NAIPES. Se nos ha enseñado todos los días de nuestra vida que los juegos de naipes no son buenosy son contrarios al orden y disciplina de la Iglesia. Las autoridades han exhortado a los miembros, y se publica en nuestras revistas, que se refrenen de esta mala práctica. No obstante todo esto, se hallan entre nosotros algunos que consideran los juegos de naipes como un pasatiempo sumamente inofensivo. No es inofensivo, sino muy perjudicial. Indica falta de obediencia a los consejos del Señor por parte de los miembros que participan en esta maldad, y si ninguna otra cosa más se pudiera decir al respecto, no deja de ser una pérdida sumamente perniciosa de tiempo que se podría emplear en alguna ocupación más útil.

Yo creo en los deportes físicos, creo en las actividades recreativas y diversiones de la clase que son benéficas para el cuerpo y la mente del hombre, y que los juegos de una clase apropiada son buenos y se debe participar en ellos en ocasiones, especialmente por parte de aquellos cuyo trabajo es tal que no reciben el ejercicio físico que sus cuerpos requieren. Yo no creo en despreciar tiempo útil en la práctica de cosa alguna que condenan las autoridades de la Iglesia, cuando nos comunican el consejo que viene a ellos por medio de la inspiración del Espíritu del Señor. Los Santos de los Últimos Días deben poner su confianza en sus directores y seguir las enseñanzas de las autoridades de la Iglesia, porque éstos les hablan con la voz de profecía y de inspiración.

Esta familia todavía no lo sabe, pero todos los hijos van a terminar indigentes en una esquina tomando drogas luego de haber perdido todo en apuestas. Y todo porque el papá pensó que era una buena idea pasar el rato con sus hijos jugando a los naipes…

[¿Y qué hace entonces alguien que no tiene la edad o la energía o la salud como para participar en deportes? ¿Tienen que joderse solo porque este mandamiento arbitrario y sin fundamento lo dice? ¿Y si era tan malo, si se estaba tan en contra de esto, si es tan pecaminoso y nocivo, por qué hoy la Iglesia no solo lo permite, sino que incluso publica y vende juegos de naipes? ¿No nos dijo el mismo Fielding que los líderes nunca nos enseñarán algo que no sea correcto?]

Nada bueno proviene de los juegos de naipes o los juegos de azar. Hay numerosas maneras en que podemos obtener diversión y recreo sanos, que son de beneficio tanto para el cuerpo como para la mente. En los juegos de naipes, usualmente se juega por “puntos” y se hacen apuestas. Alguien cobra las apuestas, pero en realidad nadie gana, porque el que gana las apuestas ha perdido parte de su calidad de hombre que es difícil recuperar.

Parece haber un afán en la naturaleza humana que conduce a muchos hombres y mujeres a que procuren obtener algo sin que les cueste nada, y muchos han arriesgado sobre el altar de la suerte su sostén ganado a duras penas, esperando lograr una fortuna que no han ganado. Hay una atracción en todos los juegos de azar que Satanás coloca delante de ellos, y en su codicia o egoísta deseo de obtener lucro, éstos se dejan llevar por el dudoso señuelo, mas no con la inocencia del pez que muerde el anzuelo del pescador.

Los naipes ordinarios se usan en los juegos de apuestas. Se encuentran en centros de dudosa reputación y en casas de juegos. Los jóvenes que han aprendido a jugar en su propia casa o en clubes de naipes con fines inocentes, son atraídos con demasiada frecuencia a sitios sospechosos donde prevalecen los juegos de apuestas. Estos juegos de azar a menudo se relacionan con los cigarrillos y la cerveza, y los que se entregan a los juegos de naipes también se sujetan a las maldades del tabaco y de las bebidas alcohólicas.

Los juegos de naipes se convierten en vicios tales como el fumar y beber. Recuerdo a un vecino mío que en su juventud se envició en los juegos de azar. Posteriormente se arrepintió y se unió a la Iglesia. Un día, ante un grupo del cual yo era miembro, él enfáticamente recalcó en nuestras mentes el hecho de que el jugar por dinero es una enfermedad que se prende tan tenazmente en aquellos que se entregan a esta prácticaque raras veces se libran de ella. Su influencia sobre el carácter de una persona es la misma que la del uso del tabaco y las bebidas alcohólicas. Aconsejó a todos a que evitaran los juegos de naipes y los juegos de azar, no fuese que el hábito los destruyera.

[Esto es lo que se llama la falacia de la pendiente resbaladiza, donde se nos dice que una cosa más o menos inocente nos va a llevar a algo peor, y peor, y peor, hasta que lleguemos a un punto en el que nos vamos a ver haciendo algo completamente inaceptable. Es similar a la falsa historia del sapo en el agua caliente, o a los argumentos de los conservadores estadounidenses que decían que si el matrimonio gay era legalizado, la gente iba a empezar a casarse con sus tostadoras].

