Episodio 175: Porter Rockwell, el Sansón mormón

Podcast:

Pesquisas Mormonas Episodio 175: Porter Rockwell, el Sansón mormón
{{heart_svg}}LikeLikedFree Download {{embed_code}} Copy Embed Embed
0

__________

Puede bajar el ensayo en PDF aquí

Porter Rockwell: El Sansón mormón

Basado en el ensayo de Russell Burrows, “The Mormon Samson: Porter Rockwell”, publicado en el sitio web de la Universidad de Weber State

Nota: El ensayo del profesor Burrows es una obra de prosa bastante complicada. Burrows usa florines retóricos y relatos en voz pasiva que hacen la lectura complicada. Por esta razón, decidí simplificar el texto, a la vez que eliminé detalles que me parecieron irrelevantes y agregué detalles de escenas que me parecieron interesantes.

Él era un mormón viejo y honesto, y una vez José Smith le profetizó, “No te cortes el pelo y ninguna bala ni cuchillo te dañará”.[1] Y aunque Porter Rockwell se reunió cada vez menos con los santos en las reuniones de los domingos, llegó a consagrarle a la iglesia su trabajo como guardaespaldas de los profetas y apóstoles, su cuidado vigilante de los caminos de Utah y su incorregible comercio de whiskey. Y aunque era real y de carne y hueso, decididamente grueso y con pecho de barril, el nombre de “Port” Rockwell ha ascendido a las leyendas más salvajes del salvaje oeste. Las publicaciones anti mormonas de su propio tiempo exageraron las historias sobre él de manera absurda, llamándolo un fanático tan grande de su fe que por ella había matado a cientos en sangre fría. Pero más tarde fue relegado a las historias más breves, favoritas de los contadores de cuentos durante el Día de los Pioneros de Utah y también en las ocasionales fogatas de los campamentos scouts mormones.

Bautizado Orrin Porter Rockwell (1813-1878) de Belcher, Massachusetts,[2] demostró ser un hombre en una misión en toda la frontera (es decir, en lo que en esa época estaba al oeste del límite final de los Estados Unidos. La frontera es la tierra desconocida que muchos cazadores de piel de castor, buscadores de oro y pioneros fueron encontrando y colonizando. Es en referencia a esa frontera que los programas viejos de Star Trek comenzaban diciendo, “El espacio, la última frontera”). Porter siguió la frontera en unas de sus olas migratorias más fuertes por el Canal de Eerie del oeste de Nueva York y hacia Ohio. De allí, y siempre viajando con sus mormones, fue a Missouri, Illinois y al Territorio de Utah, y luego, tres veces a los campamentos de buscadores de oro en California. Como muchos de los que viajaron al este, él fue analfabeto toda su vida, y orgulloso de serlo. Pero si hubiera escrito algún tipo de diario, se podría compararse con el de Wild Bill Hickok, o con el de Wyatt Earp. Estos hombres han llegado hasta nosotros en sus propias palabras, así como en leyendas, y aunque no siempre siguieron la ley, ellos, sin embargo, se convirtieron en los preeminentes guardianes de la paz en el Lejano Oeste. Entonces, una parte de Rockwell puede considerarse la versión mormona de los cazadores de pieles y vaqueros que pelearon valientemente, a menudo peligrosamente, para cerrar una frontera que en esos días salvajes los habían convertido en leyendas en primer lugar. El nombre de Porter Rockwell debe ser tan duradero como el de Butch Cassidy, otro que se escondió en Utah en su tiempo, cuya carrera en el crimen con su pandilla podría haber tentado a Porter si su mormonismo no lo hubiera mantenido lejos. Pero Porter Rockwell ha sido un problema sorprendente para los historiadores, tanto mormones como “gentiles”, probablemente porque no representa a ninguno de los tipos solitarios del oeste, ni se le puede adjudicar una vida muy religiosa.

Aun hoy existe el estereotipo cómico del mormón polígamo lascivo y del élder de la iglesia que “se casa con una chica, le gusta, se casa con su hermana, le gusta, se casa con otra, le gusta, se casa con su madre, le gusta, se casa con su padre, con su abuelo, con su bisabuelo, y entonces le entra el hambre y quiere más”,[3] como lo describe Mark Twain en su excursión al oeste Pasando fatigas. Y uno tiene que preguntarse qué habría escrito Twain del Sansón mormón si lo hubiera conocido. Y es que Rockwell participó en la poligamia de su fe “a la fuerza”, como les gustaba decir en el siglo diecinueve, cuando él y una mujer, cuyo nombre no conocemos, casada con Amos Davis, se escaparon para formar una familia propia. La historia dice que mientras ella empacaba para irse con su nuevo esposo, Rockwell estaba en el porche de Davis inspeccionando con gran interés el mecanismo del gatillo de su pistola. Solo podemos imaginarnos la incomodidad de Davis al ver a Rockwell esperando a su esposa, viéndose despreocupado pero amedrentador. Pero, a pesar de eso, Davis la dejó ir tan conforme como lo estaba su esposa al irse. Y uno tiene que preguntarse qué pasó con este matrimonio, porque ella figura menos en las afecciones tormentosas de Rockwell que en las de Davis. Los pocos registros que tenemos sugieren meramente que Rockwell y la mujer se fueron juntos en medio del caos durante el forzado escape mormón de Nauvoo. No hay ninguna palabra de que hayan aparecido en ningún lado juntos. ¿Por qué entonces suponemos que hubo un matrimonio? Porque, ¿qué mormón de la época en buena posición no quiso tener otro matrimonio, o varios más? Rockwell afirmó que iba a tener otra esposa, y más que probablemente lo hizo.[4] Es solo la anonimidad de su segunda esposa lo que nos da pausa, y la más probable razón por la que no aparece en las listas de sus esposas. Sus primera, tercera y cuarta esposas fueron Luana Beebey, Mary Ann Neff y Christine Olsen.[5] Y aunque se casó con esas cuatro, y aunque tuvo catorce hijos,[6] su poligamia se parece más a una aventura amorosa serial. Sus primeros dos matrimonios parecen haberse desmoronado, ya que estaba constantemente yendo de un lado para otro. Las complicaciones de parto le robaron a Mary Ann Neff, la única con la que parece haber estado realmente feliz y con quien más o menos permaneció en casa.[7] Y fue bastante después que se casó con poco entusiasmo con Christine Olsen, quien había estado trabajando como su ama de casa mientras él estaba en camino, viajando en vagones. Y no fue el “llamamiento” de Rockwell, como se decía entre los miembros, mantener a sus esposas situadas bajo un solo techo.

