Crisis de suicidios en Utah requiere más información sobre orientación sexual

Salvar algunas vidas jóvenes no es suficiente. Necesitamos salvarlas a todas
Standard Examiner

El índice de suicidios entre los jóvenes en Utah ha excedido el índice nacional desde 1999. Pero en 2012, algo comenzó a ir trágicamente mal.

Niños de edades entre 10 y 17 comenzaron a matarse en números más grandes, 5.9 por cada 100,000 personas, el índice más alto en una década. Y entonces los números explotaron, llegando a 8.1 por cada 100,000 en 2014, y a un increíble 11.1 en 2015.

Aunque el índice nacional también subió, creció por menos del 1% por cada 100,000 personas entre 2011 y 2015. El índice de Utah creció un 6.5.

Todos tenemos responsabilidad en esto. Porque tan recientemente como este año, todavía nos negamos a aceptar que algunas vidas jóvenes son tan importantes como otras.

A medida que el suicidio juvenil se convirtió en una crisis, el estado trató de intervenir. Sin embargo, el plan de la Coalición de Suicidios de Utah en 2013 falló en reducir el suicidio de jóvenes hacia el 2015; de hecho, los números aumentaron dramáticamente.

Oficiales de la salud en el estado sabían que necesitaban ayudar, así que le pidieron al Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) que analizara la información de suicidios. Entre los descubrimientos, anunciados el jueves:

  • Entre 2011 y 2015, 150 ciudadanos de Utah entre 10 y 17 se suicidaron.
  • La mayoría, el 78%, eran varones.
  • La mayoría se mató con armas.
  • Un poco más de un tercio recibieron un diagnostico de salud mental, y aproximadamente un tercio estaban deprimidos.
  • De los 40 casos que incluían información sobre la orientación sexual del joven, seis pertenecían a una “minoría sexual”.

Finalmente, a medida que la crisis llegó a su punto máximo, Daniel Thatcher patrocinó un proyecto de ley en 2015 creando la aplicación para teléfonos SafeUT, permitiendo a los estudiantes conectarse fácilmente con consejeros de salud mental. Un año más tarde, el representante Brian King escribió una medida requiriendo un estudio sobre los suicidios y las armas. Y en marzo, una legislación del representante Steve Eliason creó una posición en el Departamento de Salud del estado para estudiar las muertes por suicidios. El proyecto de ley también estableció un programa de subsidios para financiar programas de prevención de suicidio juvenil.

Solo faltaba una cosa: Un entendimiento claro de los suicidios entre los jóvenes LGBTQ de Utah. Pero tal vez estamos listos para salvar sus vidas también.

Cada dos años, como parte de la iniciativa del CDC, los estados administran una encuesta de comportamiento de riesgo entre los jóvenes a los estudiantes de high school. El Departamento de Salud de Utah, desesperado al tratar de entender más sobre la crisis de suicidios entre los jóvenes, propuso agregar una pregunta sobre la orientación sexual como parte de su encuesta de 2017. Los distritos escolares de Davis y Cache dijeron no. Efectivamente, ya que la encuesta necesita ser tomada por al menos el 60 por ciento de los estudiantes para que sea estadísticamente válida, mataron la iniciativa por dos años.

¿A qué costo?

“Somos una organización basada en la ciencia, y no podemos describir lo que no podemos medir”, dijo Michael Friedrichs, el epidemiólogo del Departamento de Salud de Utah en una conferencia el jueves sobre el reporte de suicidios del CDC. “Ellos (el CDC) revisaron los registros y solo pudieron encontrar información sobre la orientación sexual de 40 de los 150 chicos que se quitaron la vida.. reportaron solo lo que sabían con certeza. De ellos, encontraron a seis de los cuarenta que podían identificar positivamente. Una de las recomendaciones que hicieron es que recolectemos mejor información”.

Friederich dijo que recientemente había hablado con un representante de un distrito “muy opuesto” a preguntar sobre orientación sexual en la encuesta del 2017 y que había cambiado de opinión.

“Estoy haciendo progreso… Realmente creo que hemos llegado a un punto en el que ya no podemos no recolectar esta información, dijo Friederich.

Recolectar esa información nunca debería haber sido un problema. No en 2017. No en Utah, donde hemos perdido a 150 jóvenes por suicidio en cinco años.

Finalmente estamos comprometidos a salvar las vidas de los jóvenes. Pero salvar algunas no es suficiente. Necesitamos salvarlas a todas.

 

(Visited 103 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)