Podcast, episodio 166: Sexo, mentiras y videocaseteras: una conversación sobre el abuso en el CEM

Pesquisas Mormonas Episodio 166: Sexo, mentiras y videocaseteras en el sótano
{{heart_svg}}LikeLikedFree Download {{embed_code}} Copy Embed Embed
0

Fuentes:

La historia

  1. La transcripción de la grabación en video, texto y PDF aquí.
  2. La iglesia trata de pasar una ley prohibiendo las grabaciones secretas.
  3. Gregg Bishop, hijo y abogado de Joseph Bishop, dice que la víctima le mostró los senos a su padre, contradiciendo la confesión del mismo Bishop.
  4. La iglesia crea y filtra un documento con los antecedentes penales y laborales de la víctima de Bishop.
  5. Reporte de la policía de BYU con la confesión de Bishop.
  6. Ex empleado de BYU admite que había un cuarto extraño en el sótano del CEM.
  7. Ex obispo de la víctima admite que ella le dijo del abuso (artículo en inglés)
  8. Ex obispo de la víctima admite que ella le dijo del abuso (Video subtitulado al español
  9. Comunicado de la iglesia sobre el presunto abuso del Sr. Bishop mientras servía como presidente del CEM

En respuesta a las preguntas de varios medios de comunicación sobre las denuncias de que un ex presidente de misión de la Iglesia cometió un asalto sexual, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días dio a conocer la siguiente declaración el martes 20 de marzo de 2018.

Estas acusaciones son muy serias y profundamente inquietantes. Si las acusaciones de agresión sexual son verdaderas, sería una traición trágica a nuestros estándares y daría como resultado una acción por parte de la Iglesia para disciplinar formalmente a cualquier miembro que fuera culpable de tal comportamiento, especialmente a alguien en una posición de confianza.

Este asunto fue traído a la atención de la Iglesia en 2010, cuando esta ex miembro de la Iglesia, quien sirvió brevemente como misionera en 1984, les dijo a los líderes de Pleasant Grove Utah West Stake que había sido agredida sexualmente por el presidente del Centro de Entrenamiento Misional en Provo, Joseph Bishop, 25 años antes. Ellos escucharon atentamente los reclamos que se hicieron y fueron reportados inmediatamente al Departamento de Policía de Pleasant Grove, y la policía la entrevistó en ese momento. La Iglesia no sabe lo que dijo en esa entrevista, pero la Iglesia no recibió más comunicaciones de la policía sobre el asunto.

Al mismo tiempo, la Iglesia remitió estas acusaciones a los líderes eclesiásticos locales de Joseph Bishop. Esos líderes se reunieron con el Sr. Bishop, quien negó las acusaciones. Al no poder verificar las acusaciones, no le impusieron ninguna disciplina formal de la Iglesia al Sr. Bishop en ese momento.

El asunto resurgió en 2016, cuando la misma persona se puso en contacto con un presidente de estaca en Pueblo, Colorado, y luego nuevamente hace unas semanas, en enero de 2018, cuando la Iglesia fue contactada por un abogado que la representaba. Él proporcionó una copia de una grabación que ella había hecho de una conversación entre ella y Joseph Bishop, de 85 años, en diciembre de 2017. Desde ese momento, la Iglesia se ha involucrado en una investigación de las alegaciones de este individuo. En el curso de esa investigación, ella y el Sr. Bishop han sido entrevistados por un asesor legal externo. No es sorprendente que las historias, los cronogramas y los recuerdos de los involucrados sean dramáticamente diferentes. Esta mujer reafirmó sus acusaciones, y el Sr. Bishop una vez más las negó. No tenemos registro de una entrevista entre el élder Carlos E. Asay (1926-1999) y esta persona.