El primer matrimonio de Rockwell se celebró el 2 de febrero de 1832, y fue la primera boda en el Condado de Jackson, en Missouri, la primera fortaleza mormona en ese estado.[8] Rockwell se había casado, además, en lo que José Smith había llamado, según sus revelaciones, “tierra sagrada”. Todo el Condado de Jackson había sido, según Smith, el Jardín de Edén, y al norte del Condado de Davies estaba Adán-Ondi-Ahmán, el valle donde Adán aprendió a comer pan con el sudor de su frente.[9] Allí sintió que la mortalidad que había ayudado a traer al mundo se le estaba acercando, así que, llamando a Set, Enós, Jared, Enoc y Matusalén, junto con el resto de su posteridad, el Padre de Todos dijo adiós, hasta que los misurianos escépticos fueran los anfitriones del último recogimiento de Sion. Con toda esta escatología mormona flotando en el aire, el matrimonio de Rockwell debe de haber sido el precedente de cómo los santos debían observar sus sacramentos de tomar y darse en casamiento.

Pero Rockwell era un mormón diferente: Una de las anormalidades de Porter era ser un hombre de iglesia que disparaba derecho y rápido. Rockwell, luego de ser nombrado policía, le disparó desde su caballo, vengando a su amigo José, a Frank Worrell, el teniente de los Carthage Greys, infame por haber conspirado con la turba que planeó asesinar a Smith.[10] Los defensores de la iglesia dicen que esto no fue un asesinato, ya que disparó por orden de un superior. El sheriff Jacob Backenstos estaba siendo perseguido por cuatro hombres a caballo y le pidió a Rockwell que lo ayudara, a lo cual el guardaespaldas mormón mató a Worrell. FAIR Mormon dice que no fue un asesinato sino un acto de defensa a un hombre de la ley,[11] pero es bastante casualidad que de los cuatro posibles hombres a quienes pudo haber disparado, Worrell, un hombre que habría formado parte del grupo de personas que asesinaron a Smith, y no solo eso, sino un líder de ese grupo, después de que los miembros de la iglesia, no solo Porter, habían prometido vengar la muerte de Smith en el templo, fuera quien cayó bajo el acertadísimo rifle de Rockwell.

También, en términos de motivos y oportunidad, fue casi certeramente Rockwell quien, en una noche oscura y húmeda, puso una pistola pimentera alemana en la ventana del gobernador Lilburn Boggs, el autor de la orden de exterminio que expulsó a los mormones de Missouri.[12] Los apologistas de FAIR Mormon son muy defensivos en este respecto. Hay muchas biografías respetables del guardaespaldas mormón en las que se cita a Porter confesando el crimen. Schlinder y Will Bagley afirman que lo hizo, pero el artículo de FAIR dice que, como Rockwell no fue encontrado culpable, no pudo haber cometido el asesinato.[13] Pero FAIR ignora que Rockwell confesó su crimen después de haber sido absuelto, cuando era demasiado tarde como para usar su palabra como evidencia en su contra. En otras palabras, FAIR no ofrece ninguna evidencia de que Porter no asesinó a Boggs, solo que las evidencias existentes no concuerdan con las acciones de un jurado que no tenía toda la información necesaria. Esto tiene que ser algún tipo de falacia lógica, pero no se me ocurre en este momento cuál es.

Porter entonces usó el alias “Brown” para tratar de pasar desapercibido, pero, a diferencia del capitán John Brown, quien dirigió una revuelta de esclavos en Kansas y en Virginia, y a quien el comandante de la Confederación, Robert E. Lee, lo ejecutó ahorcándolo, Rockwell vivió una larga vida y murió de lo que los doctores de Salt Lake describieron solo como “una falla de la acción nerviosa del corazón”.[14]

El Libro de Jueces nos da una buena idea de dónde salió toda esta violencia fronteriza cuando los hombres de Judas exigen saber, “¿Por qué habéis subido contra nosotros?” y los filipinos respondieron, “Hemos subido para prender a Sansón a fin de hacerle como él nos ha hecho”, lo cual es un reflejo de lo que el mismo Sansón dijo, “Como ellos me hicieron, así les he hecho” (15, 16), y de allí hay una muy corta distancia a la reacción de Rockwell, cuando, montando su caballo la mañana del 28 de junio de 1844 gritó hasta quedar afónico, “Mataron a José [Smith]. Lo han matado. Que Dios los maldiga. ¡Lo han matado!”[15]

El subsiguiente éxodo mormón al valle del Gran Lago Salado vio a Rockwell prácticamente reencarnado, tan dramáticamente había cambiado durante el duro éxodo que su gente había sufrido. Al comienzo Rockwell había sido un barquero trabajando con su padre[16] antes de convertirse en un lobo de las praderas. Durante el primer trayecto de lo que sus mormones llamaron “El campamento de Israel”, viajó cinco veces desde allí a Iowa entre marzo y mayo de 1846,[17] ayudando a reparar carretas y a los viajantes, Rockwell prácticamente vivió en su montura. Esto a pesar de que unos meses antes, escapando después de haber sido acusado de disparar al gobernador, estaba tan exhausto y sus pies tan doloridos, que, con los 75 centavos que le quedaban, el Sansón mormón le pagó a un extraño para que lo llevara en su espalda, tan desesperado estaba Rockwell de escapar de las cárceles de Missouri.[18]

Si bien muchos lo temían por ser, ya en su época, un pistolero legendario, también era conocido entre sus mormones por abusarse al ayudarlos en su inmigración. Ayudó a mover carromatos y ganado sobre terreno duro, al mismo tiempo que buscó agua y grana y luchó contra indios hostiles, lo que requirió una dureza que habría espantado a la mayoría de nosotros. Rockwell recién había terminado de ayudar a Orson Pratt a encontrar el camino por el que un año antes la desafortunada campaña de Donner/Reed había forzado su camino hacia el Valle del Lago Salado[19] cuando, once días después, dio la vuelta y fue con Ezra Benson a la empinada cordillera de Wasatch, y luego al este a Independence Rock, donde se reunió con el cuerpo principal de los inmigrantes del ’47 y los guio a la tierra prometida de Sion en el oeste.[20] Pero antes de descender en Salt Lake por segunda vez, Rockwell se encontró con Brigham Young en su camino a Council Bluffs, en Iowa, y regresó para guiar un grupo aun más grande el verano siguiente. Después de escoltar a Brigham Young más allá de los indios peligrosos (los crows, hambrientos de caballos, habían robado al menos cincuenta cabezas, y Rockwell solo recuperó ocho), regresó, ese otoño, por tercera vez a Salt Lake.[21] En cuanto llegó a lo que se acababa de nombrar la Gran Ciudad del Lago Salado de la Gran Cuenca de Norte América, se unió con Jefferson Hunt y en noviembre partieron hacia california,[22] donde fueron a comprar comida y semillas para los asentamientos precarios de Salt Lake pero que casi se habían muerto de hambre en el desierto de Mojave. Entonces, en la primavera del ’48, Rockwell condujo ganado desde San Diego. Tal vez hubiera necesitado un buen descanso, pero en su lugar, fue a Salt Lake y de ahí a las praderas para encontrarse con el grupo que Brigham Young estaba guiando.[23]

