La alarmante verdad detrás de los antimormones

La revista de los apologistas mormones, la Meridian, publicó un artículo en su sitio web en el que afirman que el descubrimiento de una nueva ciudad en Guatemala corrobora al Libro de Mormón. Para que quede bien en claro, la palabra “corroborar” significa “confirmar”. Según este artículo, o al menos su título, este descubrimiento prueba que el Libro de Mormón es verdadero. OK, veamos qué dice:

A las primeras horas de la mañana del jueves primero de febrero de 2018, La National Geographic publicó una historia destinada a atraer espectadores a un especial de una hora titulado “Tesoros Perdidos de los Reyes Serpiente Maya” que se transmitirá el martes 6 de febrero de 2018 a las 9 Este/ 8 Centro en el Canal de National Geographic.

El adelanto es “Vea cómo LiDAR está revolucionando la arqueología y reescribiendo la historia”. La historia del National Geographic, que rápidamente se hizo viral, se titula “Exclusivo: Escaneos con láser revelan una ‘megalópolis’ maya debajo de la selva guatemalteca”. En días posteriores la historia ha sido recogida por otros medios importantes:

  • La extensa red maya descubierta bajo la selva de Guatemala. BBC
  • La civilización maya era mucho más grande de lo que se conoce, miles de estructuras recientemente descubiertas son reveladas. Washington Post
  • ‘Un gran cambio’: Ciudades mayas desenterradas en bosque de Guatemala utilizando láseres. NPR
  • Los láseres revelan una civilización maya tan densa que vuela las mentes de los expertos. New York Times

Los detalles en esta historia corroboran explícitamente docenas de versículos en el Libro de Mormón que describen poblaciones densas, economías sofisticadas, redes de carreteras, agricultura a gran escala, un uso intensivo de la tierra, paisajes propensos a desastres y combates predominantes. Incluso los académicos SUD se han inclinado a descartar algunas frases del Libro de Mormón como “toda la faz de la tierra” como una hipérbole. Si las tierras bajas de los mayas eran parte del mundo del Libro de Mormón, estas grandiosas descripciones pueden no ser tan descabelladas después de todo. Respetados arqueólogos ahora están comparando a los mayas con los antiguos chinos [no hay referencia para esto].

LiDAR es una tecnología en la que un equipo costoso vuela despacio en un patrón de cuadrícula sobre un área. Miles de millones de rayos láser pulsados penetran en los niveles altos del bosque y rebotan en las estructuras inferiores para crear una nube de datos masiva.El procesamiento de gráficos con super computadores entonces produce mapas tridimensionales de alta precisión de la superficie escaneada. Esta técnica de imagen digital está revolucionando la arqueología mesoamericana, donde importantes ruinas yacen ocultas bajo la selva o el bosque.

La Fundación Patrimonio Cultural y Natural Maya (PACUNAM) de Richard Hansen y Fernando Paíz, acaba de hacer públicos los resultados del estudio de LiDAR más grande jamás realizado por una investigación arqueológica. Mapeó 10 extensiones que cubrieron 2.100 kilómetros cuadrados en la Cuenca Mirador y otras áreas del norte de Guatemala. El área estudiada es menor a la mitad del tamaño del Condado de Utah. ¿Y qué fue lo que los arqueólogos encontraron enterrado en Petén?

  • 60,000 estructuras previamente desconocidas
  • amplias redes de carreteras elevadas para que funcionaran incluso en la temporada de lluvias
  • fortalezas, murallas y muros de defensa ubicuas
  • obras hidráulicas, incluyendo diques, represas, canales y depósitos
  • terrazas agrícolas con sistemas de irrigación
  • corrales de animales
  • canteras de piedras

Se necesitarán décadas para estudiar tantos sitios nuevos, pero los patrones de asentamiento y las perspectivas generales ya son evidentes.

