¿Qué pasa cuando una bendición patriarcal no se cumple?

Qué hacer cuando nuestra bendición patriarcal no se “cumple”

La revista LDS Living publicó un artículo en su sitio web que habla sobre qué hacer si nuestras bendiciones patriarcales no se cumplen. La respuesta es increíblemente manipuladora, pero por alguna razón la revista decidió catalogar a este texto como “te hace pensar”. Es verdad. Es una cosas de esas que te hacen pensar, aunque si uno piensa demasiado, corre el riesgo de perder la cabeza tratando de hacerlo encajar con la realidad.

Los párrafos introductorios son una historia aburrida de cómo a la autora le gustaba jugar un juego con sus amigos cuando era chica, así que lo voy a saltear y pasar a la parte interesante.

1. Está abierto a interpretaciones diferentes

Élder Packer una vez compartió en la conferencia general de octubre de 2002, “Se ha dicho que una bendición patriarcal es “ ‘[un párrafo] del libro de vuestras posibilidades’. Si leemos nuestra bendición patriarcal, veremos lo que el espíritu de profecía habrá manifestado en cuanto a lo que cada uno de nosotros puede llegar a ser”.

A veces pensamos que la manera de interpretar una parte específica de nuestra bendición es la manera en que siempre será, pero ese no es necesariamente el caso. Piensen sobre sus libros favoritos. No importa cuántas veces lo lean, una vez que tienen una perspectiva diferente, ¿sus interpretaciones de algunas partes del libro no cambian? Tal vez se sientan identificados más con un personaje, o tal vez finalmente entiendan cómo los otros personajes tomaron una decisión tan pobre. Tenemos diferentes perspectivas y experiencias de vida en diferentes partes de nuestras vidas que también pueden influenciar cómo interpretamos partes de nuestra bendición patriarcal, y por eso necesitamos depender en el Señor para recibir interpretaciones y respuestas a los mensajes que Él nos ha dado por medio de sus patriarcas.

Es verdad que las bendiciones patriarcales pueden ser interpretadas de diferentes maneras, pero más que nada porque son demasiado vagas. Como no tienen ninguna especificidad, casi cualquier cosa podría cumplirlas. Ese era el truco de los oráculos antiguos. El oráculo decía algo misterioso y con poco sentido, y la persona recibiendo la profecía llenaba los espacios en blanco con los detalles de su vida.

Por ejemplo, hoy estaba viendo Brooklyn 9-9 y un personaje estaba impresionada con una lectora de cartas que le dijo que iba a tener una relación íntima con un hombre llamado Mark, “y la tuve”, le dice a su audiencia. Entonces muestran la escena: la chica está borracha en un bar y grita, “¿Alguien se llama Mark?”, a lo que la mitad de los hombres en el bar levantan la mano, ella elige a uno que le gusta, y listo, profecía cumplida. La profecía de la lectora de cartas es tan vaga, que fácilmente puede cumplirse en muchas maneras diferentes: no tiene fecha, no tiene un apellido, un lugar donde la relación se daría, nada. Solo dos hechos sumamente generales: relación íntima, hombre llamado Mark. Si la chica diez años más tarde se enteraba que el hermano de su nueva amiga se llamaba Mark y ella se lleva bien con este muchacho, tal vez lo vería como el cumplimiento a la “profecía”, ya que el hombre se llama Mark y ambos tienen una relación más o menos “íntima”. O, si un día encuentra a un extraño llamado Mark, tal vez trate de tener una relación con esa persona para que la promesa se cumpla.

Mi bendición patriarcal decía que en mi vida iba a ver luces y ruidos, lo que interpreté como mi sueño de un día ser una estrella de rock. Pero un día, años después, hablando con un amigo del barrio, le dije lo que decía mi bendición, y él me dijo, “Uh, la mía dice lo mismo”. De curiosidad les pregunté a varios chicos de la estaca que tenían una bendición dada por este hermano, y casi todos habían recibido la misma promesa. Pero, ¿qué significa ver ruidos y luces? ¿Me va a parar la policía un día? ¿Voy a trabajar en construcción a la noche? ¿Voy a ver un concierto de los Teletubbies con mi hijo? ¿Qué es? La promesa patriarcal en este caso es tan increíblemente vaga que puede, literalmente, significar cien mil cosas diferentes, y por lo tanto la promesa no tiene ningún significado real.