BRIGHAM YOUNG ACONSEJÓ EN CONTRA DE LOS JUEGOS DE NAIPES. Deben evitarse los juegos de naipes y todo otro juego de azar, como se evitaría la puerta de la destrucción. Las autoridades de la Iglesia han desaprobado todo este género de prácticas desde el principio de nuestra historia. Cuando fue llamado el Batallón Mormón al servicio de la nación, el presidente Brigham Young se dirigió a los voluntarios, y les dijo que él deseaba que demostraran ser los mejores soldados al servicio de los Estados Unidos. Amonestó a los capitanes a que fueran padres para con los hombres en sus compañías, y que dirigieran a los oficiales y a los hombres por el poder del sacerdocio. Deberían conservarse puros, enseñar la castidad y la gentileza. No deberían proferir blasfemias y ningún hombre debería ser insultado. Deberían evitar contiendas con los de Misuri, sus enemigos, y con toda otra persona. Deberían llevar su Biblia y ejemplares del Libro de Mormón consigo y estudiarlos, pero sin imponer sus creencias sobre otros. Deberían evitar los juegos de naipes, y si llevaban naipes consigo deberían quemarlos. Si se guiaban por esta instrucción, les prometió que no les sería requerido derramar la sangre de sus semejantes.

[Me dio curiosidad este discurso de Young, especialmente porque no suena al tono al que estamos acostumbrados cuando leemos un discurso del segundo Gran Profetoide. Así que lo busqué, y lo encontré (http://www.gutenberg.org/files/45051/45051-h/45051-h.htm, es el párrafo que comienza con “I remarked last Sunday”). Y, en efecto, no dice lo que nos cita el Fielding, sino

Sé que ustedes son un pueblo arruinado y serán destruidos y sin remedio, y a menos que haya un cambio y un curso de conducta diferente, un espíritu diferente al que hay ahora en este campo, no voy más lejos. No tengo prisa. Denme al hombre de oración, denme al hombre de fe, denme al hombre de meditación, a un hombre de mente sobria, y preferiría ir entre los salvajes [refiriéndose a los nativos americanos] con seis u ocho de esos hombres que confiarme a mí mismo con el mundo a este campamento con el espíritu que ahora poseen…

He dejado que los hermanos bailen, jueguen y actúen como negrosnoche tras noche para ver qué harán y a qué extremos llegarían si se les permitiera llegar tan lejos como quisieran. No me gusta verlo… Bueno, ellos jugarán a las cartas, jugarán a las damas, jugarán al dominó, y si tuvieran el privilegio y estuvieran donde pudieran conseguir whisky, estarían borrachos la mitad de su tiempo, y en una semana se pelearían, hablarían mal y desenvainarían sus cuchillos para matarse unos a otros… He jugado a las cartas una vez en mi vida desde que me convertí en mormón para ver qué tipo de espíritu trairía, y estaba tan bien satisfecho que prefiero ver en sus manos lo más sucio que puedan encontrar en la tierra que una baraja de cartas…

Las bromas, las tonterías, el lenguaje profano, las conversaciones triviales y las carcajadas no nos pertenecen… Cuando me río, veo mi locura y mi nada y mi debilidad y me avergüenzo de mí mismo…

No hay mención en este discurso de “conservarse puros, enseñar la castidad y la gentileza” ni de ser amables con la gente de Misuri].

LA IMPENITENCIA SIEMPRE CAUSA QUE EL ESPÍRITU SE APARTE. Casi sin excepción, cuando una persona se aparta de la Iglesia, se debe a la transgresión. El Espíritu del Señor no mora en cuerpos impuros, y cuando el Espíritu se apartalas tinieblas reemplazan la luz y sigue la apostasíaEsta es una de las evidencias mayores de la divinidad de esta obra de los últimos díasEn otras organizacioneslos hombres pueden cometer todo género de pecadoy aun así pueden seguir siendo miembros porque no tienen ninguna asociación con el Espíritu Santo que perderpero en la Iglesiacuando un hombre peca y continúa sin arrepentirseel Espíritu se apartay cuando queda a solasel adversario se posesiona de su mente y el hombre niega la fe.

[Dos comentarios: Uno se va porque se da cuenta que la Iglesia es falsa o porque nunca se “convirtió”, no porque quiere pecar.

Segundo, la Iglesia es un foco de estafas por parte de sus líderes y miembros más carismáticos, de abuso de menores por parte de líderes, etc. Si los que se van no es porque quieren pecar, y los que quieren pecar fácilmente pueden quedarse, ¿qué dice eso sobre la Iglesia, y qué dice sobre la declaración del Fielding?]

