Las horribles reacciones de los miembros SUD a los suicidios de jóvenes LGBTQ

Después de los reportes de un aumento dramático en suicidios de jóvenes mormones gais en Utah, los apologistas están haciendo malabarismos mentales para justificar a la iglesia y culpar a las víctimas.

Apologista profesional, maestro de BYU y bully del internet Dan Peterson, por ejemplo, se fue por la ruta de que “el supuesto aumento de suicidios no debe ser real”. Dan Peterson arguye que

Realmente quiero saber si realmente hubo un aumento en los números de suicidios de adolescentes mormones gais. También quiero saber si hay alguna evidencia sólida de que esos suicidios pueden ser atribuidos, únicamente o en parte, a las enseñanzas SUD, y específicamente a la reciente política de la Iglesia sobre los hijos menores de parejas del mismo sexo.

¿Y por qué estoy curioso?

Estoy curioso porque las pesudo-estadísticas que han sido explotadas en el pasado para promover agendas sociales e ideológicas—el supuesto aumento de abuso doméstico durante el domingo del Super Bowl es un caso sumamente instructivo—y porque este problema se parece mucho al tipo de tema en el que pseudo-estadísticas y tales explotaciones ocurren. Falsas aserciones son tomadas como hechos y se convierten en conjeturas, sobre las cuales más falsas conjeturas se basan. La indignación moral le sigue, basado sobre hechos falsos, y las demandas santurronas se exigen.

En otras palabras, si los chicos se están matando, tal vez no tenga nada que ver con la iglesia, así que podemos mirar para el otro lado sin sentirnos mal.

Cuando esta noticia fue reportada por primera vez, Deseret News, el diario de la iglesia, trató de disminuir estos hechos diciendo que tal vez no eran tan malos como se decían ser:

Wendy Montgomery, cofundadora de Mama Dragons, un grupo de madres mormonas con hijos gay, informó la semana pasada que se le había dicho que 32 jóvenes mormones LGBT habían muerto en suicidios desde el comienzo de noviembre.

Las familias que hablaron con Montgomery sobre sus pérdidas pidieron privacidad. El Deseret News no ha podido verificar independientemente este número. . . .

Los expertos dicen que es imposible señalar con precisión las causas de cualquier suicidio porque, según muestran los estudios, nunca hay una sola razón.

La semana pasada durante una conferencia de Afirmación, un grupo de apoyo LGBT mormón, en Los Angeles, Montgomery, quien es bien conocida en esa comunidad, reportó que 32 familias la habían contactado directamente sobre las muertes de hijos o hermanos. Dijo que la mayoría eran hombres (27), pero tres eran mujeres y dos eran transexuales. El promedio de edad es 17. Todos tenían entre 14 y 20. Montgomery dijo que 26 de las muertes tomaron lugar en Utah, cuatro en Idaho, y una en Arizona y en el área de Nueva Inglaterra. Oficiales del departamento de salud de Utah han podido confirmar diez suicidios entre esas edades en Utah desde el comienzo de noviembre.

Utah no tendrá un número final por algún tiempo, pero los números preliminares de noviembre y diciembre en la base de datos de los examinadores médicos de Utah muestran 25 muertes en total en el grupo entre 14 y 18, con 10 suicidios, dijo Teresa Brechlin, la coordinadora de prevención contra la violencia en el departamento de saludo de Utah.

De hecho, el número de suicidios en realidad ha disminuido durante los dos meses finales del 2015 comparado con los dos meses finales del 2014, dijo.

Aunque este artículo es muy positivo hacia los LGBT, comentarios como éste pareciera revelar que el autor está tratando de desvincular a la iglesia el problema de los suicidios reportados por Montgomery, y de manera indirecta nos está diciendo que en realidad las cosas están bien.

____________________

Otros prefieren culpar directamente a los jóvenes gais por ser “malvados”. Esto se dice sin siquiera considerar el hecho de que la inmensa mayoría de jóvenes mormones gais que se matan nunca tuvieron relaciones sexuales homosexuales, heterosexuales, ni de ningún tipo. Simplemente tienen esta atracción, y como no pueden dejar de tenerlas, sienten que son una abominación y prefieren acabar con su vida.

Pero es más fácil asumir lo peor y justificar a la iglesia. De otro modo, lo que los líderes nos dicen, que con simplemente vivir el evangelio uno va a ser feliz y va a poder vencer todas las pruebas, puede llegar a no ser cierto. ¡Y horror! Si la iglesia no es verdadera, ¿quién nos va a decir cómo vivir? Además, al vivir el evangelio uno supuestamente es feliz y conoce “la verdadera felicidad”, no como el mundo la da, bla, bla. Entonces, ¿cómo puede ser que estos jóvenes hayan vivido el evangelio a full y a pesar de eso hayan sido infelices al punto de matarse? Obviamente tiene que ser que ellos tenían algo mal, que pecaban, que en el fondo eran malvados. ¡No puede ser que la iglesia hubiera estado equivocada!

Estos son algunos de los comentarios en el video en el que Tyler Glenn, cantante de Neon Trees, muestra la foto de dos jóvenes mormones gais que se suicidaron recientemente (me gustaría ver cómo Dan Peterson niega esos dos suicidios):

Entonces, ser homosexual, haber nacido con una orientación sexual diferente al del 90% del resto de la población, es “una adicción” que debe ser abandonada.

Me imagino que por eso tanta gente morocha se tiñe el pelo rubio, para dejar de ser “adictos” al “morochismo”.

