Podcast, episodio 139: Patty y Sylvia Session. Madre, hija, esposas de José Smith

Pesquisas Mormonas Episodio 139: Patty y Sylvia Session. Madre, hija, esposas de José Smith
{{heart_svg}}LikeLikedFree Download {{embed_code}} Copy Embed Embed
0

Patty Bartlett (Sessions Smith Parry) y Sylvia Porter Sessions (Lyon Smith Kimball Clark)

Patty Sessions fue una partera durante toda su vida. A menudo, cuando vivía en Maine, iba en su caballo tanto como veinte millas de camino desierto para ayudar a dar a luz a un bebé, y se le llamaba a todas horas del día y de la noche. Se reporta que ayudó en 3.977 alumbramientos y es la partera mormona más famosa. Pero es menos famosa como esposa de José Smith. Ella y su hija Sylvia son la única pareja de madre e hija de las que se sabe con certeza que estuvieron casadas con Smith. Patty se casó con José cuando tenía cuarenta y siete años, convirtiéndose en la primera esposa mayor del profeta, y tanto su matrimonio como el de su hija Sylvia fueron de carácter poliándricos. Sylvia es considerada importante por ser la única esposa de José Smith que dijo haber tenido una hija de él.

Patty Barlett nació en febrero de 1795 en el sudoeste de Maine, y en junio de 1812, a los diecisiete, se casó con David Sessions, de veintidós. Patty y David se mudaron a la casa de los padres de David, donde Patty cuidó de su suegra enferma. Aquí es donde Patty aprendió cómo ser una partera bajo el tutelaje de su suegra. Su primer hijo, Perrigrine, nació en mayo de 1814, cuando Patty tenía diecinueve años.

En 1816, unos meses antes de que su segundo hijo Sylvanus naciera, David construyó dos graneros grandes, varios cobertizos y una molienda, y siguió comprando terrenos adyacentes hasta que su granja llegó a tener 400 acres. Aproximadamente fue en este tiempo que Patty se hizo más activa en las religiones, aunque David no mostró el mismo interés.

Sylvia Porter, la primera hija de la familia, nació el 31 de julio de 1818, seguida por Anna B. el 21 de marzo de 1820. Otro hijo, David, nació el 9 de mayo de 1823, cuando Patty tenía veintiocho. Además de cuidar a sus hijos, Patty tuvo que cuidar a su suegra, quien se mudó con ellos.

El 16 de septiembre Patty sufrió la muerte de un primer hijo: Anna, de dos años y medio, se enfermó violentamente del estómago y murió cuatro días más tarde. La madre de David murió el mismo mes de la misma enfermedad, y su padre murió poco después.

Patty tuvo otra hija el 16 de marzo de 1825, y la llamó Anna para reemplazar al bebé que había muerto. Dos años después, el 1 de agosto de 1827, cuando tenía treinta y dos años, Barlett, su séptimo hijo, nacio en Newry, pero murió un año y medio más tarde.

Por algunos años después de esto, la familia Sessions vivió en paz, pero en 1832 la fiebre tifoidea los postró, y en agosto, la segunda Anna, de siete años de edad, falleció, y en septiembre Sylvanus murió a la edad de dieciséis. Patty tenía treinta y siete años, y de sus siete hijos solo Perrigrine, Sylvia y David todavía estaban vivos.

Perrigrine cuenta que en agosto de 1833, los misioneros introdujeron el mormonismo en la ciudad de Newry. La reacción de Patty fue casi instintiva: “En cuanto mi madre oyó, creyó”. David sintió que sería mejor esperar e investigar más antes de unirse, así que Patty pospuso el bautismo hasta que pudo obtener su permiso. El 2 de julio de 1834, él dio su consentimiento “y ella fue bautizada y confirmada en la Iglesia de los Santos de los Últimos Días bajo la mano de Daniel Bean”.

