Cómo Salt Lake se convirtió en una improbable meca gay

La ciudad con significado sagrado para la Iglesia de Jesucristo de los Últimos Días es también la sede de una creciente población LGBT

Jesse Walker creció mormón y gay en un pueblo de Idaho, así que sus visitas a la metrópolis más cercana, Salt Lake City, le ofrecieron un chispazo de esperanza en su futuro como una persona gay confesa.

Walker dejó la Iglesia a los 16, y poco después de la secundaria se mudó a Salt Lake City, donde “uno puede tirar un dardo y pegarle a una persona gay” que ha dejado la Iglesia SUD porque no se siente aceptado o aceptada.

“Hay una gran población aquí que tiene exactamente la misma historia”, dijo Walker, de 39. “Eso une a mucha gente aquí”.

Parte de esa historia para Walker es su ex esposa, con quien estaba viviendo en Salt Lake City cuando “salió del closet” a los 24. Después de vivir en la capital del estado por unas dos décadas, ha visto la población LGBT en la ciudad explotar, no sólo en números sino también en visibilidad. Como artista y DJ, Walker ha estado conectado a la vida gay en la ciudad, dijo, y la explosión de la cultura joven ahí ha ayudado a crear un ambiente más tolerante.

“Nos sentimos conectados a pesar de nuestras diferencias porque somos parte del ‘otro’, si nos puedes llamar así”, dijo Walker.

El 4.7 de la población adulta de la ciudad se identifica como LGBT, y la capital del estado ahora está entre las 10 ciudades con la mayor población LGBT en el país. Justo entre Los Ángeles y las áreas metropolitanas de Boston, Salt Lake City está en la posición no. 7 en porcentaje de población en una lista de las 50 ciudades en los EEUU con mayor población LGBT, según una encuesta de Gallup realizada el viernes. San Francisco y Portland tienen la posición 1 y 2 respectivamente.

La población LGBT de Salt Lake City “es substancialmente más abierta y visible hoy, y los cambios en esa visibilidad está entre las más grandes del país”, dijo Gary Gates, del Williams Institute de la UCLA, quien publicó un reporte sobre estas comparaciones. (En 1990, la ciudad estaba en la posición no. 39)

Mientras que esto pueda darse a causa de la atracción regional que Salt Lake City tiene para individuos LGBT en el estado conservador, también demuestra un cambio substancial en el nivel de comodidad con el que la gente LGBT se identifica como tales, dijo Gates. Históricamente, este sentimiento de aceptación social tiende a preceder la igualdad legal, y Utah ha dado grandes pasos en ambos, notó Gates.

Utah es el primer estado desde el 2007 que ha pasado una ley de antidiscriminación comprensiva que protege a los individuos LGBT en empleo o vivienda basado en orientación sexual o identidad de género, dijo Gates. Fue el producto de la cooperación entre la Iglesia Mormona y los proponentes gais, a la cual muchos han llamado histórica.

“Más de la mitad de los estados no tienen leyes como esta en sus libros”, dijo Gates, y el que la legislatura estatal  pasara una demuestra que hay una gran comunidad LGBT políticamente activa. También señala un lento cambio en la Iglesia mormona, cuyo apoyo fue instrumental para que la ley pasara.

La Iglesia ha cambiado gradualmente su posición en ser gay de considerarlo “un pecado a la par con el asesinato”, a una posición más sutil que juzga a las personas basado en sus acciones, no en sus orientaciones sexuales, dijo Kent Frogley, director del Centro de Orgullo de Utah.

Rompiendo el silencio: Lo que significa ser gay y mormón

La Iglesia mormona siempre se ha movido muy lentamente en términos de “evolución teológica”, dijo Frogley, y hasta hace unos años, la gente o salió del closet y dejó la Iglesia, o se quedó en la misma pero permaneció en el closet. La Iglesia no reconoce al matrimonio gay como una unión legítima, dijo Frogley, pero algunos obispos están dando la bienvenida a los congregantes gay.

“Es un nuevo territorio para todos”, dijo.

Salt Lake City es una “isla de pensamiento progresivo”, dijo Frogley, lo cual tiene sentido porque permite a los individuos LGBT mantenerse en el closet con sus familias, como es tan importante en el mormonismo, pero vivir en una ciudad que encaja con sus estilos de vida.

En los pasados 15 años, la celebración estatal del gay pride parade, el cual incluye un desfile, servicios interreligiosos, y más, fue de atraer a menos de 4.000 personas a más de 35.000 en el evento más reciente, dijo.

En un retrato digno de los cambios en el estado de Utah, el gay pride parade se ha convertido en el segundo desfile más grande en el estado, dijo Frogley. Sólo está segundo después del desfile de “Días del 47”, un feriado estatal que celebra la llegada de los pioneros mormones en el valle de Salt Lake en 1847.

(Visited 133 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)