Iglesia mormona esconde $ 100 mil millones de diezmos, engaña a miembros, dice reporte

Pesquisas Mormonas Episodio 236
{{heart_svg}}LikeLikedFree Download {{embed_code}} Copy Embed Embed
0
0

 

Artículo del Washington Post

Respuesta de la Iglesia

Impuestos de la Iglesia en el sitio web del gobierno de Canadá

La Iglesia Mormona ha engañado a sus miembros con un fondo de inversión exento de impuestos de $ 100 mil millones, alega un denunciante

By Jon Swaine, Douglas MacMillan y Michelle Boorstein

Un exgerente de inversiones alega en una denuncia que presentó ante el Servicio de Impuestos Internos (IRS) que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha acumulado alrededor de $ 100 mil millones en cuentas destinadas a fines benéficos, según una copia de la queja obtenida por el Washington Post.

El documento confidencial, recibido por el IRS el 21 de noviembre, acusa a los líderes de la iglesia de engañar a los miembros, y posiblemente de violar las normas fiscales federales, al acumular sus donaciones excedentes en lugar de usarlas para obras de caridad. También acusa a los líderes de la iglesia de usar las donaciones exentas de impuestos para apuntalar a un par de empresas.

Un portavoz de la iglesia no respondió las preguntas detalladas del Post sobre la queja. “La Iglesia no proporciona información sobre transacciones específicas o decisiones financieras”, dijo el portavoz Eric Hawkins en un comunicado.

La queja ofrece un vistazo a las finanzas mantenidas encubiertas de una de las organizaciones religiosas más visibles de la nación, con sede en Salt Lake City. Detalla una fortuna de la iglesia que supera con creces las estimaciones anteriores y abarca acciones, bonos y efectivo.

La queja fue presentada por David A. Nielsen, un mormón de 41 años que trabajó hasta septiembre como gerente de cartera en la división de inversiones de la iglesia, una compañía llamada Ensign Peak Advisors que se encuentra cerca de la sede de la iglesia.

Las organizaciones sin fines de lucro, incluidos los grupos religiosos, están exentas de pagar impuestos sobre sus ingresos en los Estados Unidos. Ensign está registrada ante las autoridades como una organización de apoyo y auxiliar integrada de la Iglesia Mormona. Esto le permite operar como una organización sin fines de lucro y ganar dinero en gran medida libre de impuestos en los Estados Unidos.

La exención requiere que Ensign opere exclusivamente con fines religiosos, educativos u otros fines benéficos, una condición que Nielsen dice que la empresa no ha cumplido.

En una declaración firmada bajo pena de perjurio, Nielsen insta al IRS a despojar a la organización de su estado exento de impuestos y alega que Ensign podría deber miles de millones en impuestos. Él está buscando una recompensa del IRS, la que ofrece a los denunciantes un recorte de impuestos no pagados.

La iglesia generalmente recauda alrededor de $ 7 mil millones cada año en contribuciones de los miembros, según la denuncia. A los mormones, como a los miembros de otros grupos religiosos, se les pide que contribuyan con el 10 por ciento de sus ingresos a la iglesia, una práctica conocida como “diezmo.”

Si bien alrededor de $ 6 mil millones de ese ingreso se utilizan para cubrir los costos operativos anuales, los mil millones restantes se transfieren a Ensign, la que invierte parte en una cartera de inversiones para generar ganancias, según la denuncia.

Basado en documentos contables internos de febrero de 2018, la queja estima que la cartera ha crecido en valor de $ 12 mil millones en 1997, cuando Ensign se formó, a aproximadamente $ 100 mil millones en la actualidad.

La iglesia también posee bienes inmuebles con un valor de miles de millones de dólares, de acuerdo con la queja, la cual se centra en el dinero excedente del diezmo y dice que la iglesia puede tener propiedades adicionales no administradas por Ensign.

Al acumular esta riqueza, Ensign no ha financiado directamente ninguna actividad religiosa, educativa o caritativa en 22 años, según la denuncia.

Philip Hackney, un ex funcionario del IRS que enseña leyes tributarias en la Universidad de Pittsburgh, dijo: “Si tienes una organización benéfica que simplemente acumula un cofre de emergencias año tras año y no gasta dinero para fines benéficos, eso no cumple con los requisitos de la ley de Impuesto.”