  • La población Maya en las llanuras durante su apogeo podría haber alcanzado los 15 millones de personas. Mormón 1: 7
  • La civilización maya era mucho más compleja de lo que se pensaba. Jarom 1: 8, Helamán 3: 13-15
  • Las ciudades mayas estaban más interconectadas de lo que nadie se había imaginado. 3 Nefi 6: 8
  • La producción de alimentos era a escala industrial. Helamán 6:12
  • El uso de la tierra fue intensivo, cerca del 100% de utilización en algunas áreas. Mormón 1: 7
  • Mucha gente vivía en tierras marginales y pantanosas. 4 Nefi 1: 9
  • Constantes guerras durante siglos era  algo común. Mormón 8: 8
  • La guerra fue particularmente predominante en los inicios del periodo  250-500 DC. Moroni 1: 2

Este proyecto de LiDAR en el norte de Guatemala continuará en fases, y finalmente mapeará más de 5,000 kilómetros cuadrados (aproximadamente el tamaño del Condado de Utah). A tal punto, habrá mapeado aproximadamente el 1.4% del área Maya antigua que cubre 350,000 kilómetros cuadrados (aproximadamente el tamaño de Montana).

El LiDAR es para la arqueología como el Telescopio Hubble es para la astronomía.

Richard Hansen es, casi seguro, el principal arqueólogo de campo en Mesoamérica (es apodado “el rey de la selva”), sirvió en su misión en Bolivia, se graduó de BYU, y es un Santo de los Últimos Días que vive en Rupert, Idaho.

O sea, el artículo no encontró nada explícitamente mormón, y la evidencia me pareció tan claramente fallida y pobre que lo iba a ignorar, pero me han llegado tantos pedidos de que responda a esto que me voy a tomar la molestia después de todo. Aunque para cuando termine se van a dar cuenta por qué pensé que esto no era digno de mi tiempo.

En una charla en el Simposio de Sunstone en 2016, Brent Gardner, apologista mormón, dijo que para que algún sitio pudiera ser aceptado como la geografía del Libro de Mormón debe cumplir ciertos requisitos. Entre ellos:

1. Coincidencias lingüísticas entre el lenguaje local y el lenguaje hebreo

2. Coincidencias geográficas entre el lugar y el Libro de Mormón. Nos referimos a algún “estrecho cuello de tierra“, a ríos en los lugares correctos, lugares con los correctos árboles, fauna, flora, etc. Tratando de encajar todas esas condiciones con un lugar específico han llevado a los apologistas a ubicar al Libro de Mormón en Norte América, en Centro América, en Sud América, y hay uno que hasta lo ubicó en Malasia, demostrando la dificultad de encontrar tal lugar de manera definitiva.

3. Estas cosas tienen que coincidir en un período determinado. No sirve decir que hay caballos americanos 10.000 años antes de Cristo, porque no encaja con el tiempo del Libro de Mormón.

4. Casas y edificios de cemento de alta calidad

5. Volcanes (la época de los volcanes es incluso más limitada, porque el libro nos da el año en el que ocurrió)

6. Los tipos de ejércitos y tácticas de guerra del Libro de Mormón

7. Reyes y jefes de gobierno

8. Poligamia y ropas costosas (cosas de las que el Libro de Mormón critica)

Hay otras cosas que también deben tenerse en cuenta:

El Libro de Mormón habla de un complejo sistema de monedas. El área propuesta tiene que tener esas monedas mencionadas por nombre en el libro.

Y, tal vez lo más importante de todo, esa tierra tiene que tener un ADN que coincide con el ADN hebreo. Los apologistas dicen que la razón por la que no encontramos ADN hebreo en América es porque los lehitas en realidad vivieron en un área muy limitada, a pesar de que la iglesia, la introducción del Libro de Mormón, Moroni, y todos los profetas desde Smith, incluyendo al mismo Smith, han dicho que TODOS los indios americanos son los lamanitas. Esta ha sido una explicación mas bien conveniente que no demuestra nada, sino que mueve el arco para atrás, haciendo que el descubrimiento de la evidencia o de la refutación del Libro de Mormón se atrase aún más. Pero, ahora que se les están mojando las bombachas pensando que por fin encontraron el área del Libro de Mormón, no van a poder tener más excusas. Más vale que esta zona tenga todo lo mencionado por Gardner, más ADN judío, o van a tener que dejar de afirmar cada dos por tres que por fin encontraron evidencia definitiva del libro mormón.

Pero lo que es más curioso para mí es que al comparar las cosas descubiertas con escrituras del Libro de Mormón, no citan las escrituras completas, sino que simplemente dan las referencias. Pero, ¿alguien se tomó la molestia de revisar esas escrituras?

