Podcast, Episodio 138: El índice de crecimiento mormón cae al nivel más bajo en 80 años

Pesquisas Mormonas Episodio 138: el índice de crecimiento mormón cae al nivel más bajo en 80 años
{{heart_svg}}LikeLikedFree Download {{embed_code}} Copy Embed Embed
0

 

En julio de este año, un sitio pro mormón publicó una traducción de un artículo en LDS Living, llamado “el índice de crecimiento mormón cae al nivel más bajo en 80 años, pero los altibajos varían según la región”.

Ese sitio que tiene este artículo en español es parte del More Good Foundation, una organización que recibe financiación de la iglesia, por lo que no es incorrecto considerar a ese sitio como un organismo semi oficial de la iglesia mormona.

El artículo dice:

Aunque la Iglesia sigue en desarrollo en todo el mundo, la tasa de crecimiento SUD se desaceleró a sus niveles más bajos en décadas el año pasado. Y lo que es aún más sorprendente, mientras que el crecimiento de la Iglesia está disminuyendo en algunas áreas, está en auge en países que antes no eran considerados focos de actividad de la Iglesia.

Este primer párrafo ya es un problema. A pesar de que este artículo, según el original en inglés de LDS Living, está en realidad copiado del diario Salt Lake Tribune, este párrafo inicial no aparece en el artículo original, y LDS Living ni siquiera se molesta en hacer la aclaración, lo cual es absolutamente deshonesto y haría que uno se saque un cero en cualquier monografía escrita para la escuela. Además, este párrafo parece tratar de guiar al lector a que piense que en realidad está todo bien en la iglesia, que, aunque hay menos crecimiento en un lado, hay más crecimiento en otros, cuando en realidad el crecimiento en general ha disminuido, y ese es el punto del artículo del Tribune.

El artículo continúa:

En la conferencia de prensa inaugural en 1995, el entonces Presidente de la Iglesia SUD, Gordon B. Hinckley, bromeó en que el mayor desafío de la Iglesia – que estaba por tener – era el “notable y maravilloso” – crecimiento, tras crecimiento, tras crecimiento.

LOS LÍDERES MORMONES PODRÍAN DECIR LO MISMO 22 AÑOS DESPUÉS, PERO CON UN GIRO:

Este es otro problema con este artículo. Y tal vez piensen que estoy siendo demasiado quisquilloso, pero cosas como esta son importantes: La traducción del artículo en este sitio mormón usa mayúsculas e itálicas que no están en el original. Cuando uno agrega un énfasis a una traducción, o cuando cita un artículo, debe aclarar que el énfasis fue agregado, de otro modo está citando algo de manera incorrecta y con una intención diferente a la del autor original. El énfasis puede cambiar el significado de una expresión, imponiéndole una interpretación completamente diferente.

El ritmo de continuo crecimiento SUD  que cada vez iba más lento, ha disminuido.

De hecho, la tasa de crecimiento del año pasado fue la más baja desde 1937.

Los obstáculos han evolucionado de simplemente mantenerse al día con la construcción de la capilla a las bajas y flujos de membresía, dónde cortar y dónde expandirse, cuándo retroceder o avanzar y cómo atraer a la gente a los bancos de las capillas y mantenerlos allí.

PARTES DE ESTADOS UNIDOS, EUROPA, MÉXICO Y BRASIL HAN DECAÍDO, POR EJEMPLO, Y ÁFRICA, FILIPINAS Y ALGUNAS DE AMÉRICA CENTRAL Y DEL SUR HAN CRECIDO. LAS CONGREGACIONES MORMONAS CERCA DEL CENTRO DE SALT LAKE CITY ESTÁN CERRANDO, MIENTRAS QUE LAS CAPILLAS DEL CONDADO DE UTAH ESTÁN EN AUGE.

Este párrafo anterior está lleno de palabras con itálicas, negritas y mayúsculas, tratando de enfatizar el hecho de que en algunas partes la iglesia está creciendo. Lo que no enfatiza es el hecho de que la membresía de la iglesia, en general, está disminuyendo. Esto es el colmo de la deshonestidad, y es un intento descarado de cambiar el significado dado por Peggy Stack, la autora del artículo original.