En la primavera del ’49 y el verano del ’50, Rockwell regresó a California por segunda vez.[24] En San Francisco, fue capaz de juntar los diezmos del apóstata ladrón Sam Brannan. Pero Brannan fue solo una tarde de trabajo en una temporada entera en Sacramento, la cual pasó en su mayoría en los campos de oro de Sacramento, comercializando en whiskey en el bar Murderer y en la Isla Mormona del American River, demostrando su habilidad como comerciante, ya que en lugar de desperdiciar su dinero y tiempo buscando oro, como tantos otros lo hicieron hasta llegar a la quiebra, tomó la decisión más sabia al ofrecerle a los buscadores de oro algo que querían de manera desesperada y que les ofrecía un alivio de sus durísimos días de trabajo y estrés. En lo que no demostró ser muy astuto es en su elección de aliases, ya que, durante su tiempo en las Sierras, donde su víctima, el gobernador Boggs, quien se estaba recuperando del balazo que Rockwell le regaló y quien estaba en la misma ciudad, Rockwell eligió su antiguo nombre de “Brown”, el cual no había engañado a Boggs ni a los defensores de la ley de Missouri en el pasado.[25]

A esto le siguieron un par de años de relativa tranquilidad en Salt Lake, en los que Rockwell se casó por tercera vez y trabajó más duro que nunca cortando la escasa madera de los cañones empinados y secos de Wasatch. Pero este período tranquilo fue puntuado por emborracharse amigablemente con los indios utes Walkara y luego tener que pelear contra el jefe guerrero cuando los tratados de paz fallaron en lo que se conoció popularmente como la “Guerra de Walker”.[26]

Entonces, en el ’55, California lo llamó otra vez cuando fue a abrir un camino hacia el sur de Utah a las notorias Salt Flats,[27] mientras que, en el ’56 y ’57, otra vez estaba viajando hacia el este con la Compañía Transportista y Express de Brigham Young.[28] Rockwell estaba bajo contrato para transportar mercaderías para su empresa YX sobre la parte montañosa del camino entre Laramie y Salt Lake City.

Pero la empresa YX de Rockwell falló: El ejercito del coronel Albert Sidney Johnston y la Guerra de Utah del ’57 llevaron a Rockwell a las tácticas de guerrilla por medio de la cual los atacantes mormones capturaron a unos 75 vagones del ejercito, convirtiendo unas 500.000 libras de provisiones en una fogata valorada en cien mil dólares,[29] o millones en dinero actual, y ayudó a ilustrar el rencor que llevó a los mormones a insultar a sus compatriotas llamándolos “americratas” u “oclócratas”. La Guerra de Utah marcó la peor relación entre el estado mormón de Deseret y los Estados Unidos, cuando Porter Rockwell, Bill Hickman y Lot Smith asaltaron a los ejércitos de Johnston, dejándolos hambrientos y helados en el noroeste de las montañas de Uinta.

Pero, a pesar de las leyendas sobrehumanas de Rockwell, el verdadero Sansón mormón era muy humano, como cuando sus flatulencias en la iglesia crearon suficiente hilaridad como para que Brigham Young no las notara. En un campamento en Scotts Bluff, el grupo de pioneros se entretuvo hacienda un juicio falso. Esta corte llamó al defensor, Rockwell, ante el obispo reverendo Whipple

para responder a la acusación de haber emitido en la reunión del domingo pasado un sonido a posteriori desde el asiento de honor algo que parecía el rugido de un trueno distante, o la explosión pesada de artillería, poniendo así en peligro la tranquilidad de los nervios olfatorios de los presentes, así como distraer sus mentes de las palabras del discursante.[30]

Durante este tiempo, Rockwell era el guardaespaldas de Brigham Young, pero este último ya había tenido suficiente de las escenas rufianescas de este campamento. Young, conocido como “el león del Señor”, los retó de tal manera que amenazó con dar la vuelta y hacer que todos regresaran de donde habían venido, recordándonos a un padre exasperado en un largo viaje en coche con chicos peleando en el asiento trasero. En un apasionado discurso alrededor del tiempo del juicio humorístico, Young dijo,

Nadie me ha dicho lo que estaba pasando en este campamento, pero lo he sabido todo el tiempo. He estado vigilando sus movimientos, su influencia, sus efectos, y sé cuál es el resultado si no ponen un fin a todo esto… Sé que van a ser una gente arruinada y serán destruidos y sin remedio, y a menos que cambien y tomen un rumbo de conducta diferente, un espíritu diferente al que hay ahora en el campamento, no voy a seguir adelante.

Si este campamento estuviera compuesto de gente que recién ha recibido el evangelio, hombre que no han recibido el sacerdocio, hombres que no han pasado por las ordenanzas del templo y quienes no han tenido años de experiencia suficientes como para haber aprendido de la influencia de los espíritus y las diferencias entre un espíritu bueno y uno malo, sentiría el deseo de predicarles y cuidarlos y decirles esto todo el tiempo, día y noche. Pero aquí hay élderes de Israel, hombres que han tenido años de experiencia, hombres que han tenido el sacerdocio por años, ¿y tienen la suficiente fe como para levantarse y detener a un espíritu bajo, envilecido, codicioso y peleador? No, no la han tenido, y tampoco intentarían detenerlo a menos que yo me eleve en el poder de Dios y lo detenga.

