La prohibición sexual de la Universidad Brigham Young es terrible para las víctimas de asalto sexual

http://www.slate.com/blogs/xx_factor/2014/08/14/byu_s_sex_ban_keli_byers_speaks_out_in_cosmo.html

Keli Byers es una estudiante de segundo año en la universidad, y al igual que muchos estadounidenses de su edad, ella es sexualmente activa. En la Universidad de Brigham Young, donde está matriculada, eso la hace “una prostituta segun los estándares mormones”, dice ella. En BYU, las mujeres “que no son vírgenes son tratadas como inferiores.” Este es un juicio social, pero también es un (juicio) institucional: Los estudiantes que asisten a la Universidad Brigham Young están obligados a firmar un código de honor de comprometerse a vivir una vida casta. Para las mujeres, esto significa no tener relaciones sexuales, pero también abarca reglas adicionales, como no usar faldas arriba de la rodilla. Los estudiantes que no cumplen (estas reglas) estan en riesgo de expulsión.

Byers está hablando en las páginas de Cosmopolitan acerca de cómo el énfasis en la castidad en la escuela, a menudo enmarcado como un dispositivo para proteger la virtud femenina, impone un estandar doble sexista contra las mujeres y es particularmente perjudicial para las víctimas de violación. Cuando era adolescente, Byers fue agredida sexualmente por un hombre que acababa de regresar de una misión mormona. Cuando le dijo a su obispo sobre el asalto, “me prohibieron ir a la iglesia por un mes”, escribe. “Me castigaron porque un hombre me había tocado”. Y ahora, en BYU, ella se está avergonzada de nuevo por las políticas que tienen más consecuencias para las mujeres que para los hombres, al igual que el código de vestimenta que se enmarca como una forma de “ayudar los hombres a que controlen su pensamientos”.

… La historia de Byers es similar a la de Elizabeth Smart, una víctima de secuestro que se convirtió en defensora de las víctimas que fue secuestrada y violada a los 14 años. Smart también ha hablado sobre cómo las tácticas de educación sexual que se limitan a la abstinencia sexual averguenzan a las víctimas, como la ensenanza de que todas las personas que se involucran en relaciones sexuales, ya sea de voluntad propia o no, están dañadas, como un chicle masticado. (Byers también recibió la lección del chicle masticado cuando era una adolescente en la iglesia.)…

Mientras que las escuelas como la Universidad Brigham Young siguen metiendo al sexo consensual y al asalto sexual en la misma bolsa con el fin de avergonzar a las víctimas. . ., (la revista) Cosmo está tomando, de manera inteligente, el camino opuesto: La revista está ampliando su cobertura relajada de las “mujeres divertidas e intrépidas”, quienes leen Cosmo para encontrar consejos en abundancia sobre el sexo, (mientras que el) reconocer que el ser una mujer que disfruta del sexo sigue siendo una declaración controversial en muchos rincones de los Estados Unidos. El hecho de que Keli Byers, ahora una orgullosa miembro de las Mormonas Jóvenes Feministas, se vio obligada a llevar su historia a Cosmo en lugar de ser escuchada en la escuela, debería traer vergüenza a la Universidad Brigham Young.

(Mi comentario): Si bien yo entiendo que muchas personas con inclinaciones conservadoras van a estar en desacuerdo con este artículo, esto es, en mi humilde opinion, una consecuencia del poder que tienen las Iglesias, no solo la iglesia mormona, de llevar a su membresía a ver aquellas cosas que son las más basicas, elementales, y naturales de nuestra persona como algo vergonzoso y de lo que nunca se debe hablar en voz alta. Lamentablemente muchas vidas se han perdido, y muchos han sufrido graves trastornos mentales y emocionales, a causa de tal humillación, lo cual es, para mí, como una persona pragmatista y aficionado al naturalismo, como algo trágicamente innecesario.

(Visited 170 times, 1 visits today)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Optionally add an image (JPEG only)