Cinco cosas “fascinantes” que no sabías sobre la Cárcel de Liberty

La revista LDS Living publicó un artículo llamado “El verdadero nombre de Liberty Jail + 4 fascinantes cosas más que no sabías sobre esta icónica prisión”. Me parece que hay al menos un par de cosas más que son bastante fascinantes para el estudioso de la historia mormona, por lo que los voy a agregar al final, y a medida que incluya comentarios en el artículo, voy a agregarle un eco a mi voz, para que pueda diferenciarse del artículo original.

LDS Perspectives entrevistó recientemente a David W. Grua, un historiador y editor documental de los Joseph Smith Papers, con respecto a la publicación más reciente del proyecto, Documentos, volumen 6. El volumen cubre de febrero de 1838 a agosto de 1839, un período tumultuoso en la historia de la Iglesia que incluyó la llamada Guerra Mormona de Missouri, la infame “orden de exterminio” del gobernador Lilburn W. Boggs y la experiencia de José en Liberty Jail.

Además del podcast de LDS Perspectives, aquí hay cinco cosas poco conocidas sobre el tiempo del Profeta en Liberty Jail.

1. “Liberty Jail” no es su nombre oficial.

Cuando los oficiales de Missouri ordenaron que José Smith y otros cinco hombres Santos de los Últimos Días fuesen retenidos sin fianza, basados ​​en cargos de supuestamente haber cometido traición durante el reciente conflicto conocido como la “Guerra Mormona” en Misuri, fueron enviados a la cárcel del Condado de Clay, ubicada en Liberty, la sede del Condado de Clay. Incluso en ese momento, el edificio recibió el apodo de “Liberty Jail”, pero aun así, era una prisión del condado, no de la ciudad. El apodo, sin embargo, permanece arraigado en la cultura SUD y es poco probable que cambie.

2. Es casi seguro que los prisioneros no tuvieron que permanecer en la mazmorra.

José Smith y sus compañeros prisioneros pasaron más de cuatro meses en la cárcel durante el invierno de 1838-1839, gran parte en el calabozo del nivel más bajo. Los muros de más de un metro de espesor, hechos de madera pesada y piedra, los separaban del mundo exterior. Una puerta trampa servía de entrada a la cámara inferior, mientras que dos ranuras estrechas en las paredes proporcionaban la única luz natural. Los planos arquitectónicos de la cárcel original no han sobrevivido, pero, en la década de 1880, el historiador santo de los últimos días Andrew Jenson visitó la decrépita cárcel del Condado de Clay y concluyó que la mazmorra tenía unos dos metros del piso al techo, proporcionando suficiente espacio para que José y otros se mantuvieran en pie. Su compañero de prisión, Alexander McRae, que según los informes más de dos metros de altura, pudo haber tenido que agacharse, pero incluso él no lo mencionó en sus relatos de su experiencia en la cárcel. Solo mucho más tarde se hizo prevalente la historia de que los prisioneros no pudieron mantenerse de pie mientras estaban en el calabozo.

3. A los amigos y familiares de los prisioneros se les permitió visitar la cárcel.

Emma Smith visitó a José tres veces antes de su partida a Illinois a mediados de febrero de 1839, y dos veces pasó la noche en la cárcel. Las esposas de los otros prisioneros también visitaron a sus maridos. Líderes de la iglesia, como Edward Partridge y Heber C. Kimball, asesoraron con los hermanos en la cárcel, al igual que los abogados de los presos. Estas visitas proporcionaron mucho sustento emocional para los prisioneros.