El 12 de septiembre de 1834, Perrigrine se casó con Julia Ann Killgore y la joven pareja se mudó con la familia Sessions. En agosto del año siguiente, dos apóstoles, Brigham Young y Lyman Johnson, visitaron Maine y presidieron en una conferencia que se sostuvo en la granja de los Sessions. Perrigrine escribió, “Las bendiciones de Dios atendieron la reunión donde varios fueron agregados a la Iglesia por medio de la ordenanza del bautismo y de la imposición de manos”. Entre los iniciados en la iglesia en esta ocasión estaba el esposo de Patty. Los apóstoles predicaron de Sion en la conferencia, y de cómo debían huir de entre los malvados antes de que la destrucción de los últimos días ocurriera.

Patty se fortaleció con la presencia de su esposo y de su hijo mayor en el mormonismo, y la familia poco a poco se preparó para el viaje a Sion (Missouri). Antes de partir, vendieron tantas posesiones como pudieron. Patty ahora tenía cuarenta y dos y estaba embarazada de cuatro meses, mientras que Sylvia tenía dieciocho años.

Llegaron a Far West en noviembre y encontraron a los santos viviendo en tiendas, habiendo sido echado de sus hogares. Los Sessions compraron una granja grande y comenzaron a plantar maíz, papas y trigo. Amanda, la última hija de Patty, nació el 14 de noviembre. El diario de Missouri de Patty indica que se hizo amiga de José Smith poco después.

En abril, Sylvia se casó a la edad de diecinueve con Windsor P. Lyon. José Smith realizó la ceremonia. Ya para 1838 Windsor había comenzado a trabajar como doctor en el ejército.

El 15 de febrero de 1839 los Sessions dejaron Missouri por Illinois con el resto de los mormones. El viaje fue muy difícil, y Perrigrine escribió que no solamente fueron amenazados por la gente en el camino, sino que uno podía seguirles el rastro por la sangre de los pies en las praderas. Cuando llegaron a Mississippi, tuvieron que esperar, con poca comida, hasta que el río se derritiera y pudiera ser cruzado. Cuando Patty y David decidieron ir a Nauvoo en Mayo, vivieron en una cabaña diminuta y contrajeron malaria. Permanecieron así hasta que Perrigrine regresó de su misión y les construyó una casa más grande en septiembre.

El 20 de septiembre, Amanda, la hija menor de los Sessions murió de inflamación de la laringe.

Sylvia y Windsor se habían mudado a Nauvoo poco después de llegar a Illinois, y Windsor fue el primero en construir un edificio grande allí; ese edificio contenía su negocio mercantil y farmacia en un lado y su hogar en el otro. El primer hijo de Sylvia, Marian, probablemente nació allí el 3 de julio. La segunda hija de Sylvia, Philofreen (pronunciado “Filofrín”) nació el 11 de junio de 1841.

El 8 de febrero de 1842, cuando Sylvia tenía treinta y tres, se selló con José Smith. Virtualmente no se sabe nada sobre las dinámicas internas de su matrimonio poliándrico, excepto que ella más tarde dijo que su hija Josephina era un producto de esa unión. No se sabe nada de la reacción de Windsor sobre el matrimonio, si es que se enteró; pero hay razón para entender que lo sabía y se lo había permitido. Es cierto que en la época del matrimonio de Sylvia, Windor era un santo de los últimos días fiel quien había aceptado a Smith como profeta.

No se sabe si Patty sabía sobre el segundo matrimonio de su hija, pero el hecho de que Patty misma se casó con Smith a menos de un año sugiere que podría haberlo sabido poco después, si no antes. El diario de Patty comparte algunos detalles de su matrimonio: “Willard Richards fue sellada con José Smith el 9 de marzo de 1842 en el cuarto de Nauvoo de Newell K. Witney, por tiempo y toda la eternidad… Sylvia, mi hija, estaba presente cuando me sellé con José Smith”. Patty tenía cuarenta y siete años en esa época y fue la primera mujer mayor en casarse con Smith. Como era costumbre en el mormonismo tardío, cuando una mujer mayor se entraba en un matrimonio plural en Nauvoo, la ceremonia probablemente era de una naturaleza solamente religiosa y no incluía la cohabitación.