Los detalles de los gastos de la iglesia en obras de caridad no son públicos, pero en una conferencia en la Universidad de Oxford en 2016, élder [Oaks] dijo que la iglesia había gastado alrededor de $ 40 millones al año durante los últimos 30 años en asistencia social, ayuda humanitaria y otros proyectos internacionales No mencionó a Ensign.

[Nota: Según los formularios de impuestos disponibles en el sitio web del gobierno de Canadá, la iglesia cuenta entre sus gastos “caritativos” el costo de subsidiar a sus universidades además de presupuestos enviados a sus barrios. El dinero usado para proyectos realmente caritativos parece ser prácticamente inexistente]

Según la denuncia, el presidente de Ensign, Roger Clarke, dijo que los fondos acumulados se utilizarían en caso de la segunda venida de Cristo. [O sea que el gobierno divino de Cristo va a usar dólares como su moneda oficial]

La queja de Nielsen es muy crítica con los líderes de la iglesia por continuar pidiendo diezmos, incluso de miembros que tienen dificultades financieras, mientras que la iglesia se sienta encima de una fortuna. “¿Pagaría uno el diezmo en lugar del agua, electricidad o en alimentar a su familia si supiera que la iglesia guarda miles de millones para la Segunda Venida de Cristo?” escribió en la narrativa de 74 páginas que acompaña su queja.

Sugiere que los líderes de la iglesia favorecen continuar recolectando diezmos para evitar “perder el control sobre el comportamiento de sus miembros” si los liberan de sus obligaciones financieras. En junio, la iglesia aumentó el costo mensual pagado para la mayoría de las familias para cubrir el costo de sus hijos que sirven como misioneros de $ 400 a $ 500 por mes.

Los líderes han tratado constantemente de minimizar la especulación sobre el alcance de la riqueza de la iglesia. Citando a un expresidente de la iglesia durante el discurso del año pasado, el obispo Caussé dijo: “Cuando todo está dicho y hecho, la única riqueza real de la iglesia está en la fe de su gente”.

Cuando un periodista alemán lo entrevistó en 2002 sobre las sugerencias de que la iglesia había acumulado miles de millones, el entonces presidente Gordon B. Hinckley dijo: “Sí, si se cuentan todos nuestros activos, sí, estamos bien. Pero esos activos, tienes que saber esto, no producen dinero. Esos bienes consumen dinero”.

La estimación de Nielsen de los activos de Ensign coloca a la organización de inversión mormona entre una de las empresas y organizaciones benéficas más ricas del país. Microsoft, [Google] y Apple tienen cada uno entre $ 100 mil millones y $ 136 mil millones en efectivo, según las presentaciones más recientes de esas compañías, mientras que la Universidad de Harvard tiene la mayor dotación académica del país con $ 41 mil millones. La Fundación Bill y Melinda Gates es la fundación filantrópica privada más grande del mundo con $ 48 mil millones.

Además de criticar la escala de la riqueza acumulada por la iglesia, la queja de Nielsen acusa a los líderes de la iglesia de actuar de manera inadecuada en las raras ocasiones en que se han pagado fondos de la división de inversiones.

Según Nielsen, $ 2 mil millones de Ensign se han utilizado en la última década para rescatar a una compañía de seguros administrada por la iglesia y un centro comercial en Salt Lake City, un proyecto conjunto entre la iglesia y una importante empresa de bienes raíces.

Citando una presentación interna que incluye como evidencia, Nielsen alega que en 2009, Ensign usó fondos para rescatar a la compañía de seguros [mormona] Beneficial Life, la que estaba sufriendo por su exposición a valores respaldados por hipotecas en medio de la crisis financiera.

En ese momento, un periódico propiedad de una iglesia informó que otra compañía  comercial de iglesia diferente, Deseret Management, había inyectado $ 594 millones en Beneficial Life para compensar su déficit. Mark Willes, presidente y director ejecutivo de Deseret Management, recibió un informe que decía que no se había utilizado dinero de diezmo en la transacción.

Sin embargo, la presentación interna suministrada al IRS por Nielsen habla de una transferencia de $ 600 millones de Ensign a Beneficial Life en 2009. Nielsen dijo que los fondos fueron tomados específicamente de la cuenta de Ensign que recibe el excedente de los diezmos [es decir, el diezmo que sobra después de cubrir los gastos administrativos de la Iglesia]. Nielsen dijo que la transferencia no fue tratada como un préstamo y no fue registrada como una inversión en el balance de Ensign.

