Podcast, episodio 163: El Libro de Abraham, imitación de Génesis

Pesquisas Mormonas Episodio 163: El Libro de Abraham, Imitación de Génesis
{{heart_svg}}LikeLikedFree Download {{embed_code}} Copy Embed Embed
0

Por Sandra Tanner

Además de la evidencia devastadora contra la autenticidad del Libro de Abraham, que ha sido proveída con la traducción de los papiros originales de los que supuestamente proviene, hay evidencia adicional que debemos considerar. Por ejemplo, es claro que José Smith tomó prestado liberalmente de la versión del Rey Santiago de la Biblia. Un ejemplo es Génesis 12 comparado con el Libro de Abraham 2:

Génesis 12 Libro de Abraham 2
1. Pero el Señor le había dicho a Abram: sal de tu país y de tu parentela y de la casa de tu padre, a una tierra que yo te mostraré. 3 Y el Señor me había dicho: Abraham, sal de tu país y de tu parentela y de la casa de tu padre, a una tierra que yo te mostraré…
2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás una bendición. 9 Y haré de ti una nación grande y te bendeciré sobremanera, y engrandeceré tu nombre entre todas las naciones, y serás una bendición para tu descendencia después de ti, para que en sus manos lleven este ministerio y sacerdocio a todas las naciones…
3 Bendeciré a los que te bendijeren, y maldeciré a los que te maldijeren; y en ti serán bendecidas todas las familias de la tierra. 11 y bendeciré a los que te bendijeren, y maldeciré a los que te maldijeren; y en ti (es decir, en tu sacerdocio) y en tu descendencia (es decir, tu sacerdocio), pues te prometo que en ti continuará este derecho, y en tu descendencia después de ti (es decir, la descendencia literal, o sea, la descendencia corporal) serán bendecidas todas las familias de la tierra, sí, con las bendiciones del evangelio, que son las bendiciones de salvación, sí, de vida eterna…
4 Y se salió Abram, como el Señor le había dicho; y Lot fue con él. Y Abram tenía setenta y cinco años de edad cuando salió de Harán. 14 Así que yo, Abraham, salí como el Señor me había dicho, y Lot fue conmigo; y yo, Abraham, tenía sesenta y dos años de edad cuando salí de Harán.
5 Y tomó Abram a Sarai su esposa, y a Lot, el hijo de su hermano, junto con todos sus bienes que habían reunido, y las almas que habían adquirido en Harán, y tomaron el camino de la tierra de Canaán; y a tierra de Canaán llegaron… 15 Y tomé a Sarai, a quien había recibido por esposa cuando moraba en Ur de los caldeos, y a Lot, el hijo de mi hermano, junto con todos nuestros bienes que habíamos reunido, y las almas que habíamos ganado en Harán, y tomamos el camino de la tierra de Canaán, habitando en tiendas mientras viajábamos…
7 Y el Señor se le apareció a Abram, y le dijo: Daré esta tierra a tu descendencia. 19 Y el Señor se me apareció en respuesta a mis oraciones, y me dijo: Daré esta tierra a tu descendencia.
Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido.

8 Y se trasladó de allí a una montaña al oriente de Betel, y plantó su tienda, teniendo a Bet-el al occidente y Hai al oriente; y allí levantó un altar a Jehová, e invocó el nombre del Señor.

9 Y Abram viajó, continuando todavía hacia el sur.

10 Y había hambre en la tierra, y Abram descendió a Egipto para morar allí; porque era grande el hambre en la tierra.

11 Y sucedió que cuando estaba cerca, ya para entrar en Egipto, le dijo a Sarai su mujer: He aquí, ahora conozco que eres mujer de hermoso aspecto;

20 Y yo, Abraham, me levanté del lugar donde le había edificado el altar al Señor,

y me trasladé de allí a una montaña al oriente de Betel, y planté mi tienda allí, estando Betel al occidente y Hai al oriente; y allí levanté otro altar al Señor, e invoqué de nuevo el nombre del Señor.

21 Y yo, Abraham, viajé, continuando todavía hacia el sur;

y seguía el hambre en la tierra; y yo, Abraham, decidí descender a Egipto para morar allí, porque se agravó el hambre.

22 Y sucedió que cuando estaba cerca, ya para entrar en Egipto, el Señor me dijo: He aquí, Sarai tu esposa es de hermoso aspecto;

12 por tanto, sucederá que cuando te vean los egipcios, dirán: Su esposa es; y me matarán a mí, mas a ti te preservarán la vida.