He dejado que los hermanos bailen y jugueteen y se porten como negros noche tras noche para ver qué van a hacer, y a qué extremos llegarán si se les permite ir tan lejos como puedan llegar. No me gusta verlo. Los hermanos dicen que quieren un poco de ejercicio para matar el tiempo en las noches, pero si no se pueden cansar lo suficiente con un día de trabajo sin bailar todas las noches, sin llevar sus pistolas en sus hombros y caminar, llevar su madera al campo en lugar de acostarse y dormir en sus vagones, entonces aumenten su trabajo hasta que sus equipos estén muertos de cansancio y listos para caerse en la tierra.[31]

Por supuesto que el mormón fiel que escuche este relato se sentirá tan incómodo con las borracheras de Rockwell como con sus peleas a balazos. La abstinencia hoy día se ha convertido en la característica principal mormona, no la fila de esposas, así que se debe hacer la pregunta: ¿Qué héroe mormón no podría haber sido abstemio? Pero los mormones de esa época todavía disfrutaban de esas prácticas en cualquier ocasión en que pudieran poner sus manos en esos líquidos, y lo que nos olvidamos sobre la Palabra de Sabiduría es que ganó fuerza gradualmente.[32] El mismo diario de Clayton que nos da el discurso de Young también explica que “El élder Sherwood … poco después regresó acompañado por el jefe y su squaw, quienes manifestaron el deseo de quedarse con nuestro campamento esta noche. Los hermanos le prepararon una tienda para que durmieran; Porter Rockwell les preparó un café y les proporcionaron algunas provisiones”.[33] Si bien Young estaba horrorizado con los élderes borrachos del campamento, el café no parecía ser tan gran cosa. De hecho, en un discurso de 1860, Young les dijo a los miembros presentes, “Si deben usar tabaco, pongan una pequeña porción en sus bocas cuando nadie los vea, y tengan cuidado de que nadie los vea masticándolo. No los culpo de pecado”. El mismo Young recién dejó de masticar tabaco el mismo año en que dio este discurso.[34] A lo largo de todo Nueva Inglaterra, el área de los Estados Unidos donde está Nueva York, el hogar natal de José Smith, la temperancia había comenzado a flotar en el aire justo cuando el profeta fundador estaba poniendo las fundaciones del mormonismo. Él aceptó la temperancia como un principio menor de la fe, y él no fue más fiel a ese precepto que el miembro promedio, ya que el registro histórico lo muestra con un gusto por el vino y los cigarros. Rockwell y sus compañeros de la frontera todavía estimaban a la Palabra de Sabiduría tal como el mismo Smith.

A Rockwell le gustaban sus tragos, y lo metieron en más de una dificultad como es inevitable para quienes los beben todos los días en sus rondas de la tarde. Rockwell justificaba esto diciendo que, después de haber aceptado el mando de Sansón sobre sí, con la promesa del profeta de que si no se cortaba el pelo no podría ser dañado, se había, de hecho, cortado el pelo y esto lo debilitó en lo que respecta al alcohol. Pero la historia, más que mostrar su viveza al tratar de romper una ley de su fe, muestra su lado más tierno.

Durante su última aventura en California a mediados de los ’50, Rockwell visitó a Agner Moulton Coolbrith Smith, viuda de don Carlos Smith y esposa polígama del mismo José. Agnes se estaba recuperando de un caso de fiebre tifoidea que le había hecho perder todo el pelo. Rockwell, a pesar de aparentemente creer en la profecía de Smith, se cortó su propia melena para hacer una peluca para la mujer.[35] Y esto fue, dijo por el resto de su vida, lo que lo debilitó y por eso nunca podía dejar de aceptar un trago.

La ironía de la profecía de Smith es que, al regresar de sus meses encerrado en la cárcel de Missouri, acusado de asesinar al gobernador, José abrió una combinación de taberna y peluquería en su Casa Mansión, haciendo que su Sansón mormón se ganara la vida cortando el pelo de los demás. Mientras Emma estaba de viaje en St. Louis comprando muebles, José aprovechó para preparar el bar, con su barra pulida, instalada por los fieles élderes de la iglesia. Esto fue diez años después de que el profeta recibiera su revelación sobre la Palabra de Sabiduría.[36] Cuando Emma regresó y vio a Porter detrás de su barra, lavado y peinado, sirviendo licor a sus hermanos de la fe, le dijo a su esposo,

“José, ¿cuál es el significado de ese bar en nuestra casa?” … José explicó que había planeado un edificio al otro lado de la calle para el bar y la peluquería de Porter Rockwell, pero hasta que estuviera completado, Rockwell había establecido el bar en la Mansión. “¿Cómo se ve que el líder espiritual de un cuerpo religioso tenga un hotel en el que un cuarto está equipado como un establecimiento de venta de alcohol?”, preguntó ella seriamente. José respondió que todos los hoteles tenían su bar, que el arreglo era temporario y que quería compensar por los siete meses que Rockwell había pasado en la prisión….

No convencida, Emma le dijo a José que se encontrara a alguien para que le dirigiera la Mansión, “Porque lo que es yo”, continuó, “tomaré a mis hijos y me iré a la casa vieja y me quedaré allí, porque no permitiré que se críen bajo tales condiciones como este arreglo que se nos ha impuesto, ni que se junten con los tipos de hombres que visitan tales tipos de lugares. Estás en libertad de hacer tu elección; o el bar se va de la casa, o nosotros nos vamos”.

José respondió, “Muy bien, Emma; lo quitaré de una vez”. Pronto, una estructura de madera, diseñada para ser un bar y peluquería, comenzó a levantarse al frente de la calle”.[37]

La fama de Rockwell pasó a ser legendaria, comparándolo con los 200 que Sansón mató. La realidad es que Rockwell comenzó luchando más agresivamente en su juventud, cuando era más capaz de hacerlo. Durante esta época la iglesia misma también era más agresiva, luchando por su fe y por su propiedad, y a veces por sus propias vidas, ya fuera que la agresión fuera merecida o no. La violencia en ese entonces era más casual de lo que uno podría suponer, y la ley era por lo general un segundo o tercer recurso, algo a lo que se recurría si los disparos o los golpes no lograban sus objetivos. Esa era la ley de la frontera.

La guerra civil entre los mormones y los misurianos era una mezcla de agresividad y defensa. Tal vez lo más interesante es que en esa época los mormones leyeron literalmente Génesis 49:17: “Sea Dan serpiente junto al camino, víbora junto al sendero, que muerde los jarretes del caballo, y cae su jinete hacia atrás”. Esto dio lugar a los danitas, una sociedad que se llamaba a sí misma “los hijos de Dan”, la que servía tanto como una purga para la disensión interna, así como una respuesta a la persecución externa. Rockwell habría encontrado el llamado de estos hijos de Dan irresistible después de que una turba había derrumbado su cabaña, junto con la de su padre, la cual estaba al lado, atando cuerdas en sus aleros, atando los otros extremos a los cuernos de sus monturas, y tirando el techo junto con la mayoría de sus paredes de troncos.[38] Ese susto, especialmente por su primera esposa, Luana, se dio en el Condado de Jackson, y con la mudanza de los mormones al Condado de Caldwell en la primavera del ’38, su primer matrimonio comenzó a desmoronarse a medida que él se empezó a convertir en uno de los cabalgadores danitas más duros.

