Podcast, episodio 151: ¿Cuándo nació Jesús? Una perspectiva SUD

Pesquisas Mormonas Episodio 151: ¿Cuándo nació Jesús?
{{heart_svg}}LikeLikedFree Download {{embed_code}} Copy Embed Embed
0

En la iglesia mormona hay una tradición que dice que Jesús no nació el 25 de diciembre sino el 6 de abril. El hecho de que esa fecha coincide con el día en que se fundó la iglesia no es casualidad, como vamos a ver más adelante.

Pero antes de empezar, quiero hablar del tema de Jesús en sí. El 31 % de la población mundial es cristiano, y por lo tanto cree que Jesucristo es el hijo literal de Dios, quien vino a la tierra para sufrir por los pecados del mundo. De ese 31 %, varios creen que Jesucristo no fue un personaje literal, tal como se lo describe en las escrituras, sino que fue una persona común, un predicador cuya influencia creció y creció, como una bola de nieve bajando por una montaña, hasta que adquirió el carácter divino que muchos le atribuyen hoy día. Un tercer grupo, el cual está creciendo en estos últimos años, cree que o Jesús no existió, o si existió, es una combinación de varios personajes de la época combinados con dioses griegos y de Mesopotamia. Si Jesucristo realmente es un personaje divino, entonces es razonable pensar que Dios pudo haber revelado la fecha de su nacimiento, pero si fue un personaje agrandado con el tiempo, entonces la fecha de su nacimiento es irrelevante.

El famoso pastor evangélico australiano Ray Comfort en una de sus películas afirma que como la era cristiana empieza con Jesucristo, eso demuestra que fue real. Pero la verdad es que esto presenta varios problemas: Si Jesucristo marca el comienzo de la era cristiana, ¿por qué su cumpleaños es en diciembre, o abril, y no el 1º de enero? La respuesta tiene que ver con la adaptación del cristianismo en Roma. Un artículo en el Washington Post aclara la situación un poco:

Según la mayoría de los relatos, el nacimiento al principio (alrededor del año 200 d.C.) se consideraba que había sucedido el 6 de enero. ¿Por qué? Nadie sabe, pero puede haber sido el resultado de “un cálculo basado en una fecha de la crucifixión del 6 de abril, sumado a la creencia antigua de que los profetas morían el mismo día que su concepción”, según religionfacts.com. Ya para la mitad del siglo IV, la celebración había sido movida al 25 de diciembre. ¿Quién tomó la decisión? Algunos dicen que el papa; otros dicen que no.

Una de las teorías prevalente de por qué la navidad se celebra el 25 de diciembre fue descrita en “The Golden Bough”, un estudio comparativo de religión y mitología muy influyente del siglo XIX escrito por el antropólogo James George Frazer, y publicado por primera vez en 1890…

Frazer enfrenta el tema de la religión desde una perspectiva cultural, no teológica, y él vinculó la fecha de la navidad a rituales paganos más tempranos…

“Una reliquia instructiva de la larga lucha está preservada en nuestro festival de la navidad, el que la iglesia [católica] parece haber tomado prestado directamente de sus rivales paganos. En el calendario juliano [el calendario introducido por el emperador romano Julio Cesar en el 46 a.C.], el 25 de diciembre era el solsticio de invierno, y era considerado la natividad del Sol, porque los días comenzaban a alargarse y el poder del sol a aumentar a partir de ese día. El ritual de la natividad, como parece haberse celebrado en Siria y Egipto, era sorprendente. Los celebradores se retiraban a santuarios internos, de donde a la medianoche emitían el fuerte grito, ‘¡La Virgen ha venido! ¡La luz está creciendo!’ Los egipcios hasta presentaban la imagen de un sol recién nacido al lado de la imagen de un bebé, quien, en su cumpleaños, el solsticio de invierno, traían y exhibían a sus adoradores. No hay duda de que la Virgen que concebía y tenía un hijo el 25 de diciembre era la gran diosa oriental que los semitas llamaban la Virgen Celestial, o simplemente la Diosa Celestial; en tierras semitas, ella era una forma de Astarte. Ahora llamada Mitra, era regularmente identificada con la adoración del sol, el sol no conquistado, como lo llamaban; de aquí que su natividad caía el 25 de diciembre. Los evangelios no dicen nada de cuándo nació Cristo, y, respectivamente, la iglesia temprana no lo celebraba. Con el tiempo, sin embargo, los cristianos de Egipto consideraron al seis de enero como la fecha de la natividad, y la costumbre de conmemorar el nacimiento del Salvador en ese día gradualmente fue esparciéndose hasta que en el siglo IV fue establecido universalmente en el este. Pero al fin del siglo III, o al comienzo del siglo IV, la Iglesia del Oeste, la cual nunca había reconocido el 6 de enero como el día de la natividad, adoptó el 25 de diciembre como la fecha verdadera, y con el tiempo la decisión fue aceptada también por la Iglesia del Este. En Antioquía, el cambio no fue introducido hasta el año 375 d.C.