Ahora, la promesa de que iba a casarme y a tener hijos definitivamente se cumplió… y no. Me casé, pero no tuve hijos. Adopté, pero solo uno, así que no tuve “hijos”, sino “hijo”.

Le pifió el pobre patriarca. Le debe haber fallado el espíritu ese día.

Y ya sé, ya sé. Los mormones me van a decir que al resto de los hijos los voy a tener en la próxima vida, o que tal vez mis nietos pueden ser considerados hijos, o qué sé yo que pavada. Pero eso no es lo que dijo la promesa, y me niego a ofrecerle tanta latitud. Después de todo es una bendición supuestamente profética, no un truco de magia.

Pero hablando de que las promesas se pueden cumplir en la próxima…

2. Recuerda que las bendiciones es lo que se prometen, no cuándo se cumplirán

Y tanto las bendiciones como el tiempo no son prometidos sin una condición de obediencia y fe. A veces las bendiciones que esperamos temprano en la vida vienen más tarde, y a veces las bendiciones que no esperamos que vengan hasta que somos mayores, se cumplen ya mismo. Yo he experimentado ambas de primera mano, habiendo tenido que esperar y reconocer inesperadamente lo que sentí que era el cumplimiento “temprano” de una oportunidad que se me había prometido.

Pero más a menudo nos preocupamos más por las promesas que no se cumplen: matrimonio, misiones, llamamientos, hijos, etc. Cuando uno siente que el tiempo se acabó en una de esas bendiciones y que no se han cumplido y nunca vendrán, hay que dar un paso atrás y recordar este hermoso recordatorio del élder Packer: “A veces, alguien se preocupará porque alguna promesa hecha en su bendición patriarcal todavía no se ha cumplido. Por ejemplo, en una bendición se puede indicar que la persona contraerá matrimonio y ésta no encuentra compañero o compañera. Eso no significa que la bendición no se cumplirá. Conviene saber que las cosas ocurren en el debido tiempo del Señor y no siempre en el nuestro. Las cosas de naturaleza eterna no tienen límite de tiempo. Desde la existencia preterrenal hasta nuestra existencia más allá del velo de la muerte, nuestra vida es una vida eterna”.

Estas son excusas, no explicaciones. Primero, si una promesa no se cumple, según este artículo, es probablemente porque no somos fieles y/u obedientes. O, tal vez, también dice el artículo, la promesa se va a cumplir en la próxima vida. ¿Para qué quiero yo una promesa que no se va a dar en esta vida? ¿Cuál es el punto? Además, ¿cómo puedo saber si estoy siendo desobediente o si estoy siendo perfectamente obediente, pero Dios está esperando hasta la próxima para bendecirme? ¡Tal vez voy a vivir con la culpa de haber hecho algo mal cuando en realidad Dios me está esperando en el cielo con un harén de modelos de Playboy o con uno de los actores de Fast and Furios! (Dependiendo de lo que le guste a uno…) Este sistema es ineficaz y puede causar problemas enormes en la psique de la gente que se siente como un fracaso por no recibir las bendiciones prometidas. Además de que, obviamente, es una excusa barata.

3. Estudien su bendición patriarcal con cuidado regularmente, e incluso tal vez memorícenla, para ayudarlos a lograr las bendiciones prometidas

¿Cómo saben si una promesa se está cumpliendo si ni siquiera se acuerdan de esas promesa? Ha habido muchos momentos pequeños cuando frases o bendiciones o advertencias en mi bendición patriarcal se han hecho evidentes, pero no las habría reconocido si no hubiera estado familiarizada con mi bendición y sus palabras y frases específicas de que había recibido confirmación de casarme con mi esposo. Solo había una respuesta, y estoy seguro que me la hubiera perdido si no hubiera estado familiarizada con las cosas que se me habían prometido en la bendición.

Además de estar horriblemente escrito, este párrafo nos dice que hay ciertas palabras en la bendición que nos van a llevar a reconocer nuestras bendiciones, pero cualquiera sabe que los mormones hablan su propio idioma, así que no es tan fácil reconocer ese “mormón-speak” en todas partes. Segundo, si me memoricé la bendición y estoy constantemente buscando cumplimientos de la misma, obvio que los voy a encontrar.

