La mayoría de los jóvenes no están mirando la Conferencia General

Por Israel Álvarez Flores
publicado originalmente en abril de 2017

Este fin de semana, mormones alrededor del mundo se unieron para mirar las cinco sesiones de la conferencia general semianual de la Iglesia SUD.

O, al menos algunos mormones lo hicieron.

Ha habido un notable cambio generacional en la audiencia de la conferencia general. Según una encuesta del 2016, la mayoría de los adultos de más de 52 años que se identifican como SUD miraron al menos una parte de la conferencia general en los últimos seis meses, mientras que los mayores de 60 (la generación silenciosa) se registró con una participación de más de tres cuartos.

Solo más de la mitad (52.4) de los de la generación X ha visto al menos parte de la conferencia, mientras que solo el 44 por ciento de los millennials lo hicieron.

En otras palabras, hay una caída de más de treinta puntos entre la generación más vieja de mormones y los más jóvenes con respecto a cuántos han visto la conferencia general en los últimos seis meses.

En general, es sorprendente que muchos mormones que de otro modo se consideran ortodoxos no están mirando la conferencia, particularmente cuando hay tantas opciones para ver este evento después de concluido.

Hay muchas posibilidades por la que esto puede estar ocurriendo; estas son solo cuatro. Las primeras dos son relevantes para todos los mormones, y las últimas dos solo para los jóvenes adultos.

1.- No es imperdible

Tal vez el enfoque curricular de la Conferencia General en otros contextos ha disminuido su audiencia; hay menos ímpetu en ver la conferencia, cuando están casi seguros que la semana siguiente, los discursos de la reunión sacramental se enfocarán en ella, o que en las reuniones de la sociedad de socorro y el sacerdocio serán analizados en detalle por los próximos seis meses.

2.- La miramos (o no) en casa

Al menos en los Estados Unidos, en los últimos veinte años se ha visto un cambio acerca desde donde se ve la conferencia. Muchas personas ahora la miran en sus casas, ya sea via Internet o por cable, versus el antiguo modelo de vestirse bien e ir a la iglesia para mirarla con los otros miembros de la iglesia.

Mientras que este cambio ha introducido muchas nuevas y maravillosas tradiciones para las familias mormonas que miran en casa, también ha eliminado lo que los científicos sociales considerarían una oportunidad de facilitación social para obtener “el mejor rendimiento”. La noción básica aquí es que presentamos nuestro mejor lado cuando otros nos miran. Cuando otros no nos pueden ver, no trabajamos tan duro.

Esto es importante porque ya no hay un costo social atado al no mirar la conferencia; de hecho, los otros miembros de la comunidad probablemente no se enterarán si la miramos o no. En ese contexto privado, es menos probable que sacrifiquemos tanto tiempo y esfuerzo.

3.- Hay una brecha generacional

Los millennials pueden estar ausentes porque no se sienten representados. Cuando los miembros de la generación silenciosa ven la conferencia general, está garantizado que verán y oirán a hombres de su misma generación, ya que más de la mitad de los miembros de la Primera presidencia y de los Doce son de esa misma generación; y dos, el presidente Monson y el presidente Nelson, son remanentes de la generación anterior. (En comparación, solo el 11 por ciento de los mormones en los Estados Unidos son de la generación silenciosa, y solo el uno por ciento son de la generación anterior, según información estadística del 2014).

Los baby boomers, la generación que está entre la generación silenciosa y los de la generación X, pueden sentirse representados en edad por un tercio del Consejo de los Doce y la mayoría de los Setenta y de los oficiales generales auxiliares que también dan discursos.

Este no es el caso con los de la generación X y los millennials, quienes tendrán dificultad encontrando a algún líder de sus generaciones. Los referentes culturales de los que estas autoridades generales hablan a menudo son eventos que ocurrieron antes de que estas generaciones más jóvenes hubieran nacido.

Para que no pensemos que la Iglesia SUD siempre ha sido así, debemos recordar que fue fundada por un hombre joven en sus veintes, y que, a través de su historia, a menudo presentó a un liderazgo de diferentes generaciones, separando a los apóstoles que sirvieron en algún momento dado. El presidente Monson, por ejemplo, tenía solo treinta y seis años cuando fue llamado a servir en los Doce; el fallecido Boyd K. Packer tenía cuarenta y cinco. Ellos sirvieron al lado de hombres más viejos y más experimentados. El modelo de liderazgo de hoy, en contraste, es uno en donde sirven solamente jubilados.

4.- Los jóvenes adultos están menos involucrados con instituciones

La falta de participación de los jóvenes mormones en la Conferencia General también puede reflejar una aprensión más generalizada sobre las instituciones religiosas, una aprensión que involucra a mas de una nación en general, no solo a una religión en particular. Los investigadores generacionales han notado que tanto la generación X como los millennials parecen reacios a las instituciones grandes. El estereotipo es que los de la generación X les tienen sospechas y que los millennials son más desenganchados o apáticos.

Hay una cierta verdad en esos estereotipos. las estadísticas reflejan la desafección de los millennials de varias instituciones, incluyendo las religiosas, y ha mostrado una disminución profunda en solo unos pocos años.

En el 2010, por ejemplo, el 73 por ciento de los millennials dijeron que creen que las organizaciones eclesiásticas y religiosas tenían un efecto positivo en el país, pero cuando se les preguntó lo mismo cinco años después, solo el 55 por ciento se sintió así. En estas encuestas, a medida que los jóvenes crecieron y se decepcionaron más con el mundo, el efecto general es que hubo una caída de dieciocho puntos en la confianza en las religiones.

En general, las encuestas muestran que los mormones millennials se sienten más positivos sobre las instituciones religiosas que los no mormones… pero no tan entusiastas como sus mayores mormones.

(Visited 71 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)