Ex obispo mormón arrestado por tráfico humano

Por Bronagh Tumulty

(KUTV) — Un hombre de Riverton y un hombre de Lehi enfrentan cargos después de sus arrestos como parte de una operación encubierta de tráfico humano.

Ambos fueron arrestados el 14 de febrero. David Moss, de 51, es un residente de Lehi. Hasta su arresto, él era un obispo dentro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Él estaba a cargo del barrio Mill Pond Ward en su ciudad.

Los residentes dicen que quedaron anonadados por la noticia, expresando solidaridad con la esposa y la familia de Moss.

2News aprendió que en 2012, a Moss se le pidió renunciar del departamento de policía de la ciudad de St. George. Tenía la posición de teniente con poder de supervisar varias unidades, incluyendo a los miembros de escuadrones de pandillas y antivicio. Había estado empleado por el departamento por 15 años antes de las alegaciones de que había estado involucrado en relaciones sexuales consensuales con al menos dos mujeres, una de las cuales era su subordinada. La acción disciplinaria tomada por al pedirle la renuncia estaba basada en el hecho de que estaba en horario de trabajo cuando participó en esas relaciones.

Liz Porter, quien vive en el sur de Utah, dice que ella y su familia han conocido a Moss por unos 30 años. Ella le dijo a 2News que perdieron contacto luego de un incidente entre Moss y su sobrino. Ella dice que está alegre de que se haya atrapado a Moss, pero también expresó solidaridad por su esposa y sus hijos.

Con respecto a las últimas acusaciones contra Moss, dos detectives encubiertos inicialmente se contactaron con él en redes sociales bajo el seudónimo de “Piloto”. Se entiende que Moss creía que esas detectives encubiertas eran prostitutas y él supuestamente describió que podía “manejarlas”, no como “proxeneta” sino para ayudarles a evitar ser atrapadas. Las autoridades dicen que él describió cómo podría protegerlas, ayudándolas a evitar a la policía y que se haría cargo de los clientes y que ellas los “entretendrían”.

Al parecer, Moss también les dijo que había “manejado” a otras chicas y, en al menos una ocasión, se le acusa de agarrar la mano de una de las detectives y de ponerla por la fuerza en sus genitales sobre los pantalones. Luego, supuestamente se desabrochó los pantalones y expuso sus genitales a las dos detectives.

Moss salió de la cárcel el 14 de febrero y las detectives dieron seguimiento a las pruebas que habían recopilado. El martes, fue arrestado nuevamente en su casa en Lehi. Salió de la cárcel el miércoles por la mañana, pero enfrenta múltiples cargos, incluyendo la explotación de una prostituta y agresión sexual.

Debido a sus roles anteriores en la fuerza policial y como líder en la Iglesia SUD, además de haber dicho supuestamente a los detectives que había “manejado” a otras chicas, se le pide a cualquier persona que haya estado involucrada de esta manera con Moss que se comunique con los investigadores de la oficina del sheriff del condado Utah al 801-851-4010.

En una declaración, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días dijo a 2News:

“El comportamiento alegado en este incidente es completamente inaceptable e impropio de cualquier miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y especialmente de alguien que se desempeña en una posición de liderazgo local. Al enterarse de esta situación, los líderes locales tomaron medidas inmediatas para relevarlo de su papel e identificar a su reemplazante”.

Como parte de la misma investigación, Richard Martin, de 29 años, de Riverton también fue arrestado. Los detectives encubiertos en un caso anterior inicialmente hicieron contacto con él en las redes sociales el 9 de mayo de 2016. En ese contacto, se presume que Martin creía que se estaba comunicando con una niña de 13 años, describiendo cómo quería tener relaciones sexuales y sexo oral con ella, pero los detectives no pudieron organizar una reunión. El contacto en las redes sociales se estableció nuevamente a principios de este mes, cuando Martin supuestamente creía que estaba hablando con la madre de niñas de 12 y 6 años. Nuevamente, se le acusa de participar en una discusión sobre el deseo de participar en una relación de naturaleza sexual con ambas niñas.

Él enfrenta nueve cargos de delitos graves de segundo grado de atraer a un menor por Internet o texto. Permanece en la cárcel del condado de Utah con una fianza de $ 30,000.

(Visited 221 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)