Guillermo opinó lo siguiente en el blog:

No hay mucho que agregarle a este comentario. Es absurdamente cruel y demuestra una falta de empatía total. Esta persona obviamente no tiene idea lo que es estar tirado por un lado por las enseñanzas mormonas de que ser gay es lo mismo que ser un apóstata, al punto que los hijos de uno ni siquiera pueden formar parte de la iglesia, y por el otro, haber nacido con una inclinación sexual que por más que uno ore y ruegue, no va a poder dejar de sentirse así.

“El problema de los LGBT es que su conducta es incorrecta y dicha conducta fue definida por Dios como pecaminosa”.

Esto asume que la persona homosexual ha tenido relaciones sexuales. Pero como mencioné más arriba, por lo general el joven ni siquiera llega a este punto. La sola atracción al mismo sexo crea un sentimiento de disonancia cognitiva que es prácticamente imposible de superar.

Si la iglesia aceptara que la homosexualidad es normal, que si una persona nace homosexual, eso quiere decir que es homosexual y punto—y no que tiene “atracción al mismo sexo”, lo cual desacredita esos sentimientos—y reconoce que esa persona se merece ser feliz junto a alguien que ama en lugar de exigirles o que se casen con alguien del sexo opuesto (como para entender lo que sería esto, imagínense si uno, siendo heterosexual, fuera forzado a casarse con alguien de su mismo sexo) o que sean célibes y que estén solos por el resto de sus vidas. Esa necesidad no es maldad. Es un elemento básico con el que todo humano nace, y negarle esa necesidad a alguien es cruel y abusivo y verdaderamente malvado.

“Si los LGBT dejaran de pecar, en pensamiento, palabra, obra u omisión, encontrarían la bendición que Dios da a las personas que se esfuerzan por cumplir los mandamientos del Señor”.

Aquí esta persona está asumiendo que TODOS los jóvenes gais que se matan es porque no han intentado, porque se dieron libremente al “libertinaje”, porque simplemente no tomaron su religión en serio o que no amaban a Dios, cuando la realidad es que los jóvenes que más en serio y de manera más literal toman a la iglesia son los que sufren de mayor depresión.

“NINGUNA PERSONA FELÍZ SE SUICIDA y obviamente tampoco se retira de la Iglesia de JESUCRISTO, solamente para pecar”.

La cantidad de juicios hechos en este comentario son increíbles. El mismo Jesucristo al que esta persona dice seguir dijo que un uno no debe juzgar a los demás, que si uno tiene una viga en su ojo no debe ver la espina en la ojo de los demás, que si uno está libre de pecado, que tire la primera piedra. Pero no, gente como Dan Peterson, como Guillermo, y como tantos otros que supuestamente son fieles seguidores de Cristo, prefieren asumir que quienes no piensan como ellos son “pecadores”, que están fallados, que prefieren ser malvados.

“Lamentablemente para los LGBT, ni el gobierno ni el resto de la sociedad les puede ofrecer la cura de su problema”.

En esto Guillermo tiene razón. No se puede curar algo que no es una enfermedad. Pero la verdad es que los LGBT que no son juzgados, condenados, tratados como ciudadanos de segunda, son más felices. La respuesta no es “curarlos“. La respuesta es aceptarlos por quienes son.

Finalmente Guillermo concluye diciendo que ser homosexual es una “inmundicia“, y que es una “maldad“ y que por eso los LGBT no pueden ser felices.

Una profecía autocumplida es algo que uno predice, y cuando no se cumple, uno fuerza a que se cumpla. Por ejemplo, si por alguna razón yo digo que mi hijo es estúpido, pero en realidad resulta ser muy inteligente, entonces voy a hacer todo lo posible para que parezca estúpido. Voy a negarle una educación, voy a obligarlo a ver episodios de Dos hombres y medio, voy a pegarle en la cabeza todos los días hasta que se desmaye, etc. Del mismo modo si yo predigo que los homosexuales van a ser infelices pero resulta que no lo son, voy a hacer todo lo posible para que mi predicción se cumpla. Si soy una iglesia, voy a rechazarlos a ellos y a sus hijos, voy a llamarlos apóstatas, voy a gastar millones de dólares para que no puedan tener los mismos derechos que el resto del mundo, etc. Al final del día, muchos LGBT van a irse de la iglesia y ser realmente felices. Otros van a tragarse el mensaje de la iglesia y van a ser infelices como resultado de tantas prácticas homofóbicas, haciendo que la supuesta profecía se cumpla. (La iglesia tiene una película llamada Johnny Lingo, en la que a una muchacha llamada Mahana se le dice constantemente que es fea, y como consecuencia se convence de que es fea, pero cuando su prometido la trata como a una persona hermosa, ella es, en efecto, hermosa.)

Ergo: Si no puedo hacer que los que yo considero malvados sean infelices, voy a asegurarme de que lo sean.

____________________

Lamentablemente, y a pesar de que la iglesia trata de mostrarse tan progresiva con respecto a los homosexuales, las palabras de los miembros y de los líderes todavía siguen creando una situación tóxica en la que cientos de jóvenes fieles se han visto en la necesidad de quitarse la vida.

Dicen que cada vida es sagrada. Entonces que dejen de hablar tanto y que lo demuestren.

________

Actualización del 12 de julio

Nuestro amigo Herber no podía decepcionarnos. Me costó un poco que me respondiera cuando le pregunté cuál era su opinión de los jóvenes que se suicidaron en Utah

herber no responde

Pero al final no pudo resistir darme su honestísima opinión, y si hablamos de reacciones horribles, agárrense de la silla, porque no vienen peores:

herber homo

(Visited 234 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)