Cuando el artículo afirma que “la población maya en las llanuras durante su apogeo podría haber alcanzado los 15 millones de personas”, nos ofrece como referencia Mormón 1:7, la que dice, “Toda la superficie de la tierra había quedado cubierta de edificios, y los habitantes eran casi tan numerosos como las arenas del mar”. Pero, ¿estamos hablando de edificios o de personas? El que haya habido 15 millones de personas no quiere decir que sus edificios hayan sido numerosos como las arenas del mar. De hecho, el artículo de la National Geographic no habla de edificios, solo de “estructuras” tales como carreteras, fortalezas, muros, obras hidráulicas, etc. Esas cosas, tal vez con la excepción de las fortalezas, no son edificios. El artículo no menciona la palabra “edificio” ni una sola vez.

El artículo entonces dice que “la civilización maya era mucho más compleja de lo que se pensaba”, y nos ofrece las escrituras Jarom 1:8 y Helamán 3:13-15. Estas escrituras dicen:

Y nos multiplicamos en sumo grado, y nos extendimos sobre la superficie de la tierra, y llegamos a ser sumamente ricos en oro, y en plata y en cosas preciosas, y en finas obras de madera, en edificios, y en mecanismos, y también en hierro y cobre, y en bronce y acero, elaborando todo género de herramientas de varias clases para cultivar la tierra, y armas de guerra, sí, la flecha puntiaguda, y la aljaba, y el dardo, y la jabalina y todo preparativo para la guerra (Jarom)

y

Y hay muchos anales de los hechos de este pueblo, conservados por muchos de los de este pueblo, anales particulares y muy extensos concernientes a ellos. Mas he aquí, no puede incluirse en esta obra la centésima parte de los hechos de este pueblo, sí, la historia de los lamanitas y de los nefitas, y sus guerras, y contiendas, y disensiones, y sus predicaciones, y sus profecías, y sus embarcaciones y construcción de barcos, y su edificación de templos, y de sinagogas, y de sus santuarios; y su rectitud, y sus iniquidades, y sus asesinatos, y sus robos, y sus pillajes, y todo género de abominaciones y fornicaciones. Pero he aquí, hay muchos libros y muchos anales de todas clases; y los han llevado mayormente los nefitas (Helaman)

Hay un par de detalles interesantes en estos versículos. Jarom no habla necesariamente de lo compleja que esta era esta cultura, sino de los avances tecnológicos (su hubieran logrado un gobierno democrático con filósofos revolucionarios, eso demostraría complejidad de cultura. Edificios, flechas y máquinas, no. Pero consideremos incluso eso. El artículo del National Geographic habla de carreteras elevadas. Esto por supuesto no se refiere a las vías del tren bala chino, que anda por encima de los edificios de la ciudad, sino simplemente calles construidas en zonas altas de montes y cosas así. No es tan descabellan pensar en que alguien pueda haber pensado en eso, pero de todos modos, esas cosas no son mencionadas en el Libro de Mormón. En su lugar, el libro menciona cosas que no han sido encontradas: maquinarias (en español lo tradujeron como “mecanismos”),

Jarom también habla de hierro, cobre, bronce y acero. No solamente el artículo de NG no menciona ningún tipo de metal, el acero no fue descubierto ni forjado en la América precolombina en lo más mínimo. Simplemente no existía. Entonces, si nos van a dar una escritura que supuestamente es corroborada por este descubrimiento nuevo, no levanten la perdiz y hagan que uno se de cuenta de todas las cosas que NO han sido descubiertas todavía. Yo diría entonces que cualquier área que sea considerada como la localidad del Libro de Mormón, debe tener hierro, cobre, bronce y acero.

La escritura de Helaman, por su parte, nos dice que hay “muchos anales conservados por los de este pueblo”. De ser esto cierto, vamos a descubrir cientos de diarios personales contándonos de las vidas de los reyes (todos llamados Nefi), y van a estar escritos en una mezcla a de egipcio reformado y de idiomas nativos, ¿no? Esto debería ser la prueba que finalmente corrobora, usando esa palabra con su significado real, que el Libro de Mormón es verdadero, ¿no?

Hay muchas otras cosas que uno podría decir sobre este paupérrimo artículo, pero hasta ahora solo nos hace falta reflexionar en el hecho de que esta área que finalmente corrobora al Libro de Mormón va a tener que tener muchas más cosas que simples fortalezas y carreteras, y no sé si los mormones realmente quieren arriesgarse a descubrir si todas esas cosas realmente existen.

Ah, y tiene que haber caballos y abejas.

Ahora sí termino.

(Visited 152 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)