“¿Qué consideraciones llevaron a las autoridades eclesiásticas a instituir el festival de la navidad? Los motivos para esta innovación son declarados con gran franqueza por un escritor sirio, quien era él mismo cristiano. ‘La razón’, nos dice, ‘por la que los padres transfirieron la celebración del seis de enero al 25 de diciembre fue esta. Era una costumbre de los paganos celebrar el mismo 25 de diciembre el nacimiento del sol, en cuya celebración prendían luces como símbolo de la festividad. En estas solemnidades y festividades, los cristianos también participaban. En consecuencia, estos doctores de la iglesia percibieron que los cristianos estaban atraídos por este festival, se reunieron en consejo y resolvieron que la verdadera natividad sería solemnizada en ese día, y el festival de la epifanía el 6 de enero. En consecuencia, junto con esta costumbre, la práctica ha prevalecido de prender fuegos hasta el seis’. Los orígenes paganos de la navidad no solo son claramente insinuados, sino tácitamente admitidos, por Agustino cuando exhorta a sus hermanos cristianos a que no celebren ese día solemne como los paganos, a causa de aquel quien creó el sol. De esta manera, Leo el Grande criticó la creencia pestilente de que la navidad había sido solemnizada a causa del nacimiento del nuevo sol, como se lo llama, y no por el nacimiento de Cristo.

Otra respuesta al señor Comfort es que, a pesar de que el nacimiento de Cristo empieza la era cristiana, los días y los meses tienen una connotación pagana. Según el Aula Hispana,

Bajo el imperio Constantino y durante gran parte del imperio romano, se nombró con algunos cambios, el primer día de la semana haciendo referencia a la Luna, seguido por Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno [todos dioses romanos]…

Sábado viene de la palabra de origen hebreo, que se refiere al “Sabbat”, haciendo referencia al día de descanso… [y el d]omingo tiene su origen en una palabra latina, que significa “el día del señor”. No es ninguna coincidencia que el domingo tenga una relación con el sol y con Jesús. El emperador romano Constantino adoraba a Mitra (dios del Sol), pero un día tuvo un sueño en el que vio una cruz dentro de un sol con la inscripción “vence con esto”. Fue así que se declaró cristiano y dedicó el domingo como “el día del señor”.

En inglés, los nombres de los días tienen orígenes diferentes, pero igualmente paganos. Según LiveScience, el lunes (Monday) viene de Máni, la personificación nórdica de la luna, el martes (Tuesday) viene de Tiw, el dios nórdico del duelo, equivalente a Marte, el dios romano de la guerra. Miércoles (Wednesday) de Wōden u Odín, el rey del panteón nórdico. Jueves (Thursday) fue nombrado por Thor, el hijo de Odín y el dios del trueno. Friday viene de Frigg, la esposa de Odín, asociada con la diosa romana Venus. Saturday viene del dios romano Saturno, y domingo [Sunday] significa, literalmente, día del Sol.

Los meses tienen un origen similar: enero viene de Ianus, o Jano, dios de las puertas; marzo del dios Marte; abril de Afrodita; mayo de Maya, una pléyade madre de Mercurio; junio de la diosa Juno; julio de Julio César, él mismo considerado un dios y agosto de Octaviano Augusto, el heredero de César; el resto de los meses se relacionan con su posición original en el calendario antiguo: septiembre era el séptimo mes, octubre el octavo, noviembre el noveno y diciembre el décimo.