Uno de lo registros más tempranos de la participación de Rockwell en la historia mormona es su marca entre los 83 que se juntaron para excomulgar a Oliver Cowdery, David Whitmer y Lyman Johnson.[39] Su papel en la infame pelea de Crooked River, en Missouri y en otras batallas en otros lugares es un asunto de conjetura, pero no habría sido Porter Rockwell si no hubiera jugado algún papel en provocar a hombres de 11 condados a que llamaran a 2.000 soldados para calmar lo que consideraron una rebelión mormona contra la Constitución.[40] Rockwell reaparece en los registros cuando llevó mensajes, así como taladros y palancas a José Smith, quien, a pesar de ese intento de ayuda, pasó cinco meses en la cárcel de Liberty después de rendirse en la ciudad de Far West.[41] Esa derrota llevó a los mormones a cruzar el rio hacia Illinois, y Rockwell fue uno de los primeros en apresurarse al lado de José Smith después de su escape, luego de lo cual comenzó su episodio de Nauvoo.

Azotados y aporreados, aunque no vencidos, los mormones comenzaron a jactarse más y más de que Rockwell era la apoteosis del guerrero de Cristo. Se hablaba de él como el tirador que no podía errar, un luchador que no podía ser derribado. La leyenda popular en la iglesia es que Rockwell no pudo haber sido quien trató de asesinar a Boggs, no necesariamente porque era un acto criminal y anti cristiano, sino porque, según él, “Yo nunca le disparo a nadie. Si disparo, son abaleados. El todavía está vivo, ¿no?”[42]

Rockwell podría haberse convertido en un Mike Fink, un Paul Bunyan o un Pecos Bill, pero en nuestro panteón nativo no había lugar para Rockwell, porque, en el mormonismo, sus tradiciones contenían cristianos míticos, no guerreros. Por lo que el Sansón americano fue puesto en un pedestal más bajo.

Al mismo tiempo, los diarios del país estaban teniendo espasmos de tanto que protestaban. Algo que hay que recordar del periodismo de la frontera es que raramente eran más objetivos que los mismos mormones en la cúspide de sus historias metafísicas. Considérese una del Warsaw Signal, el cual opinó, “O. P. Rockwell, este delectable espécimen de humanidad, quien fue una vez la peculiar mascota de Joe Smith y ha sido considerado desde entonces como el principal campeón de Sion”, después de lo cual se lo acusa de 1) intentar asesinar a Lilburn Buggs, 2) seducir a la señora de David Amos, 3) negarse a enterrar a uno de sus hijos con Luane Beete, prefiriendo que se hiciera “al costo público” y 4) promover lo que un creciente republicanismo llamaría “la reliquia gemela del barbarismo”, la poligamia. El ataque del Signal concluye con un sentimiento que capturaba el aborrecimiento del vecindario: “Qué hermoso código moral es el mormonismo”.[43]

Otros diarios reportaron historias de 1) cómo Rockwell se unió a Smith para ahogar a una mujer demasiado chismosa de los adulterios del profeta,[44] 2) de haber asaltado y asesinado al secretario territorial y ex mormón Almon Babbitt,[45] 3) de haber cruelmente matado a un grupo de seis viajantes de California, llamada “la masacre de Aiken”, en una de las escenas más sangrientas y repulsivas de la historia mormona,[46] 4) de haber intentado eliminar a un joven Romeo que fue lo suficientemente imprudente como para enamorarse de Alice Young, una de las hijas de Brigham, solo para más tarde cambiar de opinión,[47] 5) de haber castrado y “expiado por sangre” (ejecutado) a Henry Jones por haber tenido una relación antinatural con su madre, quien también sufrió la expiación de Brigham Young,[48] 6) de haber noqueado de una pedrada en la cabeza a Thomas Colbourn, un esclavo o ex esclavo mormón, de haberle cortado la garganta y de castrarlo después de muerto por haber sido “demasiado social” con mujeres blancas,[49] y 7) de haber ayudado a un mormón, John Gheen, a suicidarse, cuyo arrepentimiento pudo haber concluido en una expiación de sangre.[50]

Por supuesto que hay muchos más episodios. Los siete mencionados no son el total de sus “aventuras”, sino un ejemplo de las mismas. Por supuesto que la escena más famosa, y a la que tuvo que responder una y otra vez con un “¡Yo no fui! ¡Él está vivo!” fue si realmente le había disparado al gobernador Boggs. Luego, cuando el vicepresidente de Ulysses S. Grant, Shuyler Colfax, fue a Utah a condenar, entre otras cosas, a la poligamia en persona y a condenar la violencia de los santos, un borracho Porter lo interrumpió a carcajadas, diciendo, “Nunca maté a nadie que no se lo mereciera”.[51]

Algunas escenas son indudablemente ciertas, como el intento de asesinato de Boggs, y la masacre de Aiken y la expiación de sangre de Thomas Colbourn. Otras son probablemente leyendas, aunque no se puede saber con certeza si lo son o no. Según el Dr. Burrows, leer la historia de Rockwell es como caminar por las incertidumbres de la escena de un crimen que ha sido contaminada por turistas que pisotearon las cintas policiales, dejando huellas y basura donde el cuerpo yace tirado, a la vez que han tomado como suvenires evidencias vitales. Tal es la confusión, que la mejor biografía del Sansón mormón, Orrin Porter Rockwell: Man of God/ Son of Thunder, de Harold Schindler, anuncia en la tapa, “Santo o asesino en sangre fría, la evidencia está en sus manos”.[52] Pero, por supuesto, Rockwell no puede reducirse a ser el uno o el otro, y el revisar las evidencias de cada lado tiene su elemento fascinante.

Rockwell sobrevivió las guerras mormonas y se convirtió en un hombre más o menos sedentario y muy próspero. Consiguió el contrato para llevar el correo desde Salt Lake hasta Lehi, una ciudad cerca de Provo, a unos 50 kms. al sur de la capital de Utah, y a mitad de camino, en Midway, le fue muy bien con su hotel Hot Springs Brewery.[53] Con el dinero de esos dos proyectos pudo abrir un rancho de buen tamaño en las montañas de Sheeprock.[54] Fue durante esos años de su vida que se lo podía encontrar frecuentemente en la casa de una de sus hijas, donde dejaba que lo peinaran y le hicieran trenzas, y fue durante ese tiempo que recibió un llamamiento a Fish Lake, en el sur de Utah, con el mandato de Brigham Young de “colonizar las bandas rezagadas de nativos … [Ya fueran utes o navajos] y enseñarles honestidad, industrialidad, moralidad y religión”.[55]