El artículo, con su falta de énfasis en las partes que no le conviene, ignora el hecho de que, en Salt Lake, el condado más grande del estado de Utah, la iglesia está disminuyendo, mientras que, en el condado de Utah, hogar de ciudades ultramormonas como Provo y Oren, y hogar de la BYU, está creciendo (la población del condado de Salt Lake, con 1.1 millones de habitantes, es el doble de la del condado de Utah).

Y continúa:

Así se calcula la tasa de crecimiento neta de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días:

Tomas el número total reportado de membresía para 2016 (15,882,417) y restas el total de 2015 (15,634,199) y obtienes 248,218. Eso equivale a un aumento del 1,59 por ciento.

Por primera vez en décadas, según demógrafos independientes del SUD, el número de miembros adicionales (contando, entre otras categorías, nuevos conversos y nuevos hijos, mientras que se resta el número de muertes y las deserciones) era menos de 250.000.

ENTONCES, ¿QUÉ ESTÁ CAUSANDO ESTA CAÍDA?

En parte, las tendencias generales. Las personas pueden estar viviendo más tiempo, pero las parejas tienen menos hijos – incluyendo a los mormones.

Esta afirmación es un intento bastante pobre de explicar por qué la iglesia ya no crece tanto. Después de todo, en un discurso dado en el 2016, elder Holland dijo que “Estamos en medio de un crecimiento increíble. Un crecimiento impresionante. Estamos conmovidos por el significado del crecimiento de esta iglesia. El problema más grande que tenemos; es el mejor problema, pero es el problema más grande, pero hace una semana del jueves, creamos 15 estacas. Y estamos haciendo más o menos lo mismo todas las semanas. Más o menos”. Pero, según el blog LDS Church Growth, “Si la iglesia organizara al menos 10 estacas nuevas [en] 2016 (excluyendo el fin de semana de la conferencia general de octubre, el mes de julio, cuando muy pocas estacas nuevas son organizadas, y los últimos dos fines de semana del año), la iglesia organizaría… más de 300 estacas nuevas en todo el año. Si esto ocurriera, sería el doble del récord previo … desde 1996, cuando se organizaron 148 estacas nuevas [en todo el año]”.

Aquí el artículo de LDS Living termina abruptamente, pero el reporte original de Peggy Stack continúa. Y dice:

La fe basada en Utah ha estado en un “período de transición” desde 2012, dice el vocero de la iglesia SUD Eric Hawkins, señalando el hecho de que están “llamando a misioneros más jóvenes [y] usando tecnologías y medios sociales”.

Es lo que él describe como “aumentos y disminuciones de temporada en el crecimiento de la iglesia en muchas regiones del mundo”. Mientras que el mormonismo históricamente encontró a la mayoría de sus conversos de naciones occidentales en Bretaña y Escandinavia, ahora tiene más éxito en África, las islas del Pacífico y mucho de Latinoamérica.

O sea, el crecimiento disminuyó en los países más ricos y con mayor índice de alfabetización y comenzó a crecer en los países con características opuestas. Esto, por supuesto, es malas noticias para la iglesia, porque los miembros más dispuestos a ser líderes y a pagar diezmos son los miembros con mayor educación y mayores recursos, exactamente la población que no se está uniendo a la fe.

La continua vitalidad de la Iglesia SUD puede ser medida mejor por el número de capillas y templos que están siendo construidos. No están siendo construidos “en anticipación de crecimiento”, dice Hawkins, “sino que son construidos una vez que hay suficiente fortaleza [actividad y participación] entre los miembros de la iglesia de la región”.

A pesar de un “crecimiento mínimo” en el noroeste, por ejemplo, esa área ha visto la “construcción y dedicación de muchas capillas y dos templos (en Filadelfia y Hartford”), nota Hawkins. “En el último año, se crearon dos estacas en esa área”.

