Cuando un mormón se alegra al pensar en que nos vamos a “condenar”

¿Por qué los cristianos, muchos cristianos, se alegran cuando piensan que alguien se va a condenar?

Esta es una pregunta que me confunde, porque, supuestamente, cuando uno es cristiano, vive en un plano moral más alto. Los mormones, por ejemplo, ahora insisten en que los llamemos “santos”, lo cual, uno podría inferir, requiere un tipo de vida, una actitud hacia los demás, etc., moralmente superior al resto. Jesús, el fundador del cristianismo, enseñó, “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen”; sin embargo, gente como Marisol, una comentadora en uno de mis videos, me escribe que voy a vivir en el “reyno de tinieblas donde hay dolo lamentos y crujir de dientes”, seguido por una carita sonriendo pícaramente, como si no pudiera evitar el gozo que siente al imaginarme sufriendo en su infierno imaginario. Eso, sin mencionar a los cientos de comentarios que me han llegado con gente soñando con el día en que me voy a quemar en el infierno seguido por un montón de “jajaja”, infiriendo, otra vez, que no pueden dejar de disfrutar verme sufriendo un tormento eterno por decir cosas sobre su iglesia que no les gusta.

¿No es esto hipocresía? Absolutamente. ¿No es esto odio? Por supuesto. ¿No hace que ellos sean tan malos, o peor, que yo, el supuesto apóstata y negador del espíritu santo? Objetivamente, sí. Pero, lamentablemente, desde el punto de vista de su fanatismo religioso, ellos siguen siendo moralmente superiores a mí porque ellos siguen a la supuesta religión verdadera mientras que yo fui “demasiado cobarde” como para continuar allí.

En mi opinión, este tipo de comentario no solo demuestra un profundo odio y desprecio por parte de esta gente, lo cual es, por definición, la antítesis del cristianismo, no es solo una manera de deshumanizar al “enemigo” para así poder justificar desearles tal sufrimiento, sino que también demuestra una profunda inseguridad en sus creencias.

Mi canal obviamente no es para un mormón fiel, feliz en la ignorancia con su fe. Mi canal es para quienes realmente quieren saber más sobre la historia de la Iglesia, sobre las realidades contemporáneas que masfe.org y que el salón de noticias de la Iglesia esconde bajo la alfombra. Pero, cuando uno se siente inseguro de lo que cree, ese tipo de conocimiento es inconveniente, y, por lo tanto, debe ser atacado. No es de sorprenderse que el fundador de esta iglesia haya quemado una imprenta por atreverse a publicar la realidad de que el su práctica de la poligamia, algo que incluso la Iglesia misma hoy admite que fue verdad; o que el segundo profeta mormón hubiera enseñado que no todos los pecados pueden ser perdonados por la expiación de Jesucristo y por lo tanto requieren la sangre (la vida) del transgresor, una doctrina controvertida conocida como “la expiación de sangre”. Esta gente no está preocupada por seguir a un Cristo bíblico, porque ese Cristo es demasiado difícil de seguir, es demasiado “débil”, es demasiado insatisfactorio. Entonces, en su lugar, se inventan a un Jesucristo propio que quiere la destrucción y el sufrimiento de los enemigos de la Iglesia, que prefiere que la oveja número cien se pierda antes de ser una mala influencia para las otras noventa y nueve; y los apóstoles mormones, los supuestos profetas, videntes y reveladores que hablan directamente con Dios, no dan un buen ejemplo cuando dicen cosas como “estoy furioso con la gente que se va de la iglesia”, como lo hizo Holland.

Entonces, es por esto por lo que este tipo de cosa todavía me confunde, especialmente cuando la crítica de los “santos” va acompañada de un insulto absolutamente grosero. Después de todo, citando el famoso dicho cristiano, ¿qué haría Jesús?

(Visited 174 times, 2 visits today)
0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)