Es posible que un hombre que ha recibido una comprensión perfecta de la verdad y ha andado en la luz del Espíritu Santo se desvíe por motivo de la transgresión. Pero cuando él se apartaaún sabe que en un tiempo tuvo la luz. El Señor ha dicho al respecto: “Todos los que conocen mi poder: y del cual han participado, y a causa del poder del diablo se dejaron vencer, y niegan la verdad y desafían mi poder. Estos son los hijos de perdición, de quienes digo que mejor hubiera sido para ellos no haber nacido.”

[¿Se imaginan si yo como padre dijera eso de mi hijo? ¿Qué tipo de padre sería? ¡Especialmente si desearía que mi hijo no hubiera nacido porque de repente quiere tomar café y por esa causa deja de ir a la Iglesia!]

LA SEVERIDAD DEL JUICIO SOBRE LOS APÓSTATAS. El Señor juzgará cada caso en forma individual y asignará a los transgresores a ese grado que cada cual merezca según sus obras. Si un hombre sólo merece un lugar en lo telestial, esa será su recompensa; si fuere lo terrestre, será admitido en ese reino. Para poder entrar en lo celestial, el hombre debe ser leal y fiel hasta el fin, observando todas las cosas que el Señor ha mandado; de lo contrario, será asignado a algún otro reino, o a las tinieblas de afuera si sus pecados lo merecen.

Téngase presente, sin embargo, que el castigo del apóstata pese a quien sea o al grado de conocimiento que haya logrado, será sumamente severo. “Escuchad y dad oído, oh pueblo mío, dice el Señor y vuestro Dios, vosotros que me oís, y a quienes me agrada bendecir con las mayores de todas las bendiciones; y a vosotros que habéis profesado mi nombre y no me oís, maldeciré con la más grave de todas las maldiciones.”35

[Es gracioso que diga esto, porque según José, incluso el grado de gloria más bajo es muchísimo mejor que este mundo. Sin embargo, aquí el Fielding nos dice que los que no son fieles van a tener un reino menor, lo que supone que un apóstata va a recibir uno de esos reinos, sin embargo tiene que aclarar, sin explicarlo en lo mínimo, que esos reinos, cuando son recibidos por un apóstata, son un castigo muy severo.]

LA GENEALOGÍA DE LOS APÓSTATAS NO SE HA DE GUARDAR. En noviembre de 1832, el Señor les dijo: “Es el deber del secretario del Señor, a quien él ha nombrado, llevar una historia y un registro general en la iglesia de todas las cosas que acontecen en Sion, y de todos los que consagran bienes y reciben legalmente herencias del obispo; así como su manera de vivir, su fe y obras; y también de los apóstatas que se apartan después de recibir sus herencias.

“Es contrario a la voluntad y mandamiento de Dios que estén inscritos con los del pueblo de Dios los nombres de aquellos que no reciban su herencia por consagración, conforme a su ley que él ha dado, para que pueda diezmar a su pueblo, a fin de prepararlo para el día de la venganza y el fuego. Ni tampoco se guardará su genealogía, ni ha de hallarse en ninguno de los registros o historia de la Iglesia. Ni sus nombres, ni los nombres de sus padres, ni los de sus hijos se hallarán escritos en el libro de la ley de Dios, dice el Señor de las Huestes.”

Aquellos que hayan recibido la verdad y se hayan apartado de ella, y la hayan rechazado y negado, se lamentarán. Sin embargo, menciono esto de paso porque constantemente están viniendo personas para hacer obra en los templos por esta clase de individuos, a pesar de todo lo que el Señor ha dicho. Esto merece vuestra consideración.

LAS PERSONAS EXCOMULGADAS PIERDEN TODAS LAS BENDICIONES. ¿Cuál será la condición de una persona que nace en el convenio y es excomulgada de la Iglesia?

Cuando una persona es excomulgada de la Iglesia, toda bendición es retirada y se pierde, y tal persona queda tal como si jamás se hubiera efectuado ordenanza alguna. Si tal persona se arrepintiera más adelante, y fuera considerada digna de volver a la Iglesia, entonces se le pueden restaurar todas las bendiciones, con la aprobación y autorización del hombre que posee las llaves, a saber, el Presidente de la Iglesia. Debemos recordar que todas las bendiciones se basan sobre la fidelidady que la salvación es asunto individual. Recibimos de acuerdo con nuestras obras. Los miembros de la Iglesia no se salvan colectivamente.