Es un error pensar que esta caída es “algo peculiar de los mormones”, dice la socióloga Marie Cornwall, una profesora jubilada de la universidad de la iglesia Brigham Young. “Hay una actitud anti institucional en marcha”.

Los jóvenes modernos ya no son “unidores”, dice. “Eso comenzó en los 1970 y 1980 con otras fes y ahora le está a otras más conservadoras, como el mormonismo, e instituciones como el gobierno y las escuelas”.

Y los empleados no se están quedando en un trabajo particular por mucho tiempo, dice Cornwall. Muchos tienen una actitud de “uno solo participa en un grupo si obtiene algún beneficio”.

Los individuos están yéndose de la Iglesia SUD, y de hecho, de cualquier grupo de fe, por “la misma razón que otros se están yendo”, dice. “No le ven la relevancia”.

En esta parte vale la pena notar un par de argumentos avanzados por los voceros y defensores de la iglesia. Según ellos, es normal que los jóvenes ya no se unan a la iglesia porque, después de todo, los jóvenes tampoco se están uniendo a otras iglesia. Esto es lo que podría llamar “pero-y-qué-pasa-con-ísmo”. Es compararnos con lo que hacen los demás y justificar nuestras flaquezas porque los otros también las tienen. Recuérdese que esta es supuestamente la iglesia de Dios, la roca cortada de la montaña que nada va a poder detener. La iglesia que, según uno de sus apóstoles más famosos, está creciendo de manera desproporcionada. Esa misma iglesia no tiene tantos miembros nuevos porque, a la final, los demás tampoco los tienen, así que supuestamente está bien.

Segundo, la señora Cornwell dice que los jóvenes prefieren no unirse a grupos en general, lo cual es falso. Si bien los milenarios prefieren no unirse a grupos clásicos, como universidades y grupos laborales, ellos están muchísimo más dispuestos a unirse a grupos que son fundados por colegas de la misma edad, ya sean profesionales o no. Esto nos muestra que en el último punto Cornwell tiene razón: La iglesia es un grupo del pasado cada vez más irrelevante para estos jóvenes.

La interrogante europea • Muchos mormones multigeneracionales de hoy pueden trazar sus árboles genealógicos a los conversos del siglo 19 en las Islas Británicas y en el norte europeo. Por eso es que Utah está lleno de gente tanto de apellido Anderson (Suecia) como Andersen (Dinamarca), por ejemplo.

Europa era un punto importantísimo para los esfuerzos misioneros hasta bien dentro del siglo 20. El mismo Hinckley sirvió como un joven proselitista en las calles de Londres. Lo mismo que los apóstoles Jeffrey R. Holland y Quentin L. Cook, quienes trabajaron juntos como “compañeros”.

El crecimiento mormón en Europa ha permanecido estancado por un par de décadas, por lo que en este año líderes altos cerraron o combinaron varias congregaciones, conocidas como barrios y ramas.

Esta primavera, la mitad (siete de catorce) congregaciones SUD en la estaca Antwerp, Bélgica, fueron cerradas, dice Wilfried Decoo, un mormón de hace mucho tiempo y un profesor jubilado de BYU que vive en [esa ciudad].

“La gente entiende que el cierre de su pequeña unidad era inevitable, pero el golpe emocional es inmenso”, escribió Decoo en un correo electrónico. La mayoría de los miembros trabajaron por décadas para mantener a sus ramas vivas, orgullosos de tener un lugar de reunión mormón en su propia ciudad, y de repente se acabó. Esto no solo causa tristeza por el cierre, sino que a veces enojo”.

También sienten una medida de “culpa y depresión”, dice Decoo. Esto es porque los líderes SUD que han estado visitando a estos miembros les prometieron que, si eran fieles y trabajaban duro, sus números iban a duplicarse.

Según él, se les dijo que habría una “segunda cosecha”, pero ninguna “cosecha” de conversos llegó, a pesar de los muchos sacrificios de los miembros. Algunos ahora dudan de la “inspiración” de los líderes, dice Decoo, o se sienten “culpables por no haber hecho lo suficiente”.