Siguió peleando a balazos, pero esta vez detrás de una insignia de ayudante del alguacil, mayormente como guardia del Overland Stage, una compañía de transporte de correo y pasajeros. Después de lo que se conoció como El gran robo del lingote del ’68, Rockwell persiguió en el desierto por una semana a un bandido que se había llevado $40.000.[56] Esa fama ayudó a Rockwell a establecerse como el primer detective privado del territorio. Cuando Frank Karrick, un comerciante de Sacramento, perdió cierto ganado a manos de unos cuatreros, el consejo de Brigham Young fue “busca a Rockwell”.[57] Más tarde, Herman Reinhard también perdió algún ganado, y el consejo de Young fue el mismo.[58] Rockwell cumplió con ambos clientes con la misma urgencia con la que hizo todo en su vida, y ambos le pagaron generosamente. Karrick, además de su pago, le dio una montura con bordes de plata y un barril de whiskey. Pero el agradecimiento que estos dos sintieron no fue nada comparado con lo que todo el territorio sintió cuando, junto con otro alguacil, atrapó a Chauncey Millard, la versión de Utah de Billy the Kid. La leyenda fronteriza cuenta que Millard, sabiendo que iba a ser ejecutado, le vendió su cadáver por adelantado a un doctor de Provo por medio kilo de dulces, los que procedió a comer tranquilamente mientras esperaba la balacera del pelotón de fusilamiento.[59] Aparentemente el trabajar en beneficio de la gente como policía le fue quitando el Sansón de adentro.

Hubo un tiempo cuando Rockwell era un arsenal andante. Cuando fue arrestado en Nauvoo en 1846, el alguacil que lo atrapó encontró que el guardaespaldas mormón llevaba consigo suficientes armas de fuego como para disparar 71 balas sin necesidad de recargar sus pistolas.[60] Esto significaría que tenía consigo entre diez y doce armas, además de los utensilios necesarios para volver a cargarlas: baquetas, varas para limpiar la boquilla, cartuchos, etc. El peso de las armas de Rockwell debe haber rondado entre los 15 y 18 kilos, además de los cinturones y fundas y su formidable variedad de cuchillos que tenía guardados junto a sus pistolas. Pero, con los años, Rockwell continuó deshaciéndose de sus armas hasta que su arsenal se limitó a un Colt Navy calibre .36 con dos pulgadas recortadas del barril.[61] De esta manera, en lugar de tener que llevar un cinturón con una funda, podía echarse el revolver en el bolsillo.

El Sansón mormón murió en 1878, aparentemente muy poco preocupado por el cargo de asesinato que había recibido el año anterior por la matanza del grupo de Aiken.[62] De hecho, sus abogados se habían quejado de que se había convertido en imposible de representar, ya que estaba completamente desinteresado en defenderse. La noche de su muerte, había ido al teatro con su hija Mary.[63] Porter, como probablemente la mayoría de los actores de la obra, fue un hombre que jugó muchos papeles en su vida. Su vida estuvo extraordinariamente llena de acción. Demostró una y otra vez ser un héroe de un coraje no solamente sanguinario, sino que, de muchas maneras, fue muy creativo. Es inevitable entonces que nuestro sentido de la historia se haya simplificado. La iglesia, por su parte, ha tratado de blanquear su historia, haciendo que algunos de sus personajes más interesantes, tales como Rockwell, se hayan convertido en poco más que figuras de cera. El historiador que no encuentre un balance en los personajes de tanta complejidad como Porter Rockwell, subestima la extensión de la experiencia humana y falla en ayudarnos a entenderla.

NOTAS

[1] La historia de la profecía sobre el pelo largo de Rockwell se expandió rápidamente por Nauvoo, Illinois, la capital del mormonismo en esa época. El primero en poner las palabras de Smith en papel parece haber sido James Jepson, quien anotó la profecía el día después de haber sido proclamada. Véase las “Memories and Experiences” de Jepson (Salt Lake City: Utah State Historical Society): 9-10. Para más información véase T. B. H. Stenhouse, Rocky Mountain Saints: A Full and Complete History of the Mormons from the First Vision of Joseph Smith to the Last Courtship of Brigham Young. (New York, 1873): 140. George W. Bean, Autobiography, compilada por Flora Diana Bean Horne. (Salt Lake City, 1945): 175. Y la carta de Elizabeth D. E. Roundy en la que explica cómo Rockwell, en el crepúsculo de su vida, le había pedido que escribiera su historia. La carta de Roundy está en el Departamento de Historia de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

[2] Los registros genealógicos de la iglesia SUD solo mencionan el nacimiento de Rockwell como el 28 de junio de 1813. Sus padres eran Orrin y Sarah Witt Rockwell de Belcher, Hampshire County, Massachusetts. Rockwell era el segundo de nueve hijos e hijas.

[3] Mark Twain, Roughing It. (New York: Signet Classic, 1962): 98.

[4] Tres fuentes anti mormonas corroboran el cargo de que Porter Rockwell se había casado con esposas polígamas: Thomas Ford, History of Illinois (Chicago, 1854): 356-357. William Hall, Abominations of Mormonism Exposed; Containing Many Facts and Doctrines Concerning That Singular People, During Seven Year’s Membership with Them; From 1840 to 1847 (Cincinnati, 1852): 28. Y el Warsaw Signal del 24 de diciembre, 1845. Los registros solo dan su nombre de casada, Sra. Amos Davis

[5] Harold Schindler, el principal biógrafo de Rockwell, concluyó que después de la muerte de Smith, “La actitud de Rockwell había sufrido un cambio sorprendente; ya no era más reservado, sino agresivo y hasta beligerante… Se jactaba abiertamente de que con la muerte de José, los gentiles habían eliminado al único hombre que podía controlarlo. Como enfatizando sus palabras, Rockwell tomó una esposa plural a punta de pistola”. Véase Schindler, Orrin Porter Rockwell: Man of God/ Son of Thunder. (Salt Lake City: U of Utah P, 1966, revised 1983): 142.

Rockwell se casó con Luana Hart Beebe el 2 de febrero, 1832. Él entonces se pudo haber casado con la Sra. Amos Davis en algún momento cerca del final de 1845. Él entonces se casó con Mary Ann Neff el 3 de mayo, 1854, y con Christine Olsen en algún momento en 1870 o 1871. Los cuatro matrimonios de Rockwell pueden rastrearse en Schindler: 8, 142-144, 205, 360.

[6] Para los catorce hijos de Rockwell, véase Schindler: 360.

[7] Para la muerte de Mary Ann Neff Rockwell el 28 de septiembre, 1866 por complmicaciones de parto, véase Schindler: 344.

[8] Thomas Bullock registró el matrimonio de Rockwell y Beebe en “Una lista de santos en el Condado de Jackson”, archivado en el Departamento de Historia de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Citado en Schindler: 8.

