Mintiendo cara a cara con élder Cook, 2a parte

Podcast

Pesquisas Mormonas Ep. 188: Mintiendo cara a cara con élder Cook
{{heart_svg}}LikeLikedFree Download {{embed_code}} Copy Embed Embed
0

Video

Emma se enteró de esta práctica cuando José ya se había casado con varias: http://josephsmithspolygamy.org/common-questions/emma-smith-plural-marriage/

EEUU vs. La Iglesia SUD: https://en.wikipedia.org/wiki/1890_Manifesto

El fantasma de la poligamia eterna: https://www.amazon.com/Ghost-Eternal-Polygamy-Haunting-Hearts/dp/0997458208

Cartas de Charles Anthon: http://sainesburyproject.com/pesquisasmormonas/015.pdf

Ensayo sobre los relatos de la primera visión sin los relatos de la primera visión: https://www.lds.org/topics/first-vision-accounts?lang=spa&old=true

Historia del vecino de Smith que encontró la piedra vidente: http://sainesburyproject.com/pesquisasmormonas/032.pdf

Citas de los profetas sobre la importancia de la poligamia:

Algunas personas han supuesto que la doctrina del matrimonio plural era una especie de superfluidad, o no esencial, para la salvación o la exaltación de la humanidad. En otras palabras, algunos de los santos han dicho, y creen, que un hombre con una esposa, sellado por la autoridad del sacerdocio para el tiempo y la eternidad, recibirá una exaltación tan grande y gloriosa, si es fiel, como posiblemente podría con más de una. Quiero aquí introducir mi solemne protesta contra esta idea, porque sé que es falsa. No se promete ninguna bendición excepto bajo condiciones, y la humanidad no puede obtener ninguna bendición más que cumpliendo fielmente las condiciones o la ley sobre las cuales se promete lo mismo. El matrimonio de una mujer con un hombre por el tiempo y la eternidad por el poder del sellamiento, de acuerdo con la voluntad de Dios, es un cumplimiento de la ley celestial del matrimonio en parte, y es bueno en la medida de lo posible, y hasta ahora como un hombre cumple estas condiciones de la ley, recibirá su recompensa por ello, y esta recompensa, o bendición, no podría obtenerse por otros motivos o condiciones. Pero esto es solo el comienzo de la ley, no el todo. Por lo tanto, quienquiera que haya imaginado que podría obtener la plenitud de las bendiciones pertenecientes a esta ley celestial, cumpliendo solo una parte de sus condiciones, se ha engañado a sí mismo. Él no puede hacerlo. Cuando ese principio fue revelado al profeta José Smith … no titubeó, aunque no fue hasta que un ángel de Dios, con una espada desenvainada, se paró frente a él y ordenó que él entrara en la práctica de ese principio, o que él debería ser completamente destruido o rechazado, que avanzó para revelar y establecer esa doctrina.

  • Journal of Discourses, Vol.20, p.28 – p.29, Joseph F. Smith, 7 de julio de 1878

Los beneficios derivados de la observancia justa de esta orden de matrimonio no son solamente para el esposo, sino que son compartidos equitativamente por las esposas; no solo esto es verdad sobre la base de la obediencia a una ley divina, sino sobre principios fisiológicos y científicos. En esta última visión, las esposas se benefician aún más, de ser posible, que el marido físicamente. Pero, de hecho, los beneficios naturales para ambos sexos, y particularmente para su descendencia, en el tiempo, sin mencionar la eternidad, son inmensamente mayores en la práctica justa del matrimonio patriarcal que en la monogamia, incluso admitiendo la eternidad del pacto matrimonial monógamo.