La Iglesia, como organización religiosa, no tiene las herramientas de investigación disponibles para las agencias de la ley. La Iglesia tampoco puede sustituir a los tribunales en la adjudicación de reclamos legales. La Iglesia tiene una gran fe en el sistema judicial en que pueda determinar la verdad de estos reclamos. Sin embargo, la Iglesia se toma en serio su labor de responsabilizar a sus miembros por su conducta con respecto a las leyes de Dios y del hombre. Con ese fin, la Iglesia continúa su investigación de los reclamos de este individuo y actuará de manera consistente con su política de larga data de no tolerar el abuso.*

Declaración actualizada

23 de marzo de 2018

Compartimos la ira y la angustia que los miembros de la Iglesia y otros sienten al enterarse de los incidentes en los que los encargados de responsabilidades sagradas violan los mandamientos de Dios y perjudican a los demás. Tal comportamiento es repulsivo y pecaminoso. La Iglesia está investigando todos los aspectos de las afirmaciones en la grabación de Joseph Bishop. Esto incluye el trabajo de un asesor legal externo, quien está entrevistando a líderes del sacerdocio, miembros de la familia, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y a otros con conocimiento de estos incidentes.

Sabemos de otra mujer (a quien se hace referencia en la grabación de diciembre) que informó a sus líderes eclesiásticos locales que fue abusada sexualmente por Joseph Bishop mientras se desempeñaba como presidente del Centro de Capacitación Misional. Cuando reportó el presunto abuso a los líderes locales de la Iglesia en 2010, brindaron apoyo emocional y servicios de terapia profesional. Los líderes eclesiásticos locales del Sr. Bishop fueron contactados y lo confrontaron con sus reclamos, lo cual él negó, y los líderes locales no sintieron que podían aplicar alguna disciplina de la iglesia al Sr. Bishop.

El miércoles, la Iglesia, junto con medios de comunicación, recibió el informe policial sin editar de la policía de BYU, el que incluía una admisión de conducta sexual inapropiada. Estamos comprometidos a hacer cumplir la responsabilidad por lo que ha ocurrido.

El abuso sexual no puede ser tolerado en la Iglesia. Continuamos instando a nuestros líderes a tomar muy en serio los informes de abuso. Los líderes deben llamar a la línea de ayuda de abuso de la Iglesia, que se ha establecido para garantizar que las víctimas sean atendidas y que las leyes de denuncia de abuso se cumplan estrictamente.

______

* Aquí la iglesia está admitiendo que no tiene ninguna manera de encontrar la verdad de las cosas por sí misma. Revelador, ¿no?.

De hecho, esta declaracion contradice las palabras de Joseph Fielding Smith. En el capitulo 10 del manual del sacerdocio y la sociedad de socorro, dice,

Nuestro único objetivo en lo que concierne a las verdades de salvación ha de ser averiguar lo que el Señor ha revelado y luego creer y actuar de conformidad con ello.

Si seguimos el Espíritu de Luz, el Espíritu de Verdad, el Espíritu que se expone en las revelaciones del Señor; si por medio del espíritu de oración y humildad procuramos la guía del Espíritu Santo, el Señor aumentará nuestra luz y nuestro entendimiento; así que tendremos el espíritu de discernimiento, entenderemos la verdad, reconoceremos la falsedad al verla y no se nos engañará.

¿A quién se engaña en esta Iglesia? No se engaña al hombre que ha sido fiel en el cumplimiento del deber; tampoco al hombre que se ha familiarizado con la palabra del Señor; ni al hombre que ha puesto en práctica los mandamientos dados en esas revelaciones; sino al que no está familiarizado con la verdad, al hombre que está en la obscuridad espiritual, al hombre que no comprende ni entiende los principios del Evangelio. Tal hombre será engañado, y cuando los espíritus falsos vengan entre nosotros tal vez no podrá entender o ser capaz de distinguir entre la luz y la oscuridad.

No obstante, si andamos a la luz de las revelaciones del Señor, si escuchamos los consejos que dan quienes están en los concilios de la Iglesia, que están facultados con poder para dar las indicaciones, no seremos descarriados.