Pero aun así, Patty se convirtió en un miembro importante de la familia de Smith. Muchas de las esposas plurales de Smith participaron en matrimonios subsiguientes educando a las posibles novias sirviendo como mensajeras e intermediarias y actuando como testigos en las ceremonias.

El 19 de marzo, Marian Lyon murió. El cuerpo de la niña fue traído a José Smith el próximo día mientras predicaba a un grupo grande en una arboleda cerca del templo, y él cambió sus palabras para hablar sobre la salvación de los niños. Técnicamente, Marian ahora estaba sellado a él, no a Windsor, en las eternidades.

Cinco días después, Sylvia fue aceptada en la Sociedad de Socorro de Nauvoo y contribuyó un dólar al fondo. En las siguiente semanas hizo otras contribuciones frecuentes. Aunque Windsor a veces sufrió reveces en sus finanzas, por lo general estaba económicamente bien.

David fue a una misión en Maine con un Hermano Pack el 11 de junio. Patty escribió en su diario, “Me dejó sola y me siento muy solitaria”. Pero su espíritu pronto se reanimó cuando se asoció con otras esposas plurales. El 12 de agosto escribió que estaba “haciendo camisas para el Hermano José”.

Más o menos en este tiempo, Windsor Lyon comenzó a tener dificultades económicas que contribuyeron a su pérdida de la membresía. El 13 de agosto, una noticia de bancarrota de Windsor apareció en el diario mormón Wasp. Aparentemente le había prestado $3,000 a William Marks, presidente de la estaca de Nauvoo, y había recibido un bono de él. Pero cuando se aproximó la fecha de vencimiento del bono y Windsor requirió el pago del préstamo, Marks, ya sea que no quería o no podía pagar, lo prolongó. Esto puso a Windsor en una situación financiera difícil, por lo que el 4 de noviembre, demandó a Marks en la corte civil. Al hacerlo, hizo algo tabú para la Iglesia: los líderes mormones preferían resolver sus disputas entre miembros dentro de la Iglesia misma, especialmente en casos que incluían a líderes importantes como un presidente de estaca (quien tenía el mismo estatus que un apóstol moderno).

El 7 de noviembre, después de que Windsor trajo el caso de Marks a la corte civil, el presidente de estaca llamó a Windsor a una corte eclesiástica y fue aparentemente excomulgado “por instituir una demanda civil contra [él], y por otros actos derogatorios al carácter de un cristiano”.

Pero el día después de la corte, José Smith pareció estar en buenos términos con Windsor. Windsor, de haber estado devastado por su excomunión, podría haber vendido su tienda y haberse ido de Nauvoo; pero en lugar de eso, continuó haciendo negocios con los mormones y evidentemente se las arregló para librarse de sus dificultades financieras.

Sylvia estaba a punto de dar a luz otra vez. El 24 de diciembre, el diario de Smith dice, “Fui con el sec[retario Willard Richards] a visitar a la Hermana Lyons, quien estaba enferma. Su bebé murió 30 minutos después de nacer”. Sylvia había perdido dos hijos.

La falta de tensión entre David y Smith en este triángulo poliándrico es sorprendente. Sugiere que o David no sabía nada del matrimonio, o que sí sabía y lo aceptaba completamente. El diario de Patty muestra la cercanía entre Smith y otros hombres poliándricos en la familia Sessions.

Olive Frost, otra de las esposas de Smith, y su hermana, Mary Ann Frost Pratt, visitaron a Patty el 29 de julio. Ellas eran viejas amigas de Maine. El 3 de octubre Patty cenó con José. Él a veces les pedía a sus esposas que les dieran albergue a sus otras esposas, y en el otoño o invierno de 1843, cuando las hermanas Partridge fueron forzadas a abandonar el hogar de los Smith, Emily Partridge vino a vivir con Sylvia y Windsor por algunos meses. Una de las visitas de Smith a Silvia fue documentada por William Clayton el 18 de septiembre: “José y yo fuimos a tomar dinero prestado, bebimos vino en lo de la Hermana Lyons. Yo recibí $50 de la hermana Lyons y se lo pagué a D. D. Yearsley”. El 27 de enero de 1844, Philofreen murió de “fiebre escarlata”. Todos los hijos de Sylvia habían muerto.