Les ofrezco un experimento: Dependiendo de cómo funcionen las licencias o patentes de los autos en sus países, elijan una combinación de números o letras, y estén atentos a ver cuánto las ven. Por ejemplo, después de ver montones y montones de patentes con los números 666 en las rutas de Utah, decidí buscar patentes con los números 444, o 875. Y adivinen qué: La frecuencia era la misma. No es que hubiera habido más patentes con 666, sino que las estaba buscando, así que las encontraba. Otro ejemplo: mi hijo está obsesionado con juntar banderas de los Estados Unidos y de Argentina, “los países de donde todos venimos”, dice. El otro día mientras estábamos manejando, me preguntó, “Papi, ¿por qué estoy viendo banderas en todos los autos?”. “Simple”, le respondí. “Porque las estas buscando”.

Y ya sé que el ejemplo quedó clarísimo, pero quiero dar un ejemplo final de cuándo me di cuenta de este fenómeno por primera vez. A los doce, en vez de pasar a séptimo grado y graduarme de la primaria, mi mamá me anotó en una escuela que enseñaba latín, griego y francés, y a la que era bastante difícil entrar. Estar en esa escuela fue un gran cambio en mi vida, y pasé de hacer deberes que incluían dibujar una bandera para el día de la independencia o recortar del diario palabras con la letra jota, tuve que empezar a traducir textos enteros del francés y del latín al español, y digamos que eso me afectó bastante. Por ejemplo, hasta ese punto, el francés apenas estaba en mi radar, y el latín era una novedad completa para mí. Pero una vez que los empecé a estudiar, ¡los veía por todas partes! No podía ver una película sin que alguien dijera algo en francés, o dejar de notar los nombres latinos de las plantas y de los bichos que buscaba en el diccionario. Esas cosas siempre estuvieron ahí, pero ahora que yo estaba más atento a ellas, las veía siempre.

Lo mismo con las promesas de una bendición patriarcal vaga y que puede significar cualquier cosa: si los busco, voy a encontrar cumplimientos de esas promesas hasta abajo de la cama.

Amo la manera en que el presidente James E. Faust ilustró esta idea, “La bendición patriarcal que recibamos de un patriarca ordenado nos puede indicar las metas a las que debemos aspirar, lo cual es una revelación personal de Dios para cada uno de Sus hijos. Si seguimos los consejos que recibamos, seremos menos propensos a tropezar o a caer en el engaño. Nuestra bendición patriarcal será como un ancla para nuestra alma, y si somos dignos, ni la muerte ni el diablo podrán privarnos de las bendiciones prometidas; son bendiciones de las que podemos gozar ahora y para siempre”.

La imagen de mi bendición como una estrella me ayuda a recordar que es algo a lo que siempre buscaré por ayuda, no algo que voy a mover y a echar al lado cuando esté “completa”. Usa esta estrella de guía y recuerda hacia qué meta estas trabajando, y el cumplimiento de las bendiciones y promesas se harán más evidentes.

¿Se dan cuenta de lo que dice esto? ¡Yo tengo que trabajar para que una promesa se cumpla! Esto, en otras palabras, no es una promesa profética, es una zanahoria en la punta de un palo y el miembro de la iglesia es el burro tratando de morder la zanahoria. La iglesia no nos está diciendo lo que nos va a pasar en la vida, simplemente nos da un catálogo y nos dice “esto es lo que queremos que hagas. Hazlo”. Pero como si esa última oración no hubiera sido lo suficientemente poco sutil, tenemos otro punto entero diciéndonos lo mismo:

4. Escojan una bendición por la que van a trabajar

Si tu bendición te dice que se te ha dado un talento específico, busquen maneras de usar ese talento. Si se te ha dicho que tienes un testimonio fuerte que fortalecerá el de los demás, asegúrate de trabajar en tu testimonio y de compartirlo. Si se te ha dicho que tienes un talento para la música, práctica canto o composición o aprende a tocar un instrumento. Y recuerda, un talento no significa necesariamente que vas a ser bueno en eso inmediatamente. No te sientas culpable o frustrado si todavía no lo tienes o si no viene fácilmente. Pero mientras más pronto aprendas cómo y comiences a tratar a desarrollar esos dones, y mientras más dependas en nuestro Padre Celestial para recibir ayuda, más fácilmente vendrán.

Como el presidente Faust una vez compartió, “Nuestra bendición patriarcal indica lo que Él espera de nosotros y cuál puede ser nuestro potencial. Recuerden la parábola de los talentos en el Nuevo Testamento: el Señor no nos forzará a recibir las cosas que nos ha prometido. Él solo nos dice que están disponibles. Encuentren una manera de ayudar al Señor a cumplir sus bendiciones”.