Si el señor Comfort tiene razón y la fecha tal como la usamos hoy en día tiene su origen en Jesucristo, ¿por qué no está representado en ningún día de la semana o mes del año?

Pero pasemos a la fecha del seis de enero, que es lo que más nos incumbe en este ensayo. Según un artículo del Deseret News, el periódico de noticias perteneciente a la iglesia, en un artículo llamado ¿Cuál fue la fecha real del nacimiento de Jesús? dice,

Desde el comienzo del siglo XX, muchos mormones pensaron que sabían la fecha exacta de la primera navidad. El élder James E. Talmage, un apóstol de la iglesia SUD, publicó un libro en 1915 intitulado Jesús el Cristo, en el que escribió, “Creemos que Jesús fue nacido en Belén de Judea el 6 de abril, año 1 a.C.

Élder Talmage no escogió esta fecha al azar. Él la tomó de la sección 20 de Doctrina y Convenios… Los mormones, desde los líderes de la iglesia hasta los niños en la misma, han aceptado al 6 de abril como la fecha real del nacimiento de Jesús. Pero no todo miembro de la Iglesia SUD coincidió con la interpretación del élder Talmage de DyC 20.

Jeffrey R. Chadwick, un profesor de historia de la iglesia en BYU, publicó un artículo en [un] número del BYU Studies llamado “Fechando el nacimiento de Jesucristo” que desafía la popular, pero no universal, fecha mormona del nacimiento de Jesús el 6 de abril.

Y está en buena compañía.

En 1954, el presidente J. Reuben Clark Jr., un consejero en la Primera Presidencia de la Iglesia SUD, escribió que el nacimiento de Cristo fue en diciembre del 5 a.C. o a comienzos del 4 a.C.

En 1979, el élder Bruce R. McConkie… favoreció la fecha de diciembre del 5 a.C., así como las fechas alternativas en el 4 a.C.

La fecha del 6 de abril viene de la fecha en que la Iglesia SUD fue organizada originalmente en 1830. DyC comienza con este versículo introductorio: “El origen de la Iglesia de Cristo en estos últimos días, habiendo transcurrido mil ochocientos treinta años desde la venida de nuestro Señor y Salvador Jesucristo en la carne; habiendo sido debidamente organizada y establecida de acuerdo con las leyes del país, por la voluntad y el mandamiento de Dios, en el cuarto mes y el sexto día del mes que es llamado abril”.

Steven C. Harper, un profesor de historia de la iglesia en BYU y editor de un volumen de los Papeles de José Smith, dijo en una entrevista telefónica que alguna gente, incluyendo al élder Talmage, han leído este versículo como si el Señor estuviera hablando y revelando precisamente que Cristo fue nacido 1.830 años antes de ese día y que la revelación fue dada el 6 de abril de 1830.

Pero el descubrimiento reciente del manuscrito del Libro de mandamientos y revelaciones de [la sección que coincide con] DyC 20, muestra que el versículo era en realidad una nota de cabecera escrita por el historiador temprano de la iglesia John Whitmer, algo que hizo en muchas revelaciones, dice Harper. “Así que son cosas separadas del texto que José produjo por revelación”.

Y como nota aparte, es digno notar que Doctrina y Convenios, un libro canónico de la iglesia, uno de los dos principales libros de escrituras de la fe junto con el Libro de Mormón, contiene un error bastante grave. Una anotación hecha por un secretario fue erróneamente introducida como parte de la revelación, cuando en realidad no lo es, sino que es una interpretación de este hombre. ¿Por qué Dios permitiría que sucediera algo así con sus escrituras, su principal medio de comunicarse con su gente? Además, este no es el único error obvio en la escritura SUD, ya que, según Harper, esto se repite en varias secciones.

El manuscrito publicado como parte de los Papeles de José Smith, también muestra que la revelación fue dada el 10 de abril, no el 6. Así que, aunque hace referencia a la organización de la iglesia unos días antes, la revelación, la que temáticamente no tiene nada que ver con el nacimiento de Cristo, y sus versículos introductorios, “no deberían leerse como si fuera una revelación sobre el nacimiento de Jesucristo”, dice Harper. “La interpretación que ha sido más popular es sujeta a cuestionamiento; es todo lo que estoy diciendo”.