4. José utilizó cartas para mantener unida a la Iglesia.

A pesar de la separación física de los santos durante ese invierno difícil de 1838-1839, José dependía de cartas para mantener los lazos familiares y sostener a la Iglesia. José creía que era parte de su deber marital escribirle a Emma por su propia mano, y cinco cartas que le habían sido escritas mientras estaba en la custodia del estado de Missouri revelan su amor y preocupación por su familia. Con los compañeros de prisión Alexander McRae y Caleb Baldwin actuando como escribas, José dictó tres epístolas generales a la Iglesia en general que buscaban dar sentido a la reciente catástrofe e interpretar las aflicciones de los santos dentro de la larga historia del pueblo sufriente de Dios. Las cartas del profeta también hablaban de recibir nuevas revelaciones a raíz de sus problemas y partes de las cartas de José fueron escritas en la voz de revelación. Los miembros de la iglesia en Illinois apreciaron estas epístolas, como lo demuestran sus esfuerzos por compartirlas, copiarlas y finalmente publicarlas. En la década de 1870, el apóstol e historiador de la Iglesia Orson Pratt eligió selecciones de dos de las epístolas generales para su inclusión en la edición de 1876 de Doctrina y Convenios. Documentos, volumen 6, contiene el texto completo de cada una de las cartas que José compuso mientras se encontraba bajo la custodia del estado de Missouri en 1838-1839.

Nota: Este punto contradice las afirmaciones de Emma Smith, y perpetuadas por la iglesia, de que José no era capaz de escribir una oración que tuviera sentido. De hecho, José no solamente escribió muchas oraciones que tenían sentido, su estilo de escritura era bastante florido, casualmente similar al lenguaje del Libro de Mormón y de Doctrina y Convenios, y con pocas faltas de ortografía. Para más información y un ejemplo detallado, escuche el episodio 146: La verdadera educación de José Smith.

5. Los prisioneros intentaron escapar tres veces, teniendo éxito la tercera vez.

Ansiosos de unirse a los santos en su éxodo de Missouri, y dudosos de que recibirían un juicio justo, los prisioneros consideraron varias opciones para obtener su libertad. En enero de 1839, un juez local liberó a Sidney Rigdon bajo fianza, pero mantuvo a los otros prisioneros en la cárcel. El 7 de febrero de 1839, mientras estaba en el nivel superior, Hyrum Smith intentó abrirse camino a través de las puertas exteriores, pero fue aprehendido rápidamente. A principios de marzo, los prisioneros trataron de cavar a través de las paredes de la mazmorra. Habiendo logrado hacer un agujero en la pared interior, solo necesitaban quitar el bloque exterior de piedra caliza. Pero cuando su herramienta se rompió, buscaron ayuda externa y fueron descubiertos. Finalmente, a principios de abril, los prisioneros fueron sacados de la cárcel para ser juzgados. Se les concedió un cambio de lugar, y mientras se dirigían a otro condado, los guardias permitieron a los prisioneros escapar y tomar lo que Hyrum Smith llamó su “cambio de sede al estado de Illinois”, donde se unieron a los Santos.

Nota: El escape, o siquiera el intento de escape, de la prisión es un crimen en sí. El escape o intento de escapar de la cárcel es un crimen que puede incluir el agregar más tiempo a la sentencia, o el agregar un cargo más a los crímenes de esta persona. Por lo que, si la persona era inocente del crimen original, ahora es culpable de un crimen nuevo.

En todo caso, esto es muy curioso en el caso de líderes mormones. Este intento de escape nos hace pensar que estos líderes tempranos no consideraban que merecían estar en la prisión. De ser ese el caso, Dios fácilmente podría haberlos liberado, como lo hizo con Alma y Amulek en el Libro de Mormón (Alma 14). Si no era la voluntad de Dios que estos prisioneros salieran libres, entonces deberían haberlo sabido, ya que uno de ellos supuestamente hablaba cara a cara y frecuentemente con Dios, por lo que habría estado violando la voluntad divina al tratar de escapar, además de las leyes de la tierra, lo que va en contra del decimosegundo artículo de fe: “Creemos en estar sujetos a los reyes, presidentes, gobernantes y magistrados; en obedecer, honrar y sostener la ley”.

Dos cosas extras “fascinantes”:

6. José Smith rompió la palabra de sabiduría mientras estaba en la cárcel

Según el libro History of the Church, Volume 6, pág. 116,

Antes de que entrara el carcelero, su hijo trajo un poco de agua, y dijo que el guardia quería un poco de vino. José le dio al Dr. Richards dos dólares para que le diera al guarda; pero él dijo que uno era suficiente, y no tomaría más.