Será necesario enseñar a nuestros hijos a discernir el bien del mal; de lo contrario, en muchos aspectos, no podrán comprender por qué no se les permite tomar parte en cosas que son tan comunes entre sus vecinos. A menos que se les instruya en la doctrina de la Iglesia, tal vez no entiendan por qué hay daño en el concierto de música en domingo, ir al teatro, al cine, al juego de pelota o algo semejante el día domingo, cuando sus compañeros de juego sin restricción y con aprobación hacen esas cosas que el Señor ha prohibido en su día santo.

Los padres son los responsables de la instrucción debida de sus hijos; el Señor condenará a los padres si sus hijos se crían fuera de la influencia de los principios del evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Yo deseo ver que la rectitud prevalezca por toda Sión. No creo que sea necesario que nosotros participemos ni en grado mínimo de todas las ideas y costumbres del mundo. Debemos enfocar nuestra atención un poco más cuidadosamente en las cosas del reino de Dios. Estamos viviendo en los últimos días, cuando, según se ha predicho, han de venir tiempos peligrosos. Estos tiempos peligrosos están aquí, cosa que debería ser motivo en nosotros de seria reflexión.

EL EVANGELIO PERMITE LA RISA Y LA ALEGRIA. No debemos formarnos el concepto, según este pasaje, que el Señor se disgusta con nosotros cuando reímos, cuando sentimos alegría, si se hace en las ocasiones apropiadas. El ha dicho, sin embargo, que en nuestras asambleas solemnes tales cosas como frivolidadrisa y regocijo son importunas. Debemos cesar toda conversación vana, risas y malos pensamientos y deseos, dejar todas las cosas que menoscaben las enseñanzas y la influencia del Espíritu del Señor.

[¿Qué pensaría el Fielding de Monson moviendo las orejas en la conferencia para hacer reír a su audiencia?]

El crimen de la ingratitud es uno de los que más prevalecen, y al mismo tiempo yo podría decir que es uno de los que más afligen al género humano. Cuanto más nos bendice el Señor, tanto menos lo amamos. Esa es la manera en que los hombres manifiestan su agradecimiento al Señor por su misericordia y sus bendiciones a ellos.

Entre algunos de nosotros prevalece la costumbre de obrar en forma muy semejante a como el mundo obra. Nos vestimos como viste el mundo. Buscamos sus placeres; seguimos sus costumbres; y no hay duda en mi mente de que estas cosas hasta cierto punto nos ponen en conflicto con lo que el Señor nos ha enseñado y mandado que hagamos.

EL HOMBRE RESPONDERÁ AL SEÑOR POR PALABRAS Y ACTOS OCIOSOS. El Señor dijo: “El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado.” Silo anterior es cierto en cuanto a las palabras ociosas¿no podríamos decir que los hechos ociososdedicados a prácticas malas merecerán el mismo castigo?

Esto no significa que el Señor censura la diversión inocente ni el tiempo que se pasa en juegos sanos. El cuerpo humano necesita desahogo, y esto puede obtenerse en una manera legítima. Para este propósito, en parte, se han organizado las Asociaciones de Mejoramiento Mutuo, en las cuales se pueden enseñar maneras propias de diversión y entretenimiento, y por ese medio se puede fortalecer el cuerpo y vivificar y desarrollar la mente.

SE IMPULSA EL RECREO PROPIO Y SANO. En una de las horas más tenebrosas de la historia de la Iglesia, cuando los miembros desfallecidos cruzaban los llanos, después de haber sido echados de sus hogares, el Señor, por conducto del presidente Brigham Young, les dijo: “Si te sientes alegre, alaba al Señor con cantos, con música, con bailes y con oración de alabanza y acción de gracias. Si estás triste, dama al Señor tu Dios con súplicas, a fin de que tu alma se regocije.”

El profeta José Smith participó en muchos deportes varoniles en las pocas ocasiones que se le presentaron. El presidente Brigham Young y sus hermanos edificaron el Teatro de Salt Lake y el Salón Social. Se presentaron obras teatrales, el baile y otras formas de entretenimiento a los miembros de la Iglesia, y por este medio fueron edificados y fortalecidos; todas estas diversiones se comenzaban y se terminaban con una oración. Las organizaciones auxiliares impulsan la competencia atlética y los deportes bajo la debida supervisión y reglamentos. Se alienta a nuestros miembrosno se les restringea participaren todo género de recreo y diversión necesariaspero se desaprueban todas las cosas que el mundo buscaque conducen a cosas malastales como los juegos de naipeslas rifas y las máquinas en que se juega por dineroya que destruyen la moral y la fe permanente en lo que es justo y verdadero.

(Visited 37 times, 1 visits today)
0
One comment
  1. Pingback: Episodio 267: Los apóstatas de la iglesia: Una crítica del libro Doctrina de Salvación |

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)