[9] Para una descripción de, Véase James B. Allen and Glen M. Leonard, The Story of the Latter-day Saints. (Salt Lake City: Deseret Book, 1976): 107.

[10] Compárese el tratado del asesinato de Franklin A. Worrell por parte de Rockwell en Schindler: 128, 138-140, y 146 con Allen and Leonard, el cual es más amigable hacia los intereses mormones: 212.

[11]  “Question: Did the Council of Fifty order homicides to be committed?”, FairMormon https://www.fairmormon.org/answers/Question:_Did_the_Council_of_Fifty_order_homicides_to_be_committed%3F

[12] Compárese el tratado del intento de asesinato de Lilburn W. Boggs por parte de Rockwell en Schindler: 48-49 y 67-71 con el relato de Allen and Leonard del disparo, el cual es más amigable hacia los intereses mormones: 178-179.

[13]  “Question: Did Porter Rockwell admit to shooting Lilburn Boggs?” FairMormon https://www.fairmormon.org/answers/Question:_Did_Porter_Rockwell_admit_to_shooting_Lilburn_Boggs%3F

[14] El obituario de Rockwell puede encontrarse en el Salt Lake Tribune, 12 de junio, 1878.

[15] Jueces 15: 10-11.

[16] Para un relato de Rockwell trayendo la noticia de la muerte de José Smith, véase Anson Call, “Life and Record.” (Salt Lake City: Utah State Historical Society): 27. Citado en Schindler: 128.

[17] Registros de Rockwell operando un transbordador aparece en una presentación de jurado en su contra por haber condicido el negocio sin una licencia. Véase registro B, 197-198 del circuito del condado en Independence, Missouri. Citado en Schindler: 9.

[18] Mención del papel de Rockwell en guiar a grandes números de mormones desde Illinois y a través de Iowa aparece en Journal History of the Church del 14 y 31 de marzo, del 2 y 19 de abril y del 8 de mayo, 1846. Citado en Schindler: 146.

[19] El reporte de los meses de Rockwell en la carcel y de su escape a Illinois es de Alexander Doniphan, un abogado que había estado presente durante las dificultades de los mormones en el Condado de Jackson, Missouri, pero que había guiado a una milicia en contra de los mormones en Far West, Missouri. Al principio, Donophin se negó a representar a Rockwell, pero el juez John F. Ryland le ordenó a que lo hiciera, el cual terminó más o menos exitosamente en un veredicto de culpagle y en un juicio de “cinco minutos de encierro en la cárcel del condado”. Véase Fifth Judicial District Court of Missouri, Record G, No. 4, 228, 236. Citado en Schindler: 96-101.

[20] Rockwell fue un explorador para el grupo de avance de los mormones, quien el 24 de julio, 1847, siguió al grupo de Donner/Reed por el Emigration Canyon y hasta el Valle del Lago Salado. Véase “Extracts from Orson Pratt, Private Journal,” Millennial Star, Vol. XII: 178.

[21] Los viajes de Rockwell con Benson están resumidos en el Journal History of the Church del 29 de agosto, 1847.

[22] Ibid., September 9, 1847.

[23] Journal History of the Church del 9 de junio, 1848.

[24] El segundo viaje de Rockwell a Californa está delineado en una carta de Amasa Lyman a J. H. Flanigan, publicado en el Millennial Star, Vol. XII, April 11, 1850: 214-215.

[25] La historia de Rockwell usando el nombre de James B. Brown está en Nelson Slater, Fruits of Mormonism, (Coloma, California, 1851): 77-78. Véase también a Achilles (Samuel D. Sirrine,), The Destroying Angels of Mormondom; or a Sketch of the Life of Orrin Porter Rockwell, the Late Danite Chief. (San Francisco, 1878): 14. Louisa Barnes Pratt, “The Journal of Louisa Barnes Pratt,” Heart Throbs of the West. (Salt Lake City, 1947): 256. YWilliam F. Switler, Illustrated History of Missouri From 1541 to 1877, (St. Louis, 1879): 251.

[26] George Bean, un intérprete de los utes, dio el relato de Rockwell peleando con el Chief Walkara y sacándole el cuchillo en Bean, Autobiography: 93-94.

[27] El teniente coronel Edward Jenner Steptoe, gobernador militar del Territorio de Utah, contrató a Rockwell para encontrar una ruta al sur del Gran Salt Lake por el Valle de Carson, en Nevada, y sobre la Sierra hacia California. Véase Captain Rufus Ingalls’ “Report to the Quartermaster General,” Senate Executive Document No. 1, 34th Congress, 1st Session, 1855: 161. Citado en Schindler: 214-219.

[28] Quienes trabajaron para The Brigham Young Express and Carrying Company estaban sirviendo misiones para la Iglesia SUD. Véase the Deseret News, April 23, 1856.

[29] Para un relato de loq eu se ha llamado “Echo Canyon War,” véase The Contributor, Vol. III: 272-274 and Vol. IV: 27-29.

[30] Del juicio de Rockwell, Clayton observó: “Tuvimos muchos de esos juicios [falsos] en el campamento que era lo suficientemente entretenidos como para pasar el tiempo entretenidos durante momentos de ocio”. En el Clayton Journal: 176.

[31] El relato cómico del enojo de Young contra el juicio falso de Rockwell puede encontrarse en el Clayton Journal: 189-197. Véase también Howard Egan, Pioneering the West, 1846 1878. Major Howard Egan, Diary, también Thrilling Experiences of Pre-Frontier Life Among Indians; Their Traits, Civil and Savage, and Part of Autobiography, Inter-Related to His Father,, By Howard R. Egan. Edited, Compiled, y Connected In
Nearly Chronological Order
por Wm. M. Egan, (Richmond, Utah, 1917): 52-57.

[32] La Palabra de sabiduría se encuentra en Doctrina y convenios 89. Véase también Allen y Leonard, The Story of the Latter-day Saints:105-106.

[33] Clayton Journal, p. 182.

[34] Robert J. McCue, “Did the Word of Wisdom Become a Commandment in 1851?”, p. 69.

[35] Rockwell le relató a Elizabeth D. E. Roundy cómo se había cortado el pelo para hacerle una peluca a Agnes Smith, a quien Rockwell le había pedido que lo ayudara a escribir su historia. El trabajo de Roundy está en el Departamento de historia de la Iglesia SUD. Citado en Schindler: 219-220.

[36] Doctrina y convenios 89: 7.

[37] El reporte de José y Emma Smith discutiendo sobre el bar de Rockwell en la Casa Mansión viene de su hijo, Joseph Smith III and The Restoration. Editado por Mary Audentia Smith Anderson y condensado por Bertha Audentia Anderson Holmes. (Independence, Missouri, 1952): 74-76.