Los miembros descorazonados no oyeron de ningún plan de realinear los bordes y de cerrar sus pequeñas ramas hasta que se reunieron en una conferencia de estaca SUD en abril. Cuando a la gente reunida se les pidió que mostraran su apoyo por la movida, todos levantaron la mano.

Pero más tarde, un líder laico local le reportó a Decoo: “Mis miembros votaron a favor con su mano derecha y en contra con sus corazones. Y casi todos estaban llorando”.

Incluso en la capital del mormonismo, la demografía fluida ha causado interrupciones. Los líderes han combinado congregaciones en parte de Sale Lake City, mientras que agregó barrios en el sur del valle del Lago Salado.

“Mucha gente con familia (incluyendo a miembros de la iglesia) se han mudado a áreas donde el costo de vida puede ser más accesible o más cerca de sus centros de empleo o escuelas”, dice Hawkins. “Obviamente, esto impacta el número de miembros en ambas áreas. Así que uno ve una disminución en barrios y estacas en un área y un aumento en otra”.

La esperanza es que las congregaciones resultantes, dice, “tengan la fortaleza adecuada, oportunidades de servicio y participación”.

Hawkins concede que estas son decisiones duras.

Esta es otra explicación bastante pobre. Si los miembros van de un barrio a otro, el número de conversos a la iglesia en general no debería disminuir. Además, las áreas donde hay escuelas establecidas no debería ver un aumento en sus miembros, porque los miembros que llegan reemplazan a los que se gradúan y se van. Las áreas que son más baratas, no es que de repente se volvieron baratas, sino que lo fueron desde hace tiempo, por lo tanto la gente que busca un lugar económico para vivir ya estaban viviendo allí. Esta explicación es lo que se llama un “hombre de paja”, en la que el sr. Hawkins está explicando un problema separado, un problema que es más fácil de explicar que el tema que se le cuestionó.

Considerando que a la iglesia le encanta citar el estudio del sociólogo Rodney Stark, entre ellos al élder Ballard, quien en un discurso en el año 2000 dijo, “Con nuestra fe y nuestros esfuerzos unidos, y su preparación para convertirse en líderes, este milagro de los últimos días continuará en este siglo. Basado en índices de crecimiento en el pasado, podemos proyectar una membresía de la iglesia de 20 millones para el año 2020 y 50 millones para el año 2040. Una membresía de 50 millones significaría más de 11.000 estacas y 130.000 barrios y ramas. Rodney Stark, un prominente científico social no mormón que ha estudiado el crecimiento de la iglesia, proyecta que la membresía SUD podrá ser tan grande como 260 millones de miembros para el 2080. Algunos de ustedes estarán vivos. No servirán de mucho, pero estarán vivos”.

20 millones para el 2020 hoy suena irrisible. En el 2000, cuando Ballard dio este discurso, había 11,070,000 miembros de la iglesia. Hoy hay casi 16 millones. Para que hayan 20 millones en el 2020 tendrían que bautizar a casi tantos miembros nuevos en cuatro años como bautizaron en 17.

¿Y para que haya 260 millones en el 2080? ¡La iglesia tendría que bautizar, consistentemente, 4 millones de miembros por año! Me parece sorprendente que un hombre que se llama a sí mismo “profeta, vidente y revelador” no se diera cuenta que la iglesia hacía rato había dejado de crecer de manera tal que podría haber llegado a una cifra remotamente similar a la citada.

Pero al paso que van, si la iglesia puede mantener la cifra de sus miembros actuales en el 2080, pero no solo en los registros, sino en los bancos de sus capillas, entonces eso sí podría considerarse un verdadero milagro.

(Visited 178 times, 1 visits today)

One thought on “Podcast, Episodio 138: El índice de crecimiento mormón cae al nivel más bajo en 80 años

  1. El crecimiento de la religión SUD es un dato estadístico falso.
    Los números de personas bautizadas no reflejan la cantidad real de miembros en la religión SUD, pero eso es volver a tocar un tema que ya se ha conversado en mil sitios web.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)