13 Te ruego, di que eres mi hermana, para que me vaya bien por causa tuya, y viva mi alma por causa de ti.

23 por tanto, sucederá que cuando la vean los egipcios, dirán: Su esposa es; y te matarán, mas a ella le preservarán la vida…

25 …por tanto, te ruego les digas que eres mi hermana, para que me vaya bien por causa tuya, y viva mi alma por causa de ti.

 

…Sentimos que la única explicación lógica de esta relación es que José Smith simplemente tomó prestado de la Biblia, reescribiendo y agregando cosas en el texto a medida que escribía. El Dr. Sidney B. Sperry, de la Universidad Brigham Young, por el otro lado, [explica estos paralelos diciendo] que el Libro de Abraham existió antes que Génesis fuera escrito ¡y que Génesis toma prestado de él! El Dr. Sperry afirma:

El escritor cree que el segundo capítulo de Abraham es el original del cual Génesis 12:1-13 es un resumen. Este es un hecho sorprendente… (Ancient Records Testify in Papyrus and Stone, 1938, p. 81).

En las páginas 83 y 84 del mismo libro, el Dr. Sperry dice:

Por un número de años he sentido fuertemente que el capítulo 2 del Libro de Abraham es el relato original del que salió Gén. 12:1-13. Poniéndolo de otra manera, el relato en Génesis no es más ni menos que un resumen de lo que está en el Libro de Abraham… Los escritos de Abraham… deben, necesariamente, ser más antiguos que el texto original de Génesis…

Permítase que el lector haga una comparación casual de Génesis 12:1-13 y del segundo capítulo del Libro de Abraham, y descubrirá que una relación aparentemente cercana existe entre ellos… La similitud no puede ser accidental… Un estudio lingüístico del Libro de Abraham y de las versiones paralelas de la Biblia apuntan, sin lugar a dudas, al carácter independiente del registro egipcio y a la conclusión de que es, al menos, el posible original del cual el relato de Génesis fue sacado.

Aunque la idea del Dr. Sperry de que Génesis fue sacado del Libro de Abraham parece fantástica, es la única respuesta que él puede dar sin desvirtuar al Libro de Abraham. Decir que el Libro de Abraham viene de Génesis, es llamarlo un fraude. Por supuesto, ahora que tenemos los papiros originales de los que el Libro de Abraham fue “traducido”, sabemos que en realidad no es nada más que un documento funerario egipcio y que no tiene nada que ver con Abraham o su religión. Pero incluso si los papiros originales no estuvieran disponibles, todavía habría suficiente evidencia para mostrar que el Libro de Abraham fue escrito después de Génesis.

Es extremadamente interesante notar que el mismo Libro de Abraham parece atrapar a José Smith en el proceso de cambiar su doctrina con respecto a la deidad. En la primera parte del Libro de Abraham no encontramos la doctrina de la pluralidad de dioses. Por ejemplo, en Abraham 2:1 leemos: “Ahora, Dios el Señor hizo que se agravase el hambre…” Esta parte del Libro de Abraham fue escrita probablemente en 1835. El escritor mormón Jay M. Todd afirma, “Otro hecho de relevancia en este asunto es la cantidad del Libro de Abraham de la actualidad en las manos de Warren Parish: capítulo 1:1-2:18. Esta es exactamente la duración del primer volumen en el Times and Seasons de 1842. Uno tiende a preguntarse si esto es todo lo que el Profeta hizo en su trabajo de 1835” (The Saga of the Book of Abraham, p. 324). Pero en 1842, José Smith “tradujo” más del Libro de Abraham. Bajo la fecha del 8 de marzo de 1842, encontramos esta declaración en su historia: “Recomenzamos la traducción de los Registros de Abraham para el décimo volumen del Times and Seasons…” Jay M. Todd dice esto con respecto a ese texto en la Historia de José Smith: “Este escrito es muy importante, el primer escrito desde noviembre de 1835 en el que se dice que el Profeta está ‘traduciendo’. Interesantemente, es después de la publicación de la primera parte, la cual incluía hasta Abraham 2:18” (The Saga of the Book of Abraham, page 228). A medida que examinamos el texto del Libro de Abraham, encontramos que esta es la parte que fue “traducida” en marzo de 1842, la cual contiene la doctrina de una pluralidad de dioses. La palabra “los dioses” aparece más de cuarenta veces en los capítulos cuatro y cinco del Libro de Abraham.