[38] Para Rockwell habiendo perdido su cabaña por una turba, véase Schindler: 17.

[39] Sidney Rigdon parece haber sido el que escribió el ultimatum contra los tres enemigos del mormonismo. Los 83 que lo firmaron probablemente eran los miembros originales de la Sociedad Danita. Este testimonio viene de uno de los tres enemigos, David Whitmer, encontrado en el Document Containing the Correspondence, Orders, etc., in Relation to the Disturbances With the Mormons; and the Evidence Given Before the Hon. Austin A. King, Judge of the Fifth Judicial Circuit of the State of Missouri, at the Court-House in Richmond, In a Criminal Court of Inquiry, Begun November 12, 1883, On the Trial of Joseph Smith, Jr., and Others, for High Treason and Other Crimes Against the State. Publicado por orden de la Asamblea General. (Fayette, Missouri, 1841): 138-139. Citado en Schindler: 28.

[40] El cálculo de 2.000 soldados en cinco divisiones que el gobernador Boggs envió contra los mormones es de Schindler: 48.

[41] Los cinco meses de José Smith en la cárcel de Liberty y su intento de escaparse están grabados en History of the Church, Vol. III: 257-292.

[42] “I’ve never shot at anybody. If I shoot, they get shot. He, still alive, isn’t he?”

[43] Warsaw Signal, 10 de diciembre, 1845. Citado en Schindler: 143.

[44] Rumores de que José Smith y Rockwell ahogaron a una anciana puede encontrarse en Wilhelm W. Wyl, (Wymetal,) Mormon Portraits, Joseph Smith, the Prophet, His Family and His Friends. (Salt Lake City, 1886): 47-49.

[45] Un grupo cheyenne mató a Babbit, tal como se reporta en cuatro fuentes: el Council Bluffs BugleThe Mormon del 18 de abril, 1857; el Crescent City Oracle del 22 de mayo, 1856; y el Millennial Star, Vol. XIX: 443. Para más alegaciones de que Rockwell mató a Babbit, véase Destroying Angels of Mormondom: 16-17 de Achilles. Citado en Schindler: 233-235.

[46] Schindler fue el primero en descubrir y publicar los nombres de los seis en el Grupo de Aiken. Su capítulo “Six Fine-Looking Men” continúa siendo la mejor pieza de erudición en esta fase de la vida de Rockwell: 268-281.

[47] El nombre del joven sargento era John Tobin, y los detalles de su aventura con Alice Young pueden encontrarse en John Hyde, Jr., Mormonism: Its Leaders and Designs. (New York, 1857): 106. Para otro relato, Véase S. George Ellsworth, Dear Ellen. Two Mormon Women and Their Letters. (Salt Lake City, 1974): 34, 39. También Achilles arguye que Rockwell y uno de los hijos de Brigham Young estaban bajo ordenes de liquidra a Tobin: 17-18. Pero esto habría sido imposible, porque ese febrero de 1857 Rockwel había viajado a los planos para ayudar a organizar la Brigham Young Express and Carrying Company.

[48] El bizarro relato de Hosea Stout de Henry Jones y su madre está incluido en la siguiente entrada de su diario: “Esta tarde, varias personas disfrazadas de indios entraron a la casa de Henry Jones y lo arrastraron de la cama con una prostituta y lo castraron con una amputación cerrada”. Véase Stout, On the Mormon Frontier: The Diary of Hosea Stout, 1844-1861. Edited by Juanita Brooks. (Salt Lake City, 1965): Vol. II, 653. Véase también Stenhouse: 405. Y Achilles: 18-19.

[49] Thomas Colbourn era conocido como Nigger Tom. Véase la Union Vedette, 13 de diciembre, 1866. También Salt Lake County, registros de muerte no. 2897. Y Achilles: 34.

[50] El Deseret News reportó la muerte de John Gheen de un balazo en la frente en su número del 28 de septiembre, 1859, lo mismo que el Valley Tan de la misma edición. Véase también Stenhouse: 470-471 y Achilles: 30-31.

[51] Véase O. J. Hollister, Life of Schuler Colfax. (New York, 1886): 342.

[52] La biografía de Rockwell de Harold Schindler ganó el Premio de Mérito de la American Association for State and Local History.

[53] Menciones al Hot Springs Brewery Hotel aparecen en el Valley Tan del 6 de noviembre, 1858.

[54] Rockwell, la patente de la tierra está en el Record Book 1, Patent 1311, del Tooele County Recorder, Office.

[55] George Bean y Rockwell fueron misioneros en Fish Lake; en Bean: 171.

[56] Rockwell estaba de guardia en el Overland Stage entre las estaciones de Faust y Fort Bridger. Véase Glynn Bennion, “Suggestion and Quick Draw” en el Salt Lake Tribune, 24 de febrero, 1924. Véase tambien James Sharp, “The Old Man, Story” en la Improvement Era, Vol. XLVI: 85, 100-101.

[57] Karrick le contó la historia de su experiencia con Rockwell a un correpondiente del Salt Lake Herald del 30 de julio, 1885.

[58] Reinhart contó esta historia de su aventura con Rockwell en The Golden Frontier; The Recollections of Herman Francis Reinhart, 1851-1869. Editado por Doyce B. Nunis, Jr., (Austin, Texas, 1962): 280-281.

[59] Millard, sus crímenes, su captura y su ejecución están reportadas en el Deseret News del 12th, 17th, 18th, y 29th de diciembre, 1868. Para la nota de Millard habiendo vendido su cadáver a un doctor de Provo, véase Hamilton Gardner, History of Lehi. (Salt Lake City, 1913): 206.

[60] Este reporte de Rockwell tan armado aparece en el Daily Missouri Republican del 5 de mayo, 1846. Citado por Schindler: 147.

[61] Para una descripción y una fotografía de la pistola recortada de Rockwell, véase Harry W. Gibson, “Frontier Arms of the Mormons.” Utah Historical Quarterly 42:1 (1974): 4-26.

[62] Con respecto al arresto de Rockwell por el asesinato de John Aiken el 29 de septiembre de 1877, un reportero del Salt Lake Tribune dijo, “Otro de los ‘mejores de nuestra sociedad’, O. P. Rockwell, fue juzgado ayer. Este hombre ha sido el principal asesino de la Iglesia Mormona…” Véase la entrada del 30 de septiembre de 1877. Tambien véase los prontuarios criminales territoriales y del condado de Utah, archivos 81 y 82. La gente vs. O. P. Rockwell, et al., Oficina del secretario del Condado de Utah, Provo, Utah.

[63] Citado en Schindler: 365.

(Visited 122 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)