El guardia inmediatamente envió una botella de vino, pipas, y dos pequeños papeles de tabaco; y uno de los guardias los llevó a la cárcel poco después de que el carcelero salió. El Dr. Richards destapó la botella, y le presentó un vaso a José, quien probó, como también al hermano Taylor y al doctor, y la botella entonces le fue dada al protector, quien se dio vuelta para salir…

Por las dudas que alguien intentara de explicar el uso de alcohol diciendo que fue usado en la santa cena, John Taylor, futuro profeta de la iglesia, aclaró:

En algún momento después de la cena enviamos [a que nos trajeran] un poco de vino. Algunos han reportado que esto fue usado para la santa cena. No era tal cosa; nuestros espíritus estaban apagados y pesados, y lo pedimos para que nos reviviera. Creo que fue el capitán Jones quien lo consiguió, pero no le permitieron que regresara [a la celda]. Creo que todos bebimos del vino, y le dimos a uno o dos de los guardias de la prisión. Todos nos sentimos inusualmente apagados y lánguidos, con una notable depresión de los espíritus. En consonancia con esas sensaciones, canté una canción, que había sido introducida últimamente en Nauvoo, intitulada, “Un pobre forastero”, etc. (History of the Church, Volume 7, pág. 101,)

7. José Smith se sacó los gárments porque tenía vergüenza, o calor

Según una carta enviada por la primera presidencia en 1988, “El principio fundamental es que los gárments deben ser usados y no encontrar ocasión para sacárselo. Por lo tanto, los miembros no deberían sacarse todo o parte del gárment cuando trabajan”. Según el mismo discurso donde esta carta es citada, José Smith fue quien recibió la revelación de los gárments, por lo que debía estar más que familiarizado con esta doctrina. Además que el gárment “se convierte en un escudo y protección para quien lo lleva”.

Sin embargo, según citas mencionadas en el sitio apologista FairMormon.org,

Entre otras cosas, tanto nuevas como viejas, se repetía el hecho de que el profeta José se quitó las vestiduras justo antes de partir a Carthage para ser asesinado, y aconsejó a Hyrum y a John Taylor que hicieran lo mismo, cosa que hicieron; y el hermano Taylor le dijo al hermano Willard Richards lo que habían hecho y le aconsejó que se quitara también [sus gárments], pero el hermano Richards dijo que no se quitaría el suyo, y no lo hizo; y no fue herido.

José dijo antes de quitarse sus ropas, que iba a ser asesinado… “iba como un cordero al matadero” y no quería que sus vestiduras fueran expuestas a las burlas de sus enemigos. (Oliver Huntington, abril de 1897)

Entonces, según esta versión, José se quitó los gárments porque tenía vergüenza. Pero esta no es la única vez ni la única razón que se le atribuye al Gran Profeta.

El élder John Taylor confirmó el dicho de que José y Hyrum y él estaban sin sus túnicas [gárments] en la cárcel de Carthage, mientras que el doctor Richards tenía la suya, pero corrigió la idea que algunos tenían, de que se las habían quitado por miedo. W. W. Phelps dijo que José le había dicho un día, cerca de ese tiempo, que había dejado a un lado su prenda a causa del calor.

Entonces, ya sea por el calor o por vergüenza, el Gran Profeta no siguió su propio mandamiento, y, según algunos, eso lo llevó a su muerte.

 

(Visited 138 times, 1 visits today)

2 thoughts on “Cinco cosas “fascinantes” que no sabías sobre la Cárcel de Liberty

  1. Hola,
    por favor, tal vez sería necesario hacer una aclaración sobre el último comentario de los gárments. La cárcel de Liberty y la de Carthage se relacionan con dos momentos históricos diferentes. En tu descripción pareces estar diciendo que Smith y otros se quitaron los gárments en Liberty.
    Muy bueno e informativo tu blog.

    Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)