El problema con este punto es que no hay forma de saber si cuando yo estudio por años, practico por horas todas las tardes, y hago todo lo que necesito hacer para aprender a tocar el piano porque mi bendición patriarcal decía que yo tenía talento para eso, es algo con lo que Dios me bendijo o algo que obtuve por medio de mi trabajo duro.

Además, si un talento no es ser bueno para algo de manera natural, ¿qué eso? ¡Me parece que esa es la definición misma de “talento”!

Finalmente, no sé cómo será la experiencia de los demás, pero mi patriarca tuvo una conversación más o menos larga conmigo antes de darme la bendición, y varias cosas que le dije aparecieron en la misma. Por ejemplo, cuando me preguntó de donde era mi familia, y yo le dije que éramos todos árabes, salió con que era “de sangre semita”. No, duh. No solamente ya lo sabía, ¡sino que yo se lo había dicho! Cuando le dije que me gustaba tocar la guitarra, me dijo en la promesa que yo tenía talento musical, a pesar de que si le pego a una nota es de casualidad. Eso no es una bendición profética, sino que se parece más a la técnica de “lectura en caliente” que usan los mentalistas en el escenario.

Cuando estos trucos psicológicos se utilizan correctamente, dan la impresión de que el mentalista, o artista de la estafa, es intuitivamente perceptivo y dotado psíquicamente. En realidad, las declaraciones pueden adaptarse a casi toda la humanidad, independientemente de su sexo, opiniones personales, edad, época, cultura o nacionalidad.

El siguiente pasaje de la lectura caliente proviene del Diccionario del Escéptico de Robert T. Carroll: lectura caliente se utiliza a veces para referirse a “la utilización de los principios conocidos de la psicología que se aplican a casi todo el mundo”, mientras se está haciendo un lectura psíquica. Michael Shermer utiliza la expresión de esta manera señalando como ejemplo que muchas personas afligidas llevarán una pieza de joyería que tiene una conexión con su ser querido fallecido. Si se hace una lectura que pueda asustar a un cliente, se podrá realizar la conexión y plantear el mensaje como una señal de que nos hemos puesto en contacto con el otro lado.(Link)

5. No trates a tu bendición como un listado

Mientras que algunas partes específicas de algunas bendiciones pueden cumplirse, siempre hay otras partes por las que tendrás que continuar trabajando. Una bendición patriarcal no es un listado. Me gusta pensar en ella como un bosquejo que está constantemente siendo cumplido. Las bendiciones o las advertencias que pensé que ya no necesitaban de mi atención han vuelto a surgir en diferentes formas. Me ha enseñado a que nunca deseche o ignore ninguna parte de mi “mapa espiritual”. Como dijo una vez el presidente Monson, “Tu bendición patriarcal es tu liahona personal para planear tu curso y para guiar tu camino”.

En conclusión, la bendición patriarcal no solamente es inútil, sino que puede causar daño en la gente que está constantemente tratando de cumplir con las promesas hechas allí y que están fuera de su control , como el casarse o el tener hijos. Las promesas son tan vagas y la manera en que pueden cumplirse tan amplias, que se convierten en algo completamente inútil para ayudarnos a saber de qué tenemos que tener cuidado en el futuro. Estas bendiciones no son más que una repetición de lo mismo que escuchamos todos los domingos sobre el púlpito, pero esta vez lo tenemos por escrito y con nuestro nombre en la parte de arriba. La bendición patriarcal es otro de esos vestigios de la iglesia antigua que alguna vez significó algo pero que hoy está tan aguada que no es nada más que otra cosa con la que uno tiene que cumplir para ser un buen mormón, y algo que nos hace sentir más identificados con la fe, porque, después de todo, ¡es una bendición directa de Dios para nosotros! (Hecha por un viejito que a menudo no sabe hablar bien, pero ese es un tema para otro día.)

 

(Visited 515 times, 1 visits today)

2 thoughts on “¿Qué pasa cuando una bendición patriarcal no se cumple?

  1. La mía decía que seria llamado al servir en País extranjero que no había conocido el evangelio por mucho tiempo. Al final me tocó el norte de mi país… Debo considerar que el norte es el extranjero? Ahora mi bendición mora donde siempre debió estar: en el cubo de la basura.

  2. La mía decía que iría a predicar el evangelio a tierras lejanas, esta fue más perspicaz yo de principio me imaginé fuera de mi país pero jaja igual fue lejos de mi ciudad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)