… Como antes se dijo, ningún hombre puede obtener los beneficios de una ley por la observancia de otra, por fiel que sea en lo que hace, ni puede asegurarse la plenitud de ninguna bendición sin que cumpla con la ley sobre la cual se predica, pero recibirá el beneficio de la ley que obedece. … Entiendo que la ley del matrimonio celestial significa que todo hombre en esta Iglesia, que tiene la capacidad de obedecerlo y practicarlo en rectitud y no lo hace, será condenado. Yo digo que entiendo que significa justamente eso y nada menos, y testifico en el nombre de Jesús que significa eso. …

  • Journal of Discourses, Vol.20, p.31, Joseph F. Smith, 7 de julio de 1878

Los únicos hombres que se convierten en dioses, incluso entre los Hijos de Dios, son los que entran en la poligamia. Otros alcanzan una gloria e incluso se les permite entrar en la presencia del Padre y del Hijo; pero no pueden reinar como reyes en la gloria, porque se les ofrecieron bendiciones y se negaron a aceptarlas.

  • Journal of Discourses, Vol.11, p.268 – p.269, Brigham Young, 19 de agosto de 1866

El presidente John Taylor fue al Señor en la Verdadera Orden de Oración y le preguntó al Señor Su opinión y Su voluntad concerniente a la práctica continua del matrimonio plural en la Iglesia SUD. La voz del Señor le llegó al presidente Taylor y le dijo: “Mi hijo John: me has preguntado sobre el nuevo y eterno pacto y cuán vinculante es para mi pueblo. Así dice el Señor: Todos los mandamientos que doy deben ser obedecidos por aquellos que se llaman por mi nombre a menos que sean revocados por mí o por mi autoridad, ¿y cómo puedo revocar un pacto eterno? Porque yo, el Señor, soy eterno y mis eterno pactos no pueden ser abrogados ni suprimidos, [sino que] permanecen para siempre. ¿Acaso no he dado mi palabra con mucha claridad sobre este tema? Sin embargo, un gran número de mi pueblo no ha sido negligente en la observancia de mi ley ni en el cumplimiento de mis mandamientos, y sin embargo he soportado con ellos estos muchos años y esto debido a su debilidad a causa de los tiempos peligrosos. Y, además, me complace más que los hombres usen su libre albedrío con respecto a estos asuntos. Sin embargo, yo, el Señor, no cambio, ni mi palabra y mis convenios. Y he dicho hasta ahora, por mi siervo José, que todos los que entren en mi gloria deben y van a obedecer mi ley. Y, ¿no les he ordenado a los hombres que si fueran la simiente de Abraham y entraran en mi gloria, deben hacer las obras de Abraham? No he revocado esta ley ni lo haré, porque es eterna, y los que entren en mi gloria deben obedecer las condiciones de la misma, aun así Amén”.

  • John Taylor Papers, Church Historian’s Office, Sept. 27th, 1886, Centerville, Utah – Unpublished Revelations Vol. 1, Collier,1979.

Hablo de la pluralidad de esposas como uno de los principios más santos que Dios alguna vez le haya revelado al hombre, y todos aquellos que ejercen una influencia que sea contraria a ella sobre aquellos a quienes se le enseña, hombre o mujer, serán condenados, y ellos y todos los que serán influenciados por ellos sufrirán los embates de Satanás en la carne; porque la maldición de Dios estará sobre ellos, y la pobreza, la angustia y la aflicción de espíritu serán su porción; mientras aquellos que honran esto y cada institución sagrada del cielo brillarán como las estrellas en el firmamento del cielo, y el aumento de su reino y gloria no tendrá fin. Esto igualmente se aplicará a judíos, gentiles y mormones, hombres y mujeres, viejos y jóvenes.