Y esta no es la única vez que John Whitmer identificó una fecha con un lenguaje similar. Otra vez escribió, “Ahora es el doce de junio, mil ochocientos treinta y un años desde la venida de nuestro Señor y Salvador en la carne”.

O sea que, cada vez que escribían “mil ochocientos treinta y un años desde el nacimiento de Jesús” no querían decir que Jesús había nacido ese día hacía esos años, sino que era una manera medio rebuscada de decir que era el año 1831 d.C.

En otras palabras, este tipo de lenguaje era simplemente una manera caprichosa del siglo XIX de decir la fecha.

El artículo de Chadwick es bastante largo, pero vale la pena mencionar algunos detalles interesantes de su investigación.

Ni José Smith, Brigham Young, John Taylor, Wilford Woodruff, ni Lorenzo Snow hablaron sobre el tema del nacimiento de Cristo.

Entre los apóstoles y presidentes de la iglesia que favorecieron públicamente la fecha del 6 de abril se encuentran James E. Talmage, Joseph F. Smith, Hyrum M. Smith (aunque con menos entusiasmo), Harold B. Lee, Spencer W. Kimball y Gordon B. Hinckley.

El élder Orson Pratt, por su parte, propuso la fecha 11 de abril del 4 a.C., basado en sus propios cálculos del número de días entre los signos del nacimiento de Jesús y su muerte como están descriptos en el Libro de Mormón. Pero este cálculo no capturó la imaginación del público SUD y fue finalmente olvidado.

Más recientemente, el élder J. Reuben Clark en un libro que más tarde se convirtió en el manual del sacerdocio en 1958, dice que Jesús probablemente nació en diciembre del 4 a.C., aunque no ofrece un día específico. Bruce McConkie, en su libro de 1979 The Mortal Messiah concordó con la fecha de Clark, aunque su posición es mucho más flexible y no niega la posibilidad de que haya nacido en abril. Chadwick confirma que la fecha anterior tiene más sentido que la del 1 a.C., ya que Herodes, quien, según la Biblia, estaba vivo cuando Jesús nació, murió en el 4 a.C., así que Jesús tuvo que haber nacido antes que eso.

En 1983, el escritor mormón John P. Pratt argumentó en el BYU Studies que la fecha de nacimiento de Cristo tenía que ser el 6 de abril del 1 a.C., y a pesar de que fue refutado por tres profesores de BYU en el mismo número del periódico, en 1985 y en 1994 publicó artículos en la Ensign, la revista oficial de la iglesia, repitiendo la fecha del 6 de abril, (y no solo eso, ¡sino que también afirma que fue un jueves!) diciendo que como al menos dos profetas confirmaron esa fecha, tenía que ser verdad. Y la realidad es que el hombre tiene un punto: ¿le creemos a los estudiosos, quienes concuerdan con que Jesús no nació el 6 de abril, o con los profetas, videntes y reveladores que dicen que sí?

Chadwick entonces utiliza fechas de eclipses, pascuas judías, y cosas así, basándose en historias de la Biblia y del Libro de Mormón, para encontrar la fecha del nacimiento y de la muerte de Cristo. El único problema es que, para aceptar este análisis, el cual es bastante impresionante, uno tiene que aceptar literalmente todo lo que la Biblia y el Libro de Mormón dicen. De otra manera, el análisis se cae por su propio peso. Otro punto interesante es que, a pesar de que Chadwick utiliza un método más o menos científico para calcular la fecha de nacimiento y muerte de Jesús, ignora el hecho de que no hay ningún registro histórico que demuestre que hubo tres días de oscuridad en ninguna parte del mundo.

A continuación, Chadwick habla de la edad de Cristo al morir. Él dice que la Biblia no especifica cuántos años vivió: Lucas 3:23 dice, “Jesús mismo al comenzar su ministerio era como de treinta años”, lo cual no es muy específico. Además, la Biblia nos da una pista de que vivió hasta los 33 porque los evangelios mencionan tres pascuas judías. Entonces, “como de treinta” más tres pascuas judías: ¿33? Pero la evidencia definitiva para Chadwick es que el Libro de Mormón dice que Jesús vivió 33 años, así que problema resuelto.