      10. Reacción de los miembros de la iglesia:

Blog post en un sitio ultra mormón:

Las acusaciones del abogado de Bishop ha dicho que esta mujer hizo un montón de cosas horribles, las cuales demuestran que es una persona de no confiar. Pero ella ha venido acusando a Bishop desde el 85, y no solamente ella, sino otra hermana también. La iglesia se enteró en esa época de lo que Bishop hizo porque esta mujer habló con elder Asay, un miembro del cuórum de los setenta, o sea, la iglesia no sabe de esto desde el 2010, !la iglesia sabe de esto desde 1985! Además, los problemas de mentiras y crímenes supuestamente cometidos por esta mujer son de después de su problema con Bishop. ¿Es de extrañarse que algo así pueda arruinar a una persona al punto de tratar de llamar la atención de las maneras más autodestructivas? ¿Podemos mostrar un poco de compasión por una mujer que admite estar rota, quebrada, que no es nada, que no puede ser amada por nadie, a causa de lo que este viejo enfermo le hizo?

Y sigue:

Y sigue:

Él no dice ser un depredador por eso. Él dice ser un depredador, y que siempre ha tenido problemas, tales como la masturbación, los malos pensamientos, y cosas así. Desde los seis años que tiene pensamientos como ese. Yo no sé el resto de los oyentes varones, pero yo a los seis años miraba los almanaques con mujeres desnudas de mi papá y no tenía idea de qué estaba mirando, o por qué querría él tener algo así. O sea, la reacción normal de un chico de esa edad no es excitarse. Eso no es normal, pero acá Bishop nos está admitiendo que ese es su antecedente.

Sigamos:

¿En serio? ¿Ser violada de chiquita, cuando todavía tal vez ni tenía consciencia de lo que le estaba pasando es más traumático que ser violada por un hombre que se supone ser un representante de Dios en la Tierra, cuyo trabajo principal es proteger a sus misioneros y asegurarse de que estén bien, creciendo espiritualmente, y todo eso? ¿En serio la estrategia de este idiota es minimizar el horror de lo vivido por esta víctima?

Los argumentos que avanza esta bestia peluda más adelante son de la misma calaña, así que no tengo interés en seguir dándole aire, pero al menos les da una idea de cómo se está tratando de representar a esta mujer para hacer quedar bien a la iglesia.

En la página de MormonSUD, se hicieron los siguientes comentarios. Un tal Alex Marin, quien se considera a sí mismo el epítome del raciocinio, dijo:

________

11. La verdad de las acusaciones falsas de violencia sexual

Los índices de denuncias [de violencia sexual] falsas no son más altas que las [denuncias] reportadas en otras categorías de delitos, sin embargo, las víctimas de otros delitos (como el robo o el asalto) no son tan rutinariamente tratados con sospecha como las víctimas de violencia sexual.

¿Por qué estas mujeres no hablaron antes? Esto se preguntó una y otra vez durante el reciente furor público sobre el acoso, la violencia y el abuso sexual. Detrás de la pregunta está la incertidumbre persistente sobre la credibilidad de las víctimas: una preocupación por identificar lo que es verdadero y lo que es falso …

La evidencia sobre las acusaciones falsas no respalda la ansiedad pública de que los informes falsos son comunes. Si bien las estadísticas sobre las denuncias falsas varían, y se refieren con mayor frecuencia a la violación y la agresión sexual, son invariablemente y consistentemente bajas. La investigación del Ministerio del Interior sugiere que solo el 4% de los casos de violencia sexual denunciados a la policía del Reino Unido son falsos o se sospecha que son falsos. Los estudios realizados en Europa y en los Estados Unidos indican tasas de entre el 2% y el 6% …

Una respuesta popular a la evidencia sobre la rareza de las acusaciones falsas es que incluso si no son comunes, suceden. Esto se toma como una razón suficiente para estar en guardia. Sin embargo, la investigación sugiere que la mayoría de las afirmaciones falsas no nombran a un presunto perpetrador; es más probable que sean acusaciones relativamente vagas sobre un extraño. Las acusaciones falsas también tienden a identificarse muy temprano en el proceso de investigación, a menudo por una admisión de la demandante. Ante esto, la preocupación generalizada de que las acusaciones falsas son abundantes, que dañan la vida y la reputación de los inocentes, a menudo es una señuelo falso.

(Visited 212 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)