  • Journal of Discourses, Vol.11, p.211, Heber C. Kimball, April 4, 1866

Pero nombraré una cosa, y es respecto al matrimonio plural. Muchos hombres dicen: “Oh, bueno, puedo estar bien, puedo vivir, y creo que solo tendré una esposa”. Bueno, ese es su privilegio, nadie lo obliga a tomar más de una; pero con el mandamiento del Señor ante nosotros como un resplandor de luz, ¿podemos ignorarlo y servirle aceptablemente? Si podemos, ¿por qué no retener esas leyes y mandamientos en el cielo y no enviarlos aquí a la tierra? Estos mandamientos son enviados para nuestro bien, para nuestra salvación y exaltación. Aquí hay una mujer que, al hablar del matrimonio celestial, dice: “Le hará muy bien a los demás, pero no servirá en mi casa”; “A otra persona le puede ir muy bien, porque sus sentimientos no son tan buenos como los míos, se ha criado de forma diferente a mí”. No sé si al Señor le importará cómo fuimos criados, cuán delicados pueden ser nuestros sentimientos, o cuán groseros e incultos puedan ser. Creo que si nos sometemos a la ley del cielo, esa ley tiene el poder de refinarnos y adecuarnos a la inmortalidad y la vida eterna. Esa es mi opinión. Ahora escucha a esta buena hermana, ella dice: “No servirá para mí, no me voy a someter”. Otra hermana dice: “Estoy dispuesta a someterme a la ley de Cristo”. Deje que estas dos hermanas se reúnan y hablen sobre la ley del matrimonio, y vean si sus espíritus no se juntarán. No se unirán más que el agua y el aceite. … Estoy agradecido por este privilegio de decir algunas palabras. Espero no haber hecho ningún daño, y no haber dicho nada que sea contrario a la voluntad de Dios o a los sentimientos de los puros de corazón, ya que son tan sagrados para mí como la ley de Dios, y yo no quiero ofender innecesariamente al impío; pero no soy tan particular como para salvarlos o protegerlos. Quiero decir la verdad y dar un testimonio fiel. He estado en esta Iglesia unos cuarenta y tres años, casi desde el principio, porque fui bautizado en la Iglesia el 31 de octubre de 1831, y fui ordenado el mismo día y enviado para predicar el Evangelio, y más o menos, la mayor parte del tiempo desde entonces, he estado involucrado en ese trabajo.

  • Journal of Discourses, Vol.16, p.236, Orson Hyde, October 5, 1873

Ahora, en relación con la posición que ocupamos respecto de la pluralidad, o, como se denomina, la poligamia, difiere de la de los demás. He notado el uso de varias naciones con respecto al matrimonio; pero, como he dicho, no estamos en deuda con ninguno de ellos por nuestra religión, ni por nuestras ideas del matrimonio, vinieron de Dios. ¿De dónde vino este mandamiento en relación con la poligamia? También vino de Dios. Fue una revelación dada a José Smith por Dios, y se hizo obligatoria para Sus siervos. Cuando este sistema se introdujo por primera vez entre esta gente, fue una de las cruces más grandes que jamás haya sido tomada por ningún grupo de hombres desde el comienzo del mundo. José Smith le dijo a otros; él me dijo, y puedo dar testimonio de ello, “que si este principio no se hubiera introducido, esta Iglesia y reino no podrían continuar”. Cuando se dio este mandamiento, era tan religioso, y tan vinculante para los élderes de esta Iglesia, que se les dijo que si no estaban preparados para entrar en él, y para detener el torrente de oposición que vendría a consecuencia de esto, las llaves del reino les serían quitadas. Cuando veo que alguna de nuestras personas, hombres o mujeres, se oponen a un principio de este tipo, ya hace años los establecí como en el camino más alto hacia la apostasía, y lo hago hoy; los considero apóstatas sin interés en esta Iglesia y reino. Ha sido hasta ahora, entonces, una institución religiosa que afecta mi conciencia y las conciencias de todos los hombres buenos; es tan religioso que se conecta con el tiempo y con la eternidad. ¿Cuáles son los convenios en los que entramos, y por qué José Smith dijo que, a menos que este principio se ingresara en este reino, no podría continuar? Deberíamos saber los por qué y las causas en relación con estos asuntos, y entender algo sobre el principio enunciado. Estas son simplemente palabras; deseamos saber su significado.

  • Journal of Discourses, Vol.11, p.221, John Taylor, April. 7, 1866

Brigham Young, el segundo presidente de la Iglesia Mormona hizo estas declaraciones:

Ahora, si alguno de ustedes NIEGA LA PLURALIDAD DE ESPOSAS y continúan haciéndolo, les prometo que serán MALDITOS; e iré aún más lejos, y diré que esta revelación, o cualquier otra revelación que el Señor haya dado, y la niegan en tus sentimientos, les prometo que SERÁN MALDITOS.

  • Deseret News Nov. 14, 1855
(Visited 75 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)