Para mí este es un tema interesante, ya que las iglesias cristianas antiguas tenían diferentes teorías sobre la edad de Cristo. Ireneo, uno de los padres de la Iglesia Católica, afirmó que Jesús tenía unos cincuenta años cuando murió. Ireneo fue un discípulo de Policarpo, y este a su vez fue, supuestamente, un discípulo del apóstol Juan, y por medio de él es que se enteró de este dato.

Las iglesias antiguas tenían otras creencias extrañas sobre Cristo, incluyendo lo que se conoce como “la herejía de Jesús el terrible”. El evangelio de la infancia de Tomás (diferente del Evangelio de Tomás) describe a un Jesús de cinco años como un tirano que tenía rabietas constantes. En el libro, Jesús estaba jugando sobrenaturalmente con un arroyo, y cuando un vecino interfirió y arruinó su juego, Jesús lo maldijo: “te marchitarás como un árbol, y no podrás tener hojas, ni raíz, ni fruto. E inmediatamente ese muchacho se marchitó completamente” (III, 2-3). Otro niño lo choca accidentalmente y Jesús directamente lo mata (IV, 1). Cuando los padres del chico se enojan con Jesús por, o sea…, asesinar a su hijo, los maldijo con ceguera (V, 1). José trató de disciplinarlo y Jesús le dijo, “No me molestes” (V, 3).

Si bien Jesús más tarde curó y resucitó a sus víctimas, “ningún hombre después de esto se atrevió a provocarlo, no fuera que los maldijera y que fueran mutilados”.

Pero continuemos con el estudio de Chadwick.

Después de considerar la duración de la vida de Jesús (detallada en el Libro de Mormón), de tomar en cuenta la fecha de su muerte, la cual tiene que coincidir con ciertos eventos meteorológicos y astronómicos, Chadwick decide que la única fecha del nacimiento de Jesús que tiene sentido es en diciembre del 5 a.C., año que coincide más con el consenso académico no mormón, y el que contradice las palabras de varios profetas modernos.

 

En conclusión, la fecha del 6 de abril en la iglesia es una malinterpretación de una nota de John Whitmer, no una revelación de José Smith, y Jesús, de haber existido, definitivamente no nació en el año en que se dice que nació.

Hay otros problemas con la historia de la natividad que no incluyen la fecha del nacimiento de Cristo.

Por ejemplo, la matanza de los inocentes. Este evento es nombrado solo en Mateo, y ningún otro escrito contemporáneo lo repite. No solamente eso, sino que algo tan drástico y significativo para la región habría sido registrado en los anales de la historia. Pero no hay nada, dándonos la idea de que en realidad no sucedió, sino que es un invento del evangelista.

El censo que lleva a José, María y a Jesús a Judea. El registro histórico nos dice que este censo fue hecho por Publius Sulpicius Quirinus, gobernador romano de Siria. El autor del evangelio de Lucas lo usa como un medio narrativo para establecer el nacimiento de Jesús (Lucas 2:1-5), pero Lucas ubica al censo en el reino de Herodes, quien había muerto diez años atrás. Además, este censo incluía a las ciudades de Judea, Samaria e Idumea, no a Galilea, donde Jesús y sus padres vivían, así que no tiene sentido que hubieran viajado para participar en un censo que no les incumbía.

Pero, ¿por qué entonces nos dice el evangelista que este fue el caso?

Una de las profecías requiere que el Mesías, como descendente del Rey David, naciera en la ciudad de David: Belén. Pero Jesús, según la mayoría de los estudiosos del tema, nació en Nazaret, por lo que fue conocido durante su vida como “el nazareno”. Los cristianos tempranos encontraron una solución creativa para hacer que los padres de Jesús fueran a Belén para que así pudiera nacer en la misma ciudad de David: El censo. El cual, si se lo analiza, no tiene ningún sentido. Si mi abuelo nació en España, y de repente el presidente de España decide hacer un censo que incluye a los descendientes de todos los españoles por generaciones, ¿tendría algún sentido el que tuviera que viajar a España nada más que para eso? Porque, después de todo, es lo que la Biblia nos pide que creamos, lo cual, además, no coincide con ningún registro histórico.

Pero nuestro enfoque no es la Biblia ni la cristiandad en general sino el mormonismo y las ramas de la restauración, así que alguien más va a tener que responder todas estas preguntas. Mientras tanto, feliz navidad a todos.

(Visited 128 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)