La queja de Nielsen alega además que entre 2009 y 2014, Ensign le pasó $ 1.4 mil millones en varias cuotas al City Creek Center, un centro comercial en el centro de Salt Lake City. El centro comercial, en parte propiedad de la iglesia, también había sido afectado por la crisis financiera.

En medio de las quejas de los miembros sobre la especulación por parte de la iglesia en el comercio minorista, los líderes de la iglesia han asegurado repetidamente durante varios años que no usarán dinero de los diezmos en el desarrollo del centro comercial, una empresa conjunta con el grupo inmobiliario Taubman.

En su declaración a The Post, la iglesia dijo que todos los ingresos que recibe finalmente apoyan su misión. “Las inversiones se puede acceder en tiempos difíciles”, dijo el comunicado.

Las reglas del IRS establecen que las organizaciones sin fines de lucro “no deben proporcionar beneficio sustancial a intereses privados” y que las ganancias de las organizaciones religiosas registradas no deben beneficiar a “ningún individuo o accionista privado” para evitar poner en peligro el estado exento de impuestos.

La riqueza y las inversiones de la Iglesia Mormona han tenido mucho eco. Una noticia de tapa de la revista Time, “Mormons, Inc.”, publicada en 1997, estimó los activos totales de la iglesia en $ 30 mil millones o más. Un artículo de Reuters de 2012 informó que la iglesia poseía “alrededor de $ 35 mil millones en templos y casas de reunión en todo el mundo, y controla granjas, ranchos, centros comerciales y otras empresas comerciales que valen muchos miles de millones más”.

La denuncia presentada por Nielsen incluye un Formulario 211, la parte formal del papeleo del IRS usado para informar evasión fiscal, una carta de presentación notariada a los funcionarios, más el documento narrativo de 74 páginas coescrito con su hermano en el que detalla sus acusaciones.

Estos documentos fueron enviados a la oficina de denuncia de irregularidades del IRS en Ogden, Utah, junto con un pen drive que contiene versiones digitales de documentos y correos electrónicos que Nielsen recolectó durante su tiempo en Ensign, dice la queja. También proporcionó información sobre las cuentas bancarias de Ensign y una lista de empleados con los que los funcionarios deben comunicarse.

La denuncia describe cómo los líderes de Ensign protegen agresivamente su información financiera. Los empleados del Ensign “están entrenados para ser especialmente sensibles” sobre los datos que fluyen fuera de la corporación, dice la denuncia. “Por supuesto, todas las corporaciones necesitan proteger su información, pero las medidas del [Ensign] llega a las fronteras de la paranoia”.

Solo cuatro ejecutivos principales de Ensign pueden ver los estados financieros completos de la compañía, de acuerdo con la denuncia, y los miembros del personal de inversión sólo pueden acceder información sobre los activos de Ensign relacionados con su propia área de trabajo.

Poco ha sido revelado públicamente por Ensign, cuya dirección de sitio web redirige a los visitantes a la página de inicio de la iglesia.

La compañía presenta declaraciones de impuestos anuales abreviadas que informan los impuestos que pagó sobre la pequeña fracción de su actividad de inversión que está sujeta a impuestos. Los retornos, que están disponibles al público, muestran que en algunos años recientes la compañía ha reportado pérdidas de millones de dólares, un período en el cual, según la denuncia, una contabilidad más completa de sus operaciones habría mostrado miles de millones de dólares en ganancias.

Este tipo limitado de declaración de impuestos requiere que el Ensign revele el valor total de sus tenencias, la que, según la queja, ha sido de decenas de miles de millones de dólares por años. En esas declaraciones, Ensign a veces ha declarado que tenía $ 1 millón, otras veces “más de $ 1,000,000”, y una vez dejó esta sección del papeleo sin llenar.

Durante su entrevista del 2002 con un periodista alemán, se le dijo a Hinckley que varias denominaciones importantes en Alemania publican los registros de sus finanzas. ¿Por qué no los mormones?

“Pensamos que la información pertenece a quienes hicieron la contribución, y no al mundo”, dijo Hinckley, quien murió en 2008.

(Visited 320 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)