La pornografía solo es dañina si se la mezcla con la religión

El conflicto religioso hace que la pornografía sea negativa para las relaciones

Por David J. Ley para Psychology Today

Una nueva investigación de la Universidad Brigham Young examina el papel del uso de la pornografía, la autopercepción como “adicto” a la pornografía y a la religión en relación con la ansiedad. Los resultados fueron sorprendentes, y confirman una creciente escuela de pensamiento que indica que los efectos de pornografía en individuos varía dependiendo de las creencias religiosas y morales, y que verse a uno mismo como un adicto a la pornografía es mucho más dañino que de hecho usar pornografía.

Leonhardt, Willoughby y Young-Petersen hicieron una encuesta grande y multisectorial de 686 adultos solteros usando el sistema Mturk. Ellos investigaron qué efectos tiene el uso de la pornografía, y la creencia de que uno es adicto a la pornografía, tiene en la ansiedad en las relaciones de los individuos. Un componente significativo de la investigación fue la exploración de la “Hipótesis de la mercancía dañada”, como se llama al uso de la pornografía. La Hipótesis de la mercancía dañada es la teoría de que algunas personas se ven como deficientes, inmorales o manchadas, a menudo como resultado del comportamiento sexual o de haber sido víctimas de violación o de abuso sexual. Como resultado de verse de esta manera, una persona “dañada” se aísla de los apoyos sociales y de las relaciones personales, las cuales pueden contraactuar contra esas autopercepciones negativas. Esto se convierte en una profecía autocumplida atemorizante, triste y circular.

La ansiedad de relación predice relaciones menos satisfactorias, ya que la persona esencialmente hace que las relaciones fallen al creer que están condenadas desde el principio, y qu ela otra persona siempre los rechazará cuando se enteren de los secretos profundos y oscuros que los convirtieron en “mercancías dañadas”. Por miedo al rechazo, muchas personas mantienen en secreto su uso de la pornografía, partiularmente cuando pertenecen a comunidades religiosas, especialmente cristianas.

Esos antecedentes conservadores y religiosos llevan a que la gente sobreestime el daño y la vergüenza relacionadas con el uso de pornografía, y a que sufran más angustia conectada con su uso, lo cual consideran una “adicción”. Un estudio en una universidad cristiana encontró que el 60 por ciento de los varones que buscaron ayuda con problemas relacionados con la pornografía se consideraban “adictos”, aunque solo el 5 por ciento tenían características relacionadas con los desórdenes adictivos.  Investigaciones recientes han encontrado que la creencia de que uno es un adicto a la pornografía puede ser predicho por los valores religiosos, y no por el uso de ese material, y que la percepción de que uno es un adicto predice consecuencias emocionales negativas, mientras que la pornografía no.

El estudio de BYU encontró más resultados que apoyan la idea de que no es el uso de pornografía, sino la creencia en la adicción a la pornografía y su conflicto con la religión, lo que predicen estos problemas. En este estudio, se encontró que:

* La percepción de adicción a la pornografía es más importante que la pornografía misma en predecir consecuencias negativas, y que el nivel de religiosidad era particularmente importante en predecir consecuencias negativas del uso de la pornografía. Lo que es fascinante es que ya hay muchas críticas de este estudio publicadas en el internet, las cuales vienen de gente que promueven el concepto de la adicción a la pornografía. Desafortunadamente, esas personas no quieren o no pueden aceptar sus partes en desparramar una creencia dañina y que lastima a la gente.

* La gente que usa pornografía tienen una menor tendencia a experimentar ansiedad de relaciones a causa de su uso de la pornografía, o sea, a considerarse mercancía dañada a quienes otros rechazarán por su uso de esos materiales, a menos que el individuo se considere adicto. Por lo tanto, considerarse adicto causa daño al llevarlo a uno a sentir vergüenza de su comportamiento sexual, de temer rechazos y juicios, y por lo tanto a aislarse o a terminar teniendo relaciones poco exitosas, los cuales no son causadas por el uso de la pornografía, sino por el miedo de que uno esté roto y sin poder frente a la pornografía, y que otros nos rechazaran por ello…

Las personas que no son religiosas y que no se consideran adictos a la pornografía no experimentan ninguna consecuencia negativa de su uso de tal material.

Entonces, si uno es religioso, es probablemente mejor que no vea pornografía, ya que eso puede llevarlo a considerarse adicto y a sentir vergüenza por su identidad y su uso. Esa vergüenza y ansiedad va a causar problemas en su vida y en sus relaciones. Pero la pornografía no es un “superestímulo” que tiene un efecto en todo el mundo. Los efectos varían de persona a persona, basados en cosas como religiosidad, historia de uso, historia de sexualidad, y experiencias con relaciones.

Si es una persona religiosa y ya ha visto pornografía y se siente que es un adicto y está preocupado por el impacto de la pornografía en sus relaciones, entonces la mejor manera de lidiar con estos problemas no tiene nada que ver con la pornografía en sí, o con dejar de usarla. La religión ayuda mucho a la gente en muchas maneras. Trae paz, un sentido de propósito y de comunidad.

Desafortunadamente, la mayoría de las religiones no son muy buenas con el tema del sexo, especialmente en el mundo moderno, donde la pornografía está a un click de distancia. En su lugar, las mejores estrategias terapéuticas tienen que ver con reducir la vergüenza y la duda en uno mismo, ayudándolo a cambiar sus comportamientos y no su identidad, aumentar su sentido de autocontrol, reconsiderando sus creencias sobre la sexualidad y sobre la pornografía, y aprender cómo negociar la aceptación sexual consigo mismo y con sus relaciones. Hay que curar la vergüenza, no la pornografía.

(Visited 126 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)