Cuando Philofreen falleció, Sylvia estaba embarazada de ocho meses con su cuarto bebé, Josephine Rosetta Lyon, quien había nacido el 8 de febrero. Heber C. Kimball bendijo a la niña, lo cual fue la primera señal de una unión entre las familias de los Lyon y los Kimball.

A continuación, podemos considerar la declaración jurada de Josephine afirmando que era la hija de José Smith:

Justo antes de la muerte de mi madre en 1882, me llamó desde su cama y me dijo que sus días en la tierra estaban contados, y antes de irse de la mortalidad, quiso decirme algo que había mantenido en secreto de mí y de otros, pero que deseaba comunicarme. Ella entonces me dijo que yo era la hija del profeta José Smith, siendo que se había sellado con el Profeta en el tiempo en que su esposo, el sr. Lyon, había perdido su membresía en la iglesia.

Esta evidencia requiere interpretación. Muestra que Sylvia creía que Josephine era la hija de Smith, lo cual es evidencia convincente de que Smith tenía relaciones sexuales con sus esposas, incluyendo a las esposas poliándricas. El 26 de junio, el “dr. Lyon” fue llamado como testigo en la crisis de Carthage, lo que confirma que era un amigo de confianza de José Smith. Cuando Smith fue asesinado al día siguiente, Sylvia y Patty velaron la muerte de su esposo celestial.

Las esposas de José Smith a menudo se casaron con Brigham Young o Heber Kimball poco después de la muerte de Smith. Siguiendo este patrón, Sylvia Lyon se casó con Heber por tiempo el 19 de septiembre de 1844. Pero Sylvia continuó viviendo con Windsor Lyon. Las dinámicas internas de estas relaciones poliándricas son desconocidas. Uno queda preguntándose si Windsor, quien siembre había sido amigable con Heber, sabía de y había dado permido para el matrimonio. En ocasiones, Sylvia pasó tiempo con su nuevo esposo.

El hogar de los Lyon, probablemente espacioso y en una localidad conveniente, continuó siendo un lugar de reunión importante para las altas esferas de la sociedad mormona. EL 24 de septiembre hubo una reunión del sacerdocio de los apóstoles y otros líderes allí. El apóstol Willard Richards escribió el 20 de diciembre, “Fui con [Jennetta] al hogar del sr. Lyon, donde fuimos invitados, y bebimos una copa de vino y fuimos servidos muy amablemente por la Sra. Lyon y concordamos en verlos el jueves siguiente”. Entre enero y marzo de 1845, Sylvia recibió sus investiduras y fue iniciada en la Santa Orden, el Cuórum de los Investidos.

Patty se movió en los mismos círculos. En enero de 1845, la nuera de Patty, Julia Ann, falleció, y Perrigrine y sus hijos se mudaron con sus padres por un tiempo. Cuando la esposa de Willard Richards, Jennetta, murió el 9 de julio, él escribió en su diario, “La hermana Durphy, Sessions, Rhoda, Ann Fox, Lucy Clayton y la Hermana Wilcox vistieron a Jennetta y la pusieron en su ataúd al atardecer”.

En 1845, antes de que los santos regresaran a Illinois, trabajaron intensamente para terminar el templo y realizar las ordenanzas sagradas allí. Muchos matrimonios polígamos fueron solemnizados allí, y entre ellos hubo una unión de gran importancia para Patty: David Sessions se selló con Rosilla Cowins el 3 de octubre, oficiado por Brigham Young. Patty ahora estaba viviendo la poligamia de manera práctica y encontró que la experiencia era demoralizante y dolorosa. Anteriormente, ella había hecho que David la compartiera con otro hombre, con o sin su conocimiento; ahora ella debía compartirlo con otra mujer.

Poco después, Windsor Lyon volvió a la Iglesia bajo los sorprendentes auspicios de Heber C. Kimball, el otro esposo de Sylvia.

Pero la complejidad de la poliandria continuó en la vida de Sylvia. Más o menos una semana después del rebautismo de Windsor, Sylvia se selló con José Smith por eternidad en el templo de Nauvoo, con Heber Kimball sirviendo como representante de Smith, y luego se selló con Kimball por tiempo. Según la tradición familiar, esto fue hecho con el consentimiento de Windsor, y a pesar de que él estaba sellado con otra mujer por eternidad y de que Sylvia estaba sellada con Smith y Kimball, continuaron viviendo juntos como marido y mujer, lo cual era típico de las interrelaciones matrimoniales complejas de muchos en Nauvoo.

Patty y David llegaron a Council Bluffs (pronunciado “Caunsil Blofs”) en junio, y una semana después, Rosilla, con Perrigrine y su familia, se les unieron. Fue entonces que las tensiones a causa de la llegada de Rosilla comenzaron a escalar. Como era típico de muchas “primeras esposas”, probablemente se sintió abandonada y traicionada cuando David pasó más tiempo con su esposa más joven y atractiva. Tenemos evidencia de discusiones entre Patty y la esposa más joven e inmadura, mientras que David favorecía la posición de la última. Patty se sentía rechazada, mientras que Rosilla parecía petulante e impredecible, y tal vez resentía la autoridad de la primera esposa. A fines de octubre, Rosilla cosía un poco pero no ayudaba a hacer la comida. A veces su trabajo como partera y enfermera mantenía a Patty despierta toda la noche, sin ninguna ayuda de Rosilla.

A medida que David continuó pasando tiempo con Rosilla, a pesar de su rebeldía, los eventos pasaron a la condición de crisis, poniendo en peligro el matrimonio de Patty. Tres días después, David le pidió a Patty que recolectara provisiones para Rosilla para que viviera en algun otro lado. Ella consintió, pero pensó que era injusto, ya que la joven esposa podría haberlo hecho.

El 30 de noviembre, David regresó y Rosilla partió para Nauvoo. La crisis había terminado. Los meses traumáticos de Patty con la poligamia práctica habían concluido.

El 21 de abril, Sylvia y David llegaron a Winter Quarters para visitar a Patty. Ella “estaba dominada con gozo y gratitud hacia Dios por preservarnos para que podamos vernos”. Sylvia sin duda también estaba deleitada, y pudo atender muchas reuniones de bendiciones con Patty durante su visita, pero ella y David pudieron quedarse por solo dos semanas. El 9 de mayo, Patty y su hija partieron una vez más.

Antes del viaje de regreso al oeste, Patty recibió una bendición profética dada por otras mujeres.

El 24 de septiembre, Patty y su familia llegaron a su destino después de un viaje difícil: “Llegamos al valle, es un lugar hermoso. Mi corazón está lleno de gratitud a Dios por haber llegado a nuestro hogar a salvo. No hemos perdido nada y hemos sido bendecidos con la vida y con la salud. Me regocijo todo el tiempo”.

En más o menos un mes, Perrigrine y David Sessions terminaron un hogar de dos cuartos en el “Viejo fuerte” y las dos familias se mudaron juntas.

En Nauvoo, en mayo de 1846, Windsor y Sylvia habían comenzado a vender sus lotes en Nauvoo, y más tarde ese año Windsor y su hermano, Ethiel, compraron la Compañía de Manufacturación de la Ciudad de Iowa (un proyecto de erigir un dique en el Río Iowa). El 4 de septiembre de 1847, el próximo hijo de Sylvia, Byron Windsor Lyon, nació en la ciudad de Iowa.

El 8 de agosto, otro hijo, David Carlos Lyon, nació en la ciudad de Iowa. Pero Windsor estaba muy enfermo, y a mediados de enero de 1849 murió de tuberculosis en la ciudad de Iowa. Según la tradición familiar, su esposa plural, Susanne, se mudó a Utah con su hija y se comprometió con un no mormón.

Su nuevo esposo era Ezekiel Clark, el dueño de un molino, banquero, político y viudo con tres hijos pequeños. La reacción de Perrigrine fue de decepción profunda. Sylvia tenía treinta y un años, Ezekiel treinta y tres. Él fue su cuarto marido, aunque su tercero todavía estaba vivo.

El 21 de abril, David Carlos Lyon murió al año y medio. Los hijos de Sylvia con Lyon no vivieron mucho. La muerte fue seguida por una nueva vida con el nacimiento de su primer hijo con Clark, Perry Ezekiel, el 4 de febrero de 1851, y vivió felizmente hasta una edad adulta. Pero más tarde ese mismo año, el 13 de diciembre, Byron Windsor Lyon murió a los tres años.

El 1 de diciembre, Patty recibió un golpe abrumador: David había hecho los arreglos para tomar a otra esposa plural, Harriet, quizás como sugerencia de Young. Una vez más Patty encontró que la transición de la monogamia a la poligamia fue dolorosa, causándole gran ansiedad y sentimientos de inseguridad.

David se casó con Harriet Teeples Wixom, una mujer de diecinueve años divorciada y con un hijo, el enero de 1850. Patty tenía casi cincuenta y cinco y David casi sesenta. Al próximo día Patty escribió, “Él se la llevó a la granja con él y me dejó sola. Me siento tan bien como puedo”. Después de una tormenta fuerte el 25 de enero, Patty escribió, “He apaleado nieve por dos horas antes de que pudiera alimentar a la vaca y a la yegua, entonces saqué la nieve de la leña. Estoy cansada. Hoy se ha descongelado un poco”. La experiencia polígama de las mujeres a menudo estaba definida por la ausencia del esposo.

Patty recibió otro golpe fuerte el último día de julio cuando David sufrió un “ataque paralítico”. David no volvió a hablar, perdió el uso de sus manos, y el próximo día, a “las diez en punto, murió en paz”.

El 29 de junio un nuevo amigo varón apareció en su diario, un tal Hermano John Parry. El 25 de noviembre, Patty escribió, “El Hermano Parry vio a Brigham el último mes”. Visitas al Hermano Brigham presagiaban matrimonios, y el 14 de diciembre ella fue sellada con él. Parry, un nativo de Gales seis años mayor que Patty, es recordado como el primer conductor del Coro del Tabernáculo.

Por dos años ella pareció estar contenta con su nuevo matrimonio. John ayudaba en la casa y estaba ocupado con actividades públicas. Pero una vez más la paz doméstica se vio alterada por “el principio”. Aunque técnicamente los mormones polígamos debían tener el permiso de sus esposas antes de volver a casarse, esta regla a menudo era ignorada. El 2 de abril, John, de sesenta y cinco, se selló con Harriet Parry, de treinta y uno; después de la ceremonia “sus hijos vinieron a casa con nosotros para cenar”, escribió Patty. John dividió su tiempo entre Patty y Harriet, pero aparentemente vivió mayormente con Harriet, visitando a Patty solo ocasionalmente.

En Iowa, Sylvia y Ezekiel continuaron teniendo hijos que felizmente sobrevivieron sus años de la infancia. Phebe Jane (pronunciado “Fibi”) nació el 1 de septiembre de 1852, y Martha Sylvia, la última hija de Sylvia, el 20 de enero de 1854. Pero a pesar de los hijos que tuvieron juntos, la tradición familiar dice que Sylvia “se dio cuenta que [Clark] era intolerante de su religión y resentía el hecho de que ella estaba sellada con el profeta”, y su matrimonio comenzó a mostrar fisuras. Finalmente, en abril de 1854, Sylvia comenzó su viaje para ver a su madre.

