Líder mórmon Robert D. Hales muere a los 85 años

The Associated Press

SALT LAKE CITY – El líder mórmon Robert D. Hales, quien dejó una exitosa carrera como empresario para ayudar a guiar a su iglesia, murió por causas relacionadas con su edad. Tenía 85 años.

Hales murió pacíficamente a las 12:15 pm el domingo en un hospital de Salt Lake City, rodeado de su esposa y su familia, dijo el portavoz de la iglesia, Eric Hawkins.

El nativo de la ciudad de Nueva York fue un piloto de caza en la Fuerza Aérea y ejecutivo de negocios antes de ser llamado en 1994 como miembro del Quórum de los Doce Apóstoles, un cuerpo de alto nivel de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Hales no atendió la conferencia de la iglesia este fin de semana, habiendo sido hospitalizado hace varios días para ser tratado por una enfermedad pulmonar y otras condiciones. En la sesión final de la conferencia el domingo, el apóstol Henry B. Eyring anunció su muerte a las 20.000 personas presentes y a millones viendo la transmisión en vivo en todo el mundo.

“Lo extrañaremos. Su sabiduría y bondad han bendecido nuestras vidas durante muchos años”, dijo Eyring, uno de los dos principales consejeros del presidente de la iglesia.”Expresamos nuestro amor a su dulce esposa y cuidadora, Mary, y le expresamos nuestras condolencias a la familia”.

Hales es el cuarto líder mormón en morir en los últimos tres años. Los miembros del Quórum Boyd K. Packer, L. Tom Perry y Richard G. Scott murieron en 2015.

Un reemplazo será elegido para tomar el lugar de Hales en una fecha posterior. Los planes funerarios están pendientes.

Su combinación de experiencia en negocios privados, el tiempo dedicado al ejército y sus profundas raíces en la religión lo convirtieron en el emblema de los líderes mormones de su época, dijo Matthew Bowman, profesor asociado de historia en la Universidad Estatal de Henderson,

También encarnó el mensaje mormón de finales del siglo XX: “la constante y lenta cultivación del carácter a través del autodominio y el trabajo”, dijo Bowman. En sus discursos de la conferencia a menudo enfatizaba la disciplina y el establecimiento de metas.

Hales nació en 1932 y creció en Long Island en una familia mormona con un padre que era artista. Hales recordaría un momento especial que compartió con su padre cuando los dos visitaron una zona boscosa en el norte de Nueva York, donde el fundador de la iglesia, Joseph Smith, dijo haber visto a Dios y a Jesús en lo que los Santos de los Últimos Días llaman la “primera visión”. A lo largo de su vida, Hales mantuvo una pintura especial del bosque sagrado que su padre hizo para él después de ese viaje en sus varias oficinas.

Como lanzador de béisbol de la escuela secundaria, soñó con jugar en la Liga Mayor de Béisbol. Nunca se le cumplió ese sueño, pero consiguió lanzar una primera echada en un juego de los Dodgers de Los Ángeles en 2007 como parte de la noche mormona en el estadio de los Dodgers.

Richard G. Scott, a la izquierda, y Hales, a la derecha, asisten al servicio conmemorativo para el líder mormón Boyd K. Packer en el Tabernáculo en la Plaza del Templo en Salt Lake City en 2015.

Hales obtuvo una licenciatura en negocios de la Universidad de Utah y una maestría en administración de empresas de la Universidad de Harvard. Él fue un piloto de combate en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, donde cogió una frase, “volver con honor”, que utilizó en discursos.

“Este lema era un recordatorio constante de nuestra determinación de regresar a nuestra base con honor sólo después de haber hecho todos nuestros esfuerzos para completar con éxito todos los aspectos de nuestra misión”, dijo Hales en un discurso de la conferencia de la iglesia en 1990. “Este mismo lema,” Vuelve con honor “, puede aplicarse a cada uno de nosotros en nuestro plan de progreso eterno. Habiendo vivido con nuestro Padre Celestial y habiendo venido a la vida terrenal, debemos tener la determinación de regresar con honor a nuestro hogar celestial”.

Durante sus 23 años en el cuórum tuvo una presencia bastante tranquila, a menudo eclipsada por hermanos más carismáticos, como Jeffrey R. Holland, quien fue nombrado al cuórum de los doce el mismo año.

Hales era conocido por ser un hombre ambicioso con una sonrisa contagiosa y gran corazón, dijo Richard Bushman, historiador mormón y profesor emérito de la Universidad de Columbia.

En un discurso en una conferencia de la iglesia en 1999, Hales habló acerca de uno de los principios más importantes de la religión: las familias fuertes. Hales estaba casado y tenía dos hijos.

“Jamás debemos cerrar la puerta de nuestro hogar o cerrar nuestro corazón a nuestros hijos debido a la ira”, dijo. “Al igual que el hijo pródigo, ellos necesitan saber que cuando recapaciten pueden venir a nosotros para recibir amor y consejo.”.

La muerte de Hales deja a otros cinco hombres, de entre los 15 principales líderes religiosos, que tienen más de 84 años. El presidente de la Iglesia, Thomas S. Monson, tiene 90 años y ya no va regularmente a las reuniones en las oficinas de la iglesia debido a limitaciones relacionadas con su edad. Monson se perdió la conferencia de la iglesia de este fin de semana. Los presidentes de la iglesia y los miembros del quórum sirven hasta que mueren.

La muerte de Hales desencadenó dolor y reacciones en Utah y en otros estados del oeste con grandes poblaciones mormones.

Boyd Matheson, presidente del think tank conservador de Utah, Sutherland Institute, dijo que saludó la decisión de Hales de alejarse de una exitosa carrera de negocios para convertirse en un líder modelo para los mormones.

“Sus suaves respuestas a voces ásperas, sus dulces invitaciones a mejorar y su firme determinación de cumplir con su deber, son un testimonio de la grandeza del hombre y dejan un patrón para que líderes y seguidores puedan emular en las generaciones venideras”, dijo Matheson.

(Visited 242 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)