En realidad, los capítulos cuatro y cinco del Libro de Abraham no parecen ser más que una reescritura del principio de Génesis en el que se agrega una pluralidad de dioses. La palabra “Dios” es cambiada a “los Dioses”, y cuando la palabra “él” se refiere a Dios, ha sido cambiada a “ellos”. Parecería, sin embargo, que en una ocasión José Smith se olvidó de cambiar la palabra “él” a “ellos” y que tuvo que ser cambiado después de su muerte. Aparentemente estaba copiando de Génesis 1:16, el que dice,

E hizo Dios los dos grandes luminares; el luminar mayor para señorear el día, y el luminar menor para señorear la noche; hizo también las estrellas.

José Smith reescribió esto para que dijera lo siguiente:

Y los Dioses organizaron los dos grandes luminares, el luminar mayor para señorear el día, y el luminar menor para señorear la noche; con el luminar menor hizo también las estrellas… (Times and Seasons, vol. 3, page 721).

Times and Seasons, vol. 3, p. 721 (disponible en The Joseph Smith Papers)

Esto fue reimpreso de la misma manera en el Millenial Star, en agosto de 1842, vol. 3, p. 51. Pero en la Perla de Gran Precio fue cambiado y ahora dice:

Y los Dioses organizaron los dos grandes luminares, el luminar mayor para señorear el día, y el luminar menor para señorear la noche; con el luminar menor también fijaron las estrellas (Libro de Abraham 4:16).

______

Apéndice:

Después de grabar el programa, a medida que lo estaba editando, me dio curiosidad lo de la edad de Abraham al salir de Haran, así que lo investigué un poco. Lamentablemente no encontré ninguna explicación, ya que la iglesia parece ignorar completamente esta contradicción.

Un sitio llamado LatterDaySense dice que como la Biblia dice una cosa y el Libro de Abraham dice otra, y ambas cosas no pueden ser ciertas, entonces es simple: la Biblia tiene razón y el Libro de Abraham es falso. Este artículo es muy breve y no busca alguna explicación por parte de la iglesia, pero tiene sentido desde un punto de vista evangélico.

El manual de estudio de la Perla de Gran Precio, por su parte, da una breve cronografía de Abraham donde simplemente dice que a los 62 salió de Haran, y como nota aparte agrega, “adviértase que en Génesis 12:4 nos dice que él tenía 75 años cuando salió de Harán”, pero no trata de explicar la contradicción.

Finalmente, el sitio FairMormon afirma que “Otros documentos antiguos no bíblicos encontrados desde la muerte de José Smith indican que Abraham abandonó Haran antes de los 75 años. ¿Qué año es el más correcto? No sabemos”.

Lo curioso es que esta afirmación tiene una referencia que nos lleva al ensayo de la iglesia sobre la historicidad del Libro de Abraham, donde no se menciona para nada la edad de Abraham al irse de su ciudad.

Finalmente, la siguiente sección en el artículo de FairMormon agrega que “Ambas fechas pueden ser correctas: Una indica que Abraham salió de la ciudad, y la otra del área más grande”.

Sin embargo, la posibilidad más probable es que ambas fechas sean correctas. Si una menciona una salida más temprana de la ciudad, y la otra del área general más grande de Haran (la ciudad de Los Ángeles versus el área de Los Ángeles y del Sur de California), Abraham pudo haber salido de la ciudad, y luego del área mayor. Hugh Nibley explica que en el antiguo “Sepher ha-Yasher” o “Libro de Jasher”, “Avram (Abraham) dejó Haran dos veces”.

Esta es una técnica muy común de los defensores de la iglesia: No mostrar pruebas, sino mostrar alternativas que, por más remotas e improbables que sean, tal vez puedan dar una posibilidad de veracidad en sus creencias. Por esto es que el apologismo religioso nunca ha sido incluido en algún periódico académico serio: sus técnicas son demasiado liberales con las posibilidades que pueden confirmar sus creencias y demasiado rápidos en rechazar las pruebas contundentes que demuestran la falsedad de esas creencias. Por eso, cuando alguien dice, “Los indios americanos no pueden ser descendientes de Lehi porque no hay ninguna evidencia de ADN hebreo en ninguna tribu conocida”, los mormones salen con cosas como “bueno, pero tal vez el ADN se evaporó con los años, o tal vez los lamanitas en realidad vivieron en un área extremadamente limitada que todavía no ha sido encontrada, o tal vez Lehi no era en realidad hebreo sino egipcio, o tal vez bla, bla, bla”. En resumen, nadie ha mostrado pruebas de que hubiera ADN hebreo en América, sino que solo se limitan a dar excusas, inventos descabellados que les dan un poco de tranquilidad en su fe al hacerse estas preguntas tan difíciles.

(Visited 174 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)