El 7 de agosto, Patty escribió, “Sylvia fue a ver a Heber”, y fue aceptada en la familia Kimball, pero aparentemente nunca vivió en uno de sus hogares. En su lugar, se estableció cerca de Perrigrine en Bountiful (norte de Salt Lake). Con los fondos que Ezekiel le había dado, se compró una granja allí donde construyó una casa de tamaño generoso.

La relación de Patty con John Parry nunca fue enteramente satisfactoria. Como él aparentemente no le proveía adecuadamente, era afortunado que ella podía proveerse para sí misma con su trabajo como partera, su jardín de verduras y su laboriosidad en general. Él aparentemente tampoco proveía para Harriet, por lo que en febrero de 1856, él le pidió a Patty que ayudara a mantener a su segunda esposa. El 23 de septiembre de 1857 ella ayudó a dar a luz a un hijo de Harriet y continuó siendo su partera en los subsiguientes años. (¡Menos mal que la poligamia era para ayudar a las viudas!)

Ya para septiembre de 1863, el matrimonio de Patty claramente se había vuelto distante. Pero a pesar de la condición menos que ideal, Patty no estaba traumadamente infeliz con John y Harriet como lo había estado con David y Rosilla. Parry murió en enero de 1868 y las reminiscencias de Patty demuestran un pesar auténtico.

A diferencia de muchas de las viudad de Smith, Patty estuvo en una buena situación durante sus últimos años. Ella expandió su casa y construyó otras.

En un punto Sylvia se mudó a una casa más grande cerca de la calle principal de Bountiful y allí operó su hogar como un hotel.

Las hijas de Sylvia se casaron rápidamente. En agosto de 1863, Josephine, de diecinueve años, celebró sus nupciales con un joven conductor del Pony Express, John Fisher, en Bountiful. Un año después, el 31 de agosto, Sylvia se hizo abuela cuando Josephina y John tuvieron gemelos, Irvin Frederick y Ivan John. En 1878 John se casó con una esposa plural llamada Harriet Knighton, por lo que Sylvia vio a su hija mayor convertirse en una esposa plural y sufrir las persecuciones legales de los años finales de la poligamia. El 30 de enero de 1870, Martha Clark fue unida a Adelbert Lewis Burnham, y el próximo día Phebe Clark se casó con John Henry Ellis.

Patty vendió su hogar de Salt Lake el 4 de diciembre de 1872, cuando tenía setenta y siete años, y se mudó a Bountiful, más cerca de Sylvia, Perrigrine y David. El 13 de abril, Sylvia murió a los sesenta y tres. Pero antes de su muerte, como hemos visto, le dijo a Josephine Fisher que ella era la hija de José Smith. El funeral en el tabernáculo de Bountiful fue atendido por quinientas personas, según su obituario; y el 14 de diciembre, Patty murió en Bountiful a los noventa y siete años y diez meses.

Cuando tenía ochenta y uno, escribió esto sobre su posteridad:

Les digo a mis hijos y nietos y bisnietos, etc. y a todos los demás que he sido puntual en mi palabra y nunca he dejado de pagar mis deudas, nunca tuve cuenta en ninguna tienda y me mantuve libre de deudas. Pagué mis impuestos, mis ayunos, mis donaciones y mis diezmos voluntariamente de lo mejor que tuve. Y el Señor me ha bendecido y me ha hecho prosperar en todo lo que he hecho, por lo que estoy muy agradecida, esperando que continuará bendiciéndome mientras viva espiritual y temporalmente, con todo esto será para mi bienestar y para Su gloria darme. Tengo ahora casi ochenta y dos años el próximo 4 de febrero. No bebo té ni café ni licores de espíritus; no fumo ni mastico tabaco ni ninguna medicina venenosa. Uso aceite consagrado para mis quejas. Ahora, les digo que sigan haciendo lo que han hecho hasta ahora, y tan bien como puedan hacerlo y el Señor los bendecirá como me ha bendecido a mí, Patty